Edición Anterior: 8 de Noviembre de 2020
Edición impresa // La Ciudad
ESCENARIO POLITICO. de la Aspo a la Dispo sanitaria y política. El Presidente fija su agenda. La política local y seccional
El desquite de Alberto, un aviso para Massa, la interna macrista, presupuesto y nombres
Tras la buena noticia de la vacuna, Alberto Fernández se le animó a Cristina y comenzó con el armado de su propia línea. Le hizo un regalo a los intendentes y le mandó un fuerte mensaje a su aliado de estilo. Massismo y camporismo. En JxC se disparó una lucha por los liderazgos. El radicalismo y el peronismo quieren protagonismo. El veto y el Presupuesto en el centro de la escena de la política local. César Valicenti quiere un frigorífico e inversiones.
[email protected]

Esta ha sido la semana de las internas y en ambos espacios políticos. Tras la carta pública de Cristina Kirchner y la manifestación ostensible de poder que hizo la Vicepresidente, Alberto Fernández le salió a marcar la cancha a su compañera de fórmula al poner en agenda un tema tan espinoso como el de la reelección indefinida de los intendentes y la suspensión de las Paso, un tema éste que fue también fogoneado por Sergio Uñac, gobernador de San Juan, muy vinculado al Presidente y bastante enfrentado con Cristina.

Es decir, por más que la Vice exhibió su autoridad al retarlo públicamente a su elegido, Alberto fingió no entender el mensaje o dio una interpretación contraria de la carta, pero se guardó la oportunidad de devolverle el desafío.

Tanto fue así que en Avellaneda, tal movido por la exultación de la vacuna rusa, (lo que por otra parte es una muy buena noticia) se descolgó con una frase antológica para poner en agenda un tema como el de la reelección indefinida bajo el pretexto de defender la libertad de elección.

"Sería idiota no reconocer que si la gente vota una, dos o tres veces a alguien es porque algo bueno debe haber hecho. Y no debemos ir en contra de la voluntad popular", dijo el Presidente delante del jefe comunal de Avellaneda y en contra de lo que piensa La Cámpora que defiende la ley por el solo hecho de colocar su propia gente en las comunas del Conurbano.

Es decir, Alberto mató dos pájaros de un tiro: le opacó la carta a Cristina con un tema tan áspero como éste y a la vez le envió un mensaje al camporismo que está dispuesto a librar esta especie de guerra de zapa para seducir de paso a los intendentes justicialistas no kirchneristas. Efectivamente, los jefes comunales leyeron esto como una señal de apoyo por alguien de peso como el propio Presidente. El problema lo va a tener Alberto cuando el massismo, promotor de la ley, no salga a apoyar su postura.

Los intendentes manifestaron su alegría por el gesto de Fernández pero La Cámpora apoya la ley aunque el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro se manifestó a favor de las reelecciones indefinidas. En tanto, Sergio Massa continúa con su posición contraria a la reelección porque además no abandona su esperanza de ponerla a su esposa al frente del Ejecutivo de Tigre. El escenario, entonces, es algo extraño puesto que de pronto La Cámpora se encuentra codo a codo con quien vienen odiando desde 2013 cuando repudiaron visceralmente la actitud de Massa de abortar el sueño de la "Cristina eterna".

José Eseverri venía de ser un aliado (nunca lo aceptaron totalmente) hasta enero de ese año cuando el intendente decidió salir con los tapones de punta contra la Presidente tanto por su estilo político como también por su sueño de quedarse a vivir en el poder.

El diputado Valicenti, luego de destacar enfáticamente la compra de la vacuna rusa, desestimó cualquier enfrentamiento o rispidez entre el Presidente y la Vice y cree que la carta de Cristina tuvo la dimensión que tuvo como lo hubiese tenido un tuit suyo por "la dimensión y el volumen de dirigente que tiene, y por eso es que la queremos muchísimo. Cristina fue muy respetuosa -entendió al analizar la carta- y dejó en claro que la conducción la tiene el Presidente".

Habría que ver el nivel de recepción de un ciudadano cualquiera y su significado institucional. Pero, bueno, quizás éste sea un aspecto secundario y su utilidad sería la de un mero enunciado para confirmar las opiniones divididas e inmodificables que existen hoy en el país.

No en vano, tanto para el Intendente como para Valicenti, la polarización para el año que viene sería ineludible, similar a la existente en los Estados Unidos o cualquier otro país en los que la grieta no tiene solo que ver con cruces de opiniones sobre los hechos sino que promueve una percepción diferente de lo fáctico, es decir, ambos polos llegan a negar la existencia de los hechos que no se ajustan a sus propias concepciones.

La interna de JxC

En Juntos por el Cambio la interna ya se hace tirándose mutuamente con fotos. Mientras el espacio se divide en halcones y palomas y algunos/as buscan jubilar a Macri, otros se la pasan loteando un terreno en el que ya no caben más divisiones.

El macrismo ya tiene tres candidatos posibles pero sin saber qué disputan. María Eugenia Vidal se dedica a recorrer virtualmente las secciones, Jorge Macri no abandona la idea de ser el próximo candidato a gobernador y el radicalismo se ha dividido en dos grandes posiciones pero con posiciones muy diferentes con respeto a su rol dentro de la coalición con el PRO y la Coalición Cívica.

Macri, mientras tanto, junto con Patricia Bullrich es olímpicamente ninguneado por el resto y ya no lo invitan ni siquiera a los zoom del espacio. La idea de equipo y de camaradería se va haciendo añicos contra las paredes de las divisiones internas. Y Miguel A. Pichetto ha pasado a ser la posición más dura frente al Gobierno.

Hoy, la alianza -o acercamiento- con el peronismo de Emilio Monzó es casi un imperativo algo molesto para algunos que no quieren mezclarse con nada que tenga que ver con el peronismo. Aquellas lecciones de Durán Barba han ido calando hondo en los macristas de paladar negro, y el tema ya es un ariete metido en la interna.

El mismo Horacio Rodríguez Larreta le habría sugerido a Ezequiel Galli que estreche relaciones con el monzoísmo, o al menos que no descuide ese vínculo, (lo que sería al menos cruzar algunas palabras con Jorge Larreche), algo que sin duda le caería muy mal al mismo Mauricio Macri quien se encargó de responsabilizar al ex diputado como también a Rogelio Frigerio de su derrota en 2015.

La actitud de Mauricio Macri fue al menos ingrata con quien lo ayudó a extender su espacio a territorios peronistas., algo que a la gente de Monzó, entre ellos algunos legisladores, les cayó horriblemente mal.

Larreche se sigue moviendo y teje algunos acuerdos con Celeste Arouxet, ubicada claramente en la oposición y sin que nadie del gallismo la intente rescatar, mientras Dalton Jauregui sigue recorriendo virtualmente la Séptima, un territorio que ya parece copado por Ezequiel y sus aliados azuleños y alvearenses. Hilario Galli, Lucrecia Egger y alejandro Celillo son los nombres más firmes para la lista aunque el radicalismo de Evolución anticipó que "no hay nada definido aún".

Aspo y Dispo política

En tanto, el radicalismo juega a reestablecer una alianza con María Eugenia Vidal, jugando abiertamente a su favor en el caso de una eventual interna con Jorge Macri que seguramente se va a dirimir por las encuestas: "si María Eugenia saca un 38 ó un 40 por ciento, seguramente la candidata en la Provincia será ella", apuntó una fuente del espacio.

Lo cierto que aquel espíritu de equipo y aquella transparencia de la camaradería macrista hoy presenta algunas fisuras producto de la profunda discusión por los liderazgos que hoy presenta el espacio.

La semana entonces, y en ambos espacios, estuvo atravesada por internas casi tormentosas. Junto con la esperanza que genera la vacuna contra el Covid 19, la política se oscureció por luchas intestinas animadas por la cercanía de una elección lo que no deja de ser una buena señal para un país que poco a poco va saliendo del encierro obligatorio y que está recuperando las ganas de vivir. Como pasó con la pandemia, también la política pasó del aislamiento obligatorio al distanciamiento interno aunque no se sabe si será responsable.

La plata no alcanza

Como se dijo más arriba, el Intendente vetaría la ordenanza del fondo para clubes y ya creó un decreto para reemplazarla.

La relación entre oficialismo y oposición en el Concejo Deliberante se parece demasiado a la de ambos gobiernos de José Eseverri, cuando funcionó la mayoría y la oposición automática, pero nunca una auténtica búsqueda de consensos.

En ese marco de relaciones inconciliables, se ocultaba la posición de los proyectos y se sorprendía con ella en la misma sesión, transformando a éstas en debates interminables que se debieron dar en las comisiones respectivas.

De eso se quejaba el oficialismo de entonces, y ahora, aunque con otro color político, lo sigue haciendo.

La política, de ese modo, se ha ido transformando en una actividad basada en la celada y no en la discusión sincera de los temas y la consecuente búsqueda del bien común. Puede haber responsabilidades compartidas en este mecanismo infructuoso y a veces perverso. No se debe descartarlo.

Ahora viene el debate del Presupuesto 2021, y existen varios puntos de choque. Uno es el del monto y el del aumento de un año al otro. La oposición dice que un 20 por ciento fue "poco", y el oficialismo se ampara en esta coyuntura especial y en la incertidumbre de la coparticipación provincial para defenderlo: "es un presupuesto prudente, responsable y por qué no conservador", dicen.

En realidad, lo que le importa a la gente es lo mismo que en cualquier otro punto del país, esto es, la salud y el trabajo por lo menos hasta que llegue la vacuna.

Cada distrito hace malabares para sostener la cobertura sanitaria porque sabe que allí está el problema político, en lo sanitario, y si no que lo diga Donald Trump, quien pese al repunte económico de la economía seguramente perderá las elecciones por su desastroso manejo de la política sanitaria.

Valicenti asegura que el Municipio debe activar la construcción de un frigorífico para sumarle valor al producto primario del Partido, es decir, la producción de carne, y le reprocha a la gestión que no se haya conseguido inversión privada para hacerlo, algo tan dificil de conseguir en el país como un poco de coherencia y políticos austeros.

El techo inalcanzable

El otro punto de discusión será el de las viviendas. Pero aquí también existen culpas repartidas. Desde el gobierno de Néstor que no se construyen viviendas sociales. Las últimas fueron unas pocas del Plan Federal y ya había fracasado a medias el de Emergencia Habitacional como también todas las otras aventuras habitacionales atravesadas por irritantes desmanejos.

Luego, la gestión de Macri (también la de Fernández) se olvidó absolutamente que la vivienda es uno de los derechos constitucionales de la gente y priorizó el techo para el dólar por sobre el que necesita cualquier familia argentina.

Ahora, el gobierno de Galli propone la construcción en lo que resta de su gestión de 40 viviendas que, si bien son insuficientes para el déficit local, al menos pone en marcha un mecanismo hasta ahora ausente en municipios del interior bonaerense. Lo intentó alguna vez Trenque Lauquen y por ahí, como lo apuntó Valicenti, también Pehuajó, pero la experiencia será muy interesante para cubrir de alguna manera la ausencia en la materia de los Estados nacional y provincial.


En capilla

Lamentablemente, mientras el déficit fiscal es algo prácticamente indetenible, la clase política no deja de pagarle a sus partidarios con los fondos públicos producto de los impuestos que paga la gente.

El tema es llamativo puesto que, como dijo el abogado Mauricio D’Alessandro al serle preguntado si Massa tenía futuro dentro del Frente de Todos, "no creo que se vaya porque ha colocado a muchos de su partido dentro del Gobierno, y si se va corre el riesgo de que se le produzca una verdadera diáspora".

El tigrense es famoso por su habilidad para colocar a su gente. Pintó, como dicen los chicos, para ser la tercera posición entre una grieta insoportable entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner, pero la necesidad de sobrevivir lo ha ido transformando en uno de los máximos empleadores de la política. Su lucha contra la polarización le confirió una rara habilidad para emplear a sus partidarios.

Es una persona con lo que podría ser "un buen juicio", pero por su afán de supervivencia ha ido mutando peligrosamente en alguien a quien solo le preocupa acomodar a los suyos.

En "Borgen", la serie de Netflix, la líder y ex Primera ministra se encuentra con que le han robado la esencia ideológica de su partido y también la han postergado de todas las decisiones. Entonces opta por seguir contruyendo una alternativa superadora entre dos extremos y, con humildad pero con perseverancia termina logrando bastantes cosas.

Se podrá decir que es pura ficción y que la realidad es diferente, pero ¿no es éste el momento en el que los argentinos comiencen a desandar esa política viciada de mercantilismo para optar por otra pletórica en ideales y en sueños de una vida más digna, más libre e igualitaria y sin estar fatalmente obligados a pertenecer a uno u otro polo de este Boca-River en el que es ha transformado el régimen político nacional?. ¿Es que la política es y será siempre binaria?.

Quizás éste haya sido y siga siendo un mensaje para Massa, por ejemplo pero el líder del Frente Renovador ha dejado de lado lo que fue un partido político y se ha dedicado mucho más a la construcción de una bolsa de trabajos políticos.


¿Servidores o cobradores?

Las extrañas definiciones de Alberto no serían tan extrañas y podrían indicar el nacimiento del "albertismo", un facción interna del Frente de Todos conformada por una alianza con los intendentes del Conurbano y todos aquellos que pretenden renovar pero que la ley de 2016 se los prohibe, más los gobernadores que le vayan sumando. Podría significar una suerte de revancha del Presidente. Y bueno, por algún lado el orgullo -o la dignidad- tiene que explotar.

Y si bien el Presidente, a la vez que le marca la cancha a la Vice y a La Cámpora, también le estaría indicando a Sergio Massa que a él le conviene ser un aliado suyo y no de Máximo Kirchner o del camporismo.

Fue como decirle al tigrense que fue él quien lo llevó al poder y no el hijo de la ex Presidente. Recordemos que Massa es uno de los creadores de aquella ley votada en agosto de 2016 por un acuerdo entre el Frente Renovador y el vidalismo.

Hoy por hoy, el 70 por ciento de los intendentes provinciales no podría presentarse en 2023 y también habrá legisladores de todos los niveles que tampoco podrán hacerlo.

El mismo Gustavo Posse sería un ferviente partidario del derrumbe de la norma, con lo cual se pondría en marcha una formidable maquinaria transversal para preservar su vigencia.

Es que la política nacional tan aferrada a los cargos suele tener esas incongruencias ideológicas y políticas. Todo sea por mantener el puesto y seguir perteneciendo a esa casta que hoy es la que mejores salarios cobran en el país.

Y no será la primera vez que alguien cambia de partido para no perder los jugosos ingresos de la política. . Así es la política en la Argentina. Tarde o temprano la gente castigará esta conducta y comenzará a medir a los políticos, esto es, como servidores públicos o como cobradores compulsivos y consuetudinarios. Y votará de acuerdo a esos parámetros.

MÁS TÍTULOS

Capítulo 64
ESCENARIO POLITICO. de la Aspo a la Dispo sanitaria y política. El Presidente fija su agenda. La política local y seccional
Desde la gripe española al covid. Desde el nacimiento de Cementos Portland a la sociedad posindustrial
Trabajadores de la cultura y el deporte en estado de ansiedad
FM 98 Pop en una movida solidaria
Conocido como Quinta Don Mateo, el complejo ofrece actividades y servicios para todas las edades
Se trata de los 600 mil pesos otorgados por el Organismo de la Niñez
En noviembre pareciera haberse consolidado la tendencia a la baja de los casos
Así lo informó Ramiro Borzi, titular de Región Sanitaria IX
Estudiantes incorporó recientemente para su pileta un equipo generador de ozono
GOLF. Se juega el "Juan Incaurgarat y señora"
TURISMO CARRETERA. Transmite Puesta a Punto por Canal Local