Edición Anterior: 27 de Septiembre de 2020
Edición impresa // La Ciudad
ESCENARIO POLITICO. El Presidente perdió la brújula y descalifica el esfuerzo. El Congreso ya es un grotesco. La política doméstica
Las sesiones virtuales son una saga doméstica, el pornozoom, y las nuevas identidades políticas
Los diputados y senadores se llevaron la sesión a la casa. El látigo de Kicillof. Los intendentes de JxC hacen causa común con Lunghi. La pelea en la Provincia ya es viral. El kirchnerismo quiere descamporizar al FDT en la Sección y en lo local. El sindicalismo peronista va por sus lugares.
Cacho Fernández

[email protected]

Casi como una serie en capítulos de una serie cualquiera, continuamos con el tema de la institucionalidad. Sin establecer un orden cronológico, las berretadas de esta saga doméstica en la que se han transformado las sesiones virtuales del Congreso, comenzaron afuera con el discurso del Presidente en contra del valor del mérito individual, luego el ministro de Economía admitía públicamente que podía sarasear para ocupar el tiempo y engañar a la gente con estupideces, y el remate lo dio un ex barrabrava de River devenido en diputado nacional de Salta llevando a cabo una escena digna de Venus en plena sesión del poder que construye las leyes en la Argentina.

En ese momento se trataba el tema del fondo de garantía de sustentabilidad del régimen previsional. Al respecto, el Gobierno prepara una ley de movilidad jubilatoria, una más en tres años (2 del kirchnerismo y una del macrismo) lo que evidencia el problema institucional y la falta de continuidad jurídica del Estado.

Así están las cosas. Antes del pornozoom, un senador colocaba una foto delante de la pantalla para simular su presencia. La maniobra es, además de berreta, pueril, porque supuso que el engaño iba a correr. Algo así como los niños cuando cree que se está ocultando solo porque se tapa sus ojos con su manitos.

Este señor, Esteban Bullrich, también con la imagen congelada, le ganó las elecciones a Cristina Kirchner en 2017, y ésta pudo recuperar el poder poniendo la cara de Alberto Fernández sobre la suya porque le daba los votos necesarios para sortear la grieta.

Ambos ganaron por la grieta que transforma a la política en una praxis puramente emocional en donde puede ganar gente mediocre solo porque representan el amor o el rechazo emocional del votante.

Otro legislador de JxC se cambió de camisa delante de la cámara, otros durmieron frente a ella, y este último, el salteño, transformó una sesión parlamentaria en uno de los sitios pornos que seguramente frecuenta en su despacho mientras otros se dedican a estudiar los proyectos que luego él votará a favor o en contra según la orden que le baje desde la conducción de su espacio.

Y el Parlamento termina dinamitado por estos personajes que solo pueden ocupar una banca a causa de esta política maniquea que viene asolando el país y las listas sábana.

De nuevo, mientras la gente tenga como móvil de su voto la cuestión emocional, el país va rumbo a ser uno más dentro de las naciones bananeras que caracterizan a muchas de esta parte del mundo.

El diputado "salteño" intentó zafar de su grotesco renunciando, pero no habría que extrañarse si un día retornara a la política erigido por ahí en gobernador solo porque se animó a transgredir la ética de una institución dinamitada por los mismos legisladores.

Descamporizar

En realidad, el kirchnerismo, como cualquier otro espacio político, nace de un cuerpo ajeno y general, el peronismo, como un Alien, y luego se desarrolla. El problema es cuando se autolimita o se transforma en una secta.

Ultimanente, el kirchnerismo seccional y local tomo conciencia de ello y busca ahora expandirse en algo más amplio para poder llegar a ese electorado más moderado e independiente.

Ha bajado una línea desde el Ministerio del Interior que conduce el mercedino, Wado de Pedro, quien a enviado a algunos cuadros a operar en la zona y a comenzar a trabajar con ese objetivo: descamporizar al kirchnerismo aunque De Pedro es de la agrupación.

Se la vio a Patricia Bahl, la ex concejal del Frente para la Victoria, castigada por el propio espacio por votar a favor de Eduardo Rodríguez y del massismo que lideraba en Olavarría el propio intendente, José Eseverri.

El kirchnerismo perdió aquella elección y no pudo ganar un solo senador en la Séptima. La paliza que le propinó el massismo fue descomunal y ahora han aprendido la lección. Por eso, quizás, buscan competir en 2021 con un espacio menos camporista y más kirchnerista y la meta será penetrar en el electorado independiente con lo que han llamado "Frente Federal", un espacio general que baja desde Nación.

Aquella vez, el kirchnerismo la castigó duramente a Patricia y la corrió del CDR del Ministerio de Desarrollo, y del propio bloque, y a ella no le quedó otra alternativa que la de forma el suyo al que denominó casi como un desafío "Néstor Kirchner".

El Frente de Todos no quiere correr la misma suerte que en 2013, pero también estaría queriendo atenuar la grieta que en 2019 le hizo perder la elección cuando parecía que la tenían al alcance de la mano.

Nuevas identidades

El albertismo también se puso en marcha en algunos lugares con el grupo "Ayres" pero el Presidente está pasando por un mal momento. Los números hoy se le han invertido respecto de los que tenía en marzo cuando la imagen de su gobierno era favorable en una proporción de 6 a 4, y hoy esos números están casi a la inversa.

Su corrimiento hacia el cristinismo lo ha colocado dentro de la grieta y hoy debe soportar el mismo rechazo que tiene tanto Cristina como Macri. Hasta el momento, solo Massa parece salvarse del maniqueísmo con el que la mayoría de la sociedad mira hoy la política, pero la gente lo identifica cada vez más subsumido en uno de los polos de la brecha electoral. El tigrense es muy funcional, después callarse frente a la obsenidad de la reforma judicial, puso el grito en el cielo contra el diputado hot.

En Olavarría hubo un intento de formar una suerte de albertismo pero quien pretendía impulsarlo acabó alineado con La Cámpora cuando se lo designó en un puesto regional de Salud.

De todos modos, el albertismo es siempre mirado como una alternativa frente a la notable hegemonía que hoy parece gozar La Cámpora y su jefe, el diputado César Valicenti.

Sin embargo, los municipales amagan con el MUPE, (municipales peronistas), una agrupación que supuestamente nació en La Matanza pero que puede ser -y de hecho lo está siendo- imitada en muchos otros lugares y sindicatos enrolados en el peronismo. Aquí lo impulsa el secretario general del STMO, José Stuppia, quien a más tardar en noviembre desembarcaría con esta agrupación que busca ser la re-creación a nivel nacional de las 62 Organizaciones Peronistas, el brazo gremial del peronismo y "columna vertebral" como reza el catecismo del movimiento, y desde allí comenzar a recuperar la ortodoxia de la influencia del cristinismo.

Es decir, el gremialismo se cansó de ser los convidados de piedra del peronismo o kirchnerismo y han decidido ocupar un lugar en la mesa de decisiones.

La realidad ausente

Pero a los escándalos de los legisladores, desde la foto de Bullrich hasta el pornozoom de Ameri, se le sumó ahora los muertos por Covid que la Provincia había ocultado, unos 3.500 que no aparecieron en ningún lado y que hoy los pretenden actualizar.

El tema es muy grave desde todo punto de vista porque nuevamente en el país nos hemos quedado sin realidad para elaborar políticas públicas. Porque ¿cuál es la tendencia de la letalidad? ¿Va aumentando o decreciendo?.

Con este manejo de los decesos, se podría inferir que o bien existe una absoluta desaprensión con el manejo de las muertes como también una manipulación política de los datos para utilizar luego y según convenga esos fallecimientos cuando se los necesite políticamente, o bien para competir con la CABA por la rivalidad obsesiva con la Ciudad, o para alarmar a la población y darle sustento al afán de cerrar aún más la cuarentena.

El ocultamiento de la realidad que se hizo en Provincia es censurable desde todo punto de vista, sea por desaprensión o por manejo político de los decesos. Pero, y como la realidad se traduce en números, los argentinos, como en la época del Indec de Guillermo Moreno, volvieron a quedarse sin realidad, y esto impide la elaboración de políticas públicas y se acaba en un tiro al pichón cuyas consecuencias las termina pagando la gente.

Lo cierto es que al gobierno provincial se le escaparon unos cuantos muertos, pero no dudó en aplicar el látigo con el municipio de Tandil cuando éste resolvió implementar otro sistema de fases algo diferente al de la Provincia. Dicen que las diferencias eran leves pero ese no fue el tema central sino el de la obediencia. Es que el Intendente de Tandil se había animado a desobedecer y por ello recibió un castigo económico con la billetera pública cuando el Gobernador debió ir a la Justicia antes que sancionar a toda una comunidad que depende de esos fondos.

Causa común

C.F.

El esquema de disciplinamiento político que recibió Tandil es muy perverso pero hasta el momento no ha recibido un solo castigo electoral por parte de los votantes. Todo lo contrario, en general se sigue castigando en las urnas a quienes pretendieron respetar al federalismo en todos sus niveles.

En realidad, el federalismo no ha sido una factor de captación de votos. Las mayorías populares se fijan en otra cosa y no en la calidad institucional de los gobiernos o de las propuestas electorales. Un ejemplo claro fue el de Raúl Alfonsín que le hizo sacrificar al gobernador Armendariz unos puntos de coparticipación para repartirlos entrealgunas provincias del Noroeste y sin embargo acabó siendo víctima de un golpe institucional llevado a cabo por la misma identidad política beneficiada por ese gesto federal.

Olavarría y otros municipios de Juntos por el Cambio reaccionaron frente al apriete que recibió el intendente tandilense e hicieron causa común con Lunghi.

Ezequiel Galli, más allá de los inconvenientes sanitarios reales para detectar positivos antes de entrar a la ciudad,, decidió levantar las barreras de los accesos a la ciudad, supuestamente para hacer causa común con su compañero de espacio político aunque también hubo gestos de los jefes comunales macristas contra la quita inconsulta del punto de coparticipación al Jefe de la CABA.

Más allá de la amenaza constante del Covid-19, la campaña política ha comenzado y los gestos recíprocos que se observan indican palmariamente la relevancia de las próximas elecciones. No serán unas legislativas más sino un preanuncio de lo que podría ocurrir en 2023 y la posibilidad de que prosperen proyectos, entre otros, que disponen una quita más en la coparticipación de la CABA y una profundización de la reforma de la Justicia.

La confusión de Alberto

C.F.

Al Presidente le agarró un ataque de pseudoprogresismo y atacó el concepto de mérito (o merecimiento individual) descalificándolo como herramienta de progreso individual y social.

Fernández confunde meritocracia como sistema de desarrollo social basado unica y exclusivamente en el esfuerzo individual, con el mérito como merecimiento o virtud individual a causa de su propio esfuerzo.

Lo primero remite al darwinismo social y sabe que no existe en la Tierra ninguna sociedad sustentada exclusivamente en esta concepción darwiniana de la vida y la superviviencia del más apto.

Lo segundo es una variable necesaria para construir un Estado de Bienestar o un sistema en el que conjugue el rol del Estado como garantía de igualdad de posibilidades con el del esfuerzo individual necesario -pero no excluyente- para el mejoramiento individual y social.

Europa conoció los dos modelos, el del capitalismo liberal a ultranza y el del totalitarismo uniformante. Pero encontró una tercera posición superadora en el Estado de Bienestar en el que el mérito y esfuerzo individual se conjuga con el de un Estado presente dispuesto a rescatar rezagados.

Paradójicamente, Alberto Fernández ataca dogmáticamente lo que es un valor en cualquier sistema y sobreactúa un rechazo hacia el liberalismo individualista planteando modelos de sociedad sustentadas en la chatura y en la uniformidad y con un sueldo promedio de 220 dólares como ocurre hoy en el país. Es decir, su aversión por lo individual se transforma en una fobia que no le permite llegar a una síntesis tal como la encontró el Viejo Continente.

En su afán por desdecir su cuota liberal, (la que se debe tener, quizás), lo hace caer del lado extremo y lo termina alineando con un sistema muy similar al de un estalinismo que se apoya ya no en un peronismo doctrinario sustentado en el trabajo y en el salario digno, sino en una sociedad igualada por un ingreso universal pero escasísimo, ajustes periódicos de jubilaciones y ausencia de paritarias o incrementos salariales.

No vaya a ser que el mérito de algunos los singularice demasiado y le boicotee su sueño de una democracia a la China, la misma que sueña José Luis Gioja y parte de la dirigencia argentina.

Identidades

C.F.

El mismo día que el diputado Ameri mostraba la mama de su pareja al mundo, la diputada eterna de la política nacional, Graciela Camaño admitía que éste era el octavo (¿!) mandato dentro de la Cámara Baja.

Modificó su adscripición política tantas veces que ya ni recuerda cuál era su ideología original y tampoco aquella que la que la llevó a su bautismo parlamentario. Pero, creo que llorando, dijo que posiblemente renunciaría avergonzada por el affaire de Ameri ya que "no lo podía soportar". Veremos si cumple.

Dicen que una vez habló de parada para no sentarse y dar quórum a causa del sensor que tienen las butacas. Es que con tantos años en el Congreso, la diputada eterna se las sabe todas.

Ella dirá que su identidad de base es el peronismo, pero hoy, según un estudio de Gustavo Córdoba, el 22 por ciento de la población dice que se siente representado por esta identidad, el 12 por ciento dice ser kirchnerista como algo diferenciado aunque los peronistas se ubicarán en uno u otro según les convenga. Y si no miremos la trayectoria político-ideológica de los barones del Conurbano y de muchos/as legisladores/as. Luego, el 12 por ciento se identifica con Cambiemos y el 9 por ciento por el radicalismo.

El peronismo se ha ido transformando en una referencia cómoda que permite ubicarse rápidamente en cualquier lugar. Algo así como un colectivo que te puede dejar cerca de culquier parada. Y el kirchnerismo ha quedado relegado a un 12 por ciento (siempre según la encuesta), cerca de lo que sería cualquier partido testimonial, aunque Cristina Kirchner aún radicalizándolo, lo ha transformado en una alternativa de poder.

MÁS TÍTULOS

Capítulo 58
Según el Barómetro de Agronegocios de la Universidad Austral
ESCENARIO POLITICO. El Presidente perdió la brújula y descalifica el esfuerzo. El Congreso ya es un grotesco. La política doméstica
ENTREVISTA. Sabina Frederic: entre su libro antropológico sobre la Gendarmería y la gestión de las fuerzas de seguridad
El plantel de contactos telefónicos de Epidemiología está integrado por 12 profesionales de la salud
Ya está en viaje de regreso a Olavarría
La Justicia española ordenó la restitución a pedido de su progenitor
Agustín Vernice y Pedro De la Vega, deportistas
César Valicenti, diputado provincial por el Frente de Todos
INSTITUCIONAL. Racing lanzó una campaña
Para el Club de Colonia San Miguel
TC PICK UP. Clasificó en el 12º puesto para la primera carrera y saldrá 10º en la segunda
FUTBOL. Sólo se jugó un partido debido a las condiciones climáticas adversas
Matías Lammens anunció una partida de 30 millones de pesos
TC MOURAS. Ramos, con Torino, estableció la pole position