Edición Anterior: 13 de Septiembre de 2020
Edición impresa // La Ciudad
El organismo no se contacta para pedir claves, ofrecer créditos o ningún otro tipo de prestaciones, aseguró Maximiliano Wesner
Alerta de Anses: crecieron los llamados que prometen el IFE y buscan robar datos
Desde la UDAI Olavarría advirtieron ante el recrudecimiento de los llamados telefónicos que buscan estafar a beneficios del sistema. "Están organizados como un call center", advirtió el contador Wesner para graficar la ola de intentos de concretar "cuentos del tío", utilizando la promesa falsa de cobrar un IFE. Cómo denunciarlos.
"Quiero dejar en claro que desde Anses no realizamos llamados para solicitar claves, ni número de CBU ni de cuentas, tampoco para ofrecer créditos y mucho menos para hacer ir hasta el cajero automático a una persona". Lo dijo el titular de la UDAI Olavarría del organismo, contador Maximiliano Wesner, para alertar sobre los intentos de estafa que recrudecieron esta semana, la mayoría utilizando un supuesto cobro del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), entre el universo de beneficiarios del sistema.

La situación no es diferente a la manifestada el viernes último por la SubDelegación Departamental de Investigaciones Olavarría (SudDDI), a través de un comunicado en el que dio cuenta de varios intentos de estafas virtuales que tienen como damnificados a vecinos de nuestra ciudad. En las últimas semanas se incrementaron "las llamadas a ciudadanos a quienes mediante ardid o engaño se les intenta hacer creer que fueron beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia ‘IFE’ o de algún tipo de ayuda económica por parte del Estado", alerta el comunicado de es fuerza.

La modalidad más utilizada

"Es una vergüenza lo que está sucediendo: disponemos de varios audios que nos han llegado a la UDAI" reflejando los detalles exactos de conversaciones telefónicas que intentan convencer a jubilados o jubiladas para robarles sus datos bancarios, analizó Maximiliano Wesner en diálogo con este Diario. "Incluso hasta han llamado a trabajadores y trabajadoras de nuestras oficinas", amplió.

El referente de la UDAI Olavarría no tienen dudas. "Están organizados como un call center, porque llaman continuamente, durante todo el día". De ello, a la dependencia oficial han ingresado "varias denuncias, tanto presenciales, como por teléfono o por mail".

La operatoria fraudulenta comienza con un llamado a la persona, realizado por estafadores que "le dicen que tienen para cobrar algún beneficio, puede ser desde un reajuste de una jubilación o pensión hasta el Ingreso Familiar por Emergencia, que fue la modalidad (más utilizada) de la última semana". La finalidad última es "tratar de llevar a la persona hasta un cajero automático, y mediante la gestión de claves en ese cajero, apoderarse de un usuario y una clave de home banking para luego ellos poder operar desde la web en esa cuenta bancaria".

Las tentativas de fraude o "cuento del tío" tienen aquí un denominador común: todos prometen un rápido acceso a un supuesto beneficio del IFE sobre cuyo monto el entrenado estafador no suele ser preciso: va desde los 10 mil pesos que representan realmente ese concepto para quienes cumplen los requisitos establecidos por el gobierno hasta los 20 mil pesos, pasando por una suma intermedia de 17 mil pesos, todas imaginarias.

Sin embargo, muchas veces esas tentadoras promesas llevan a que muchos queden entrampados entre las palabras y terminen perdiendo sus sueldos y ahorros.

Por eso, cabe recordar aquí que una de las condiciones para acceder a la ayuda gubernamental del IFE es, precisamente, ser un trabajador informal o de las categorías más bajas del monotributo y que ni el titular ni su grupo familiar tengan ingresos provenientes de una prestación de desempleo, jubilaciones, pensiones o retiros contributivos o no contributivos nacionales, provinciales, municipales o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de planes sociales nacionales, provinciales o municipales, o de salario social complementario.

De allí que resultaría improbable, por no decir imposible, que un jubilado o un trabajador registrado pudiera acceder a ese beneficio.

La modalidad, que no es nueva, se completa cuando, una vez con esos datos y la clave en su poder, los estafadores "pueden concretar cualquier operatoria online, como hacer una transferencia, comprar los 200 dólares permitidos mensuales o solicitar un préstamo y acreditarlo en otra cuenta que ellos mismos tienen a mano, o cualquier operatoria desde el home banking", todo obviamente a nombre del damnificado, con el consecuente perjuicio para él.

Desde la SubDDI, advirtieron que quienes realizan los llamados "suelen presentarse como representantes de una entidad bancaria, solicitando a la víctima que no corte la comunicación y se dirija a un cajero donde le dirán como concretar el recibo de dinero, una vez allí mediante instrucciones engañosas conducen a la persona a realizar una transferencia bancaria a otra cuenta, o incluso solicitar préstamos a través de los datos bancarios obtenidos de la víctima".

Sin embargo, en los casos denunciados ante la UDAI local, los timadores se presentan exclusivamente como empleados de la Anses. "Esa es la modalidad que utilizan", y precisamente por ello, desde ese organismo estatal recordaron que "Anses no se contacta para pedir datos, ofrecer créditos o ningún otro tipo de prestaciones. No realizamos llamados para solicitar claves, ni número de CBU ni de cuentas y mucho menos hacer ir hasta el cajero automático a una persona", puntualizó Wesner.

En caso de recibir un llamado sospechoso, los beneficiarios podrán concretar la denuncia a través del correo [email protected] o llamando al 130.

Asimismo, se puede recurrir a la policía, comunicándose al servicio de emergencias 911.

Actualmente, la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) está trabajando con turno previo, que se solicitan a través de la página de Internet, en anses.gob.ar, para garantizar una atención adecuada en su sede de la calle Rivadavia.


"¿Red Link o Red Banelco?"

Apenas un poco más de dos minutos dura una de las llamadas telefónicas que busca convertir en víctima a una jubilada, tentándola con unos 17 mil pesos de acreditación casi inmediata, supuestamente surgidos del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

"Hola, señora, buenas tardes. Mi nombre es Santiago Acuña, abogado de Anses. Yo me he comunicado, porque me han pasado un carpetamiento (sic), para poder notificar y han dejado este número, para poder entregar el bono IFE, el bono de 10 mil pesos".

Esa es la frase con la que el estafador abre el diálogo con la olavarriense a la que llama a su propio celular. "Ajá, sí...", le dice la mujer, desconcertada.

"¿Tenés para tomar nota para poder brindarte el código de acreditación, ya para que lo puedas cobrar?", sigue el avance, ya con la confianza de tutearla.

"Tomá notá. De mi nombre, primero de todo: Santiago Acuña, secretario de Anses", repite el timador a su eventual víctima. "Tomá nota del código, este es el código que te corresponde para que vos lo puedas activar por cajero automático y puedas cobrar el tercer mes del IFE, que son 17 mil pesos".

La mujer, después de asegurarle que sí, que está escuchando, repite el código que le es proporcionado: 407032. "Perfecto, este es el código que a vos te corresponde. Lo único que tenemos que hacer es activarlo por un cajero más cercano que vos tengas de la red Link o Banelco, para que puedas cobrar con tu débito bancario", continúa el embaucador.

El nuevo "ajá" que recibe por respuesta lo mueve a ir más allá: "¿Vos por qué banco operás? ¿La Red Link o Red Banelco?", inquiere.

"No sé , porque esto lo maneja mi hija, le tengo que preguntar a ella", lo evade la jubilada.

"¿O sea que no sabés por qué banco trabajás? ¿Y cómo hacemos? Porque esto tenés que cobrarlo hoy", la apura después y como lo que obtiene por respuesta es un tranquilo "entonces no lo voy a poder hacer" y, en el mismo tono, "no tengo que pasarte datos, si esa información la tendrás que tener toda vos" de la persona a la que pretende engañar, el delincuente se enoja, grita y termina abortando la comunicación con un insulto.

Hay otros intentos en los que la supuesta "beneficiada", a la que también llamaron a su celular, aseguró no estar disponible para el trámite en ese momento. Como la mujer era conciente de lo que estaba sucediendo, les siguió el juego y les dio un plazo determinado para poder ir hasta el banco. La organización de los timadores es tan cuidada que la llamaron por segunda vez, aunque no pasó a mayores. También en este caso se presentaron con nombre y apellido, y dijeron pertenecer a la organización de la seguridad social argentina, algo que obviamente no es real.

MÁS TÍTULOS

ESCENARIO POLITICO. La solución singular del problema policial y la fuerza empoderada. Radicales van por el partido y por el frente.
Capítulo 56
Además, tres listas se presentaron para la conducción dela UCR local
Un voluntario había sufrido una reacción adversa
El organismo no se contacta para pedir claves, ofrecer créditos o ningún otro tipo de prestaciones, aseguró Maximiliano Wesner
Quince niños y adolescentes olavarrienses hablan sobre la cuarentena, el miedo y la nueva normalidad
Nicolás Masi, referente de la organización sindical que nuclea a los policías
Proveedores y organizadores de eventos piden la exención de los $1100 pesos del impuesto municipal
El viernes volvió a funcionar después de exactos 180 días
LOS TEXTOS DE LA MISA. 24º Domingo de Tiempo Ordinario - Ciclo A
Por la pandemia, la recaudación se realiza a través medios electrónicos
PADEL. En el juego ante otros argentinos, Fernando Belasteguín y Agustín Tapia
Hubo venta de pizzas y llega la Lotería Familiar
El Museo Municipal de Ciencias cumple 7 años de vida