Edición Anterior: 20 de Diciembre de 2020
Edición impresa // La Ciudad
El agua se transforma en comoditie y Coopelectric y el Concejo la encarecen al doble. La higiene es la única forma de esquivar el covid
Cuando el agua cotiza en bolsa, en Olavarría aumenta un 100 por ciento
Coopelectric aumenta casi un 100 por ciento el agua de los olavarrienses. Como en 2012, cuando se decía que terminaba el mundo. Que casi termina en 2020, cuando para sobrevivir había que lavarse las manos mil veces por día. Con agua. Que ahora cotiza en bolsa, como un comoditie cualquiera. Como la soja o el petróleo. Las megamineras, que están ahora avaladas por el poder político, gastan hasta 1.000 litros de agua por segundo. A pesar de que el agua vale más que el oro.
Silvana Melo

[email protected]

El agua se convirtió, en este diciembre imposible, en un comoditie que cotiza en bolsa. Como la soja, el trigo y el petróleo. Mientras la Organización Mundial de la Salud recomienda que cada ser humano debe consumir 80 litros de agua por día, millones mueren diariamente en el mundo por falta de agua o por consumirla contaminada. Minera Alumbrera gasta 1.000 litros de agua por segundo en Catamarca, donde es escasa para el consumo de la población. Para extraer oro, que prácticamente no deja un gramo en el país. Y contaminar el agua dulce con cianuro. En este contexto de pandemia y aguas turbias, la Cooperativa de Electricidad pide un aumento de casi el 100 por ciento y el Concejo Deliberante se lo concede. Es interesante recordar que el covid sólo retrocede ante el lavado de manos constante y la limpieza exhaustiva de todo aquello que se compra en verdulerías y supermercados.

El 97 por ciento de aumento en el agua para el que el propio peronismo termina habilitando a la Cooperativa –mientras el peronismo nacional estira el congelamiento tarifario de luz y gas hasta marzo- debe ser analizado más allá de los llantos coopeléctricos sobre finanzas que crugen. Lágrimas espasmódicas que se pueden recordar desde la experiencia de unos 35 años de oficio periodístico. Sin embargo, el único análisis concreto posible es la realidad de gran parte de los ciudadanos, quienes tienen que afrontar la adquisición de alimentos a precios siderales y los servicios públicos a tarifas imposibles. El agua, sin embargo, es más grave: porque es el insumo básico para la vida. Se puede dejar de comer por muchos días. Pero la deshidratación provoca la muerte. Para empeorarlo todo, la Cooperativa -que suele alternar los mismos nombres en su dirigencia desde hace veinte años- decide doblar el costo del agua en medio de la pandemia de covid19, a las puertas de un rebrote y con la higiene como fundamental herramienta para la prevención.

Las guerras por el agua, que ya están a las puertas de la humanidad, tienen que ver con estos hitos, fotografías clave de la desigualdad. Así como Canadá compró vacunas para aplicar cinco veces a su población, la Argentina todavía no logró contar con la cantidad para asegurarse un tercio para enero o febrero. Cuando se supone que la segunda ola va a ser un hecho. Así como las megamineras utilizan los acuíferos –las únicas reservas de agua dulce del mundo- para la extracción de minerales como el oro, cuya única utilidad son las joyas y la riqueza concentrada en las cajas de seguridad, el agua de las poblaciones de climas áridos termina contaminada, en napas y ríos, por el cianuro y el ácido sulfúrico que se utiliza para la extracción.

Como subrayan con profundidad Boelens y Arroyo en "Aguas robadas: despojo hídrico y movilización social", en 2013, "el agua fluye en dirección del poder".

Gravedad institucional

En pocos meses se cumplirán 20 años de un absurdo institucional: un jubilado a quien le cortaron el agua en 2001 –en las puertas de la crisis más brutal de la historia reciente- a pesar de ser un insumo básico para la vida.

El bloque del Trabajo, encabezado por Gustavo Alvarez y Mario Méndez, presentó un amparo por alguien a quien llamaron don Julio (para preservarlo), de 76 años, 43 años de aportes y una jubilación de 240 pesos mensuales. No podía pagar el agua y se la cortaron. El tema llegó a la Justicia para determinar si "por el solo hecho de ser pobre, una persona no tiene derecho a tener agua potable".

En marzo de 1999 pidió a la Municipalidad que se hiciera cargo de su deuda por el agua, "según lo establecido en el contrato de concesión" de Coopelectric. Dos años y ocho meses después no tuvo respuesta. Ni sí ni no. Indiferencia absoluta. Don Julio también le escribió a Coopelectric, de donde supuestamente era accionista. Tampoco hubo respuesta.

Dos años después el Concejo rechazaba un proyecto de ordenanza que intentaba solucionar los problemas de los tantos donjulios de la crisis y de la injusticia. Los que no podían pagar el agua. Y se la cortaban. El 24 de abril de 2001 de sus canillas no salió más agua. Coopelectric y la Municipalidad la habían cortado. La Justicia también le dio vuelta la cara. Y la Municipalidad, en ese momento, revalorizó el poder ciudadano del jubilado: sostuvo que si el hombre no pagaba el agua "... generaría GRAVEDAD INSTITUCIONAL, con simultánea consagración de la violación al principio constitucional de igualdad ante la ley (art. 16 C.N.), en detrimento del bienestar general..."

Se podrían enumerar gravedades institucionales en Olavarría en las últimas décadas. Pero sería tedioso.

Como dato curioso, Helios Eseverri gobernaba e Ignacio Aramburu era parte de la conducción de Coopelectric.

2012, ¿fin de mundo?

2012, lejos de traerse la mitológica y promocionada historia de fin de mundo, llegó a Olavarría con la propuesta de un 101 por ciento de aumento del agua. Un fin del mundo localizado para unos cuantos.

El año que más se parece a un cataclismo, el 2020, termina con una pretensión similar.

En 2011 José Eseverri había ganado las elecciones con un porcentaje abrumador. De la mano de Cristina ya soltándose, apenas agarradita de los dedos. Lo hizo con la promesa de no aumentar tarifas. Un viento de los olavarrienses de agosto se la llevó. A la promesa. Y vino el 101 por ciento con un voto menos de los imprescindibles en el HCD: "para aprobar el aumento se requería el voto de 11 concejales (mayoría absoluta), y contó sólo con 10 votos", decía el entonces concejal Gustavo Alvarez. Pero lo mismo avanzó. A pesar de las demandas judiciales que, en estos casos, siempre terminan en contra de la gente. La justicia, como el agua, "fluye en dirección del poder", dirían seguramente Boelens y Arroyo.

Mercancía

"El agua vale más que el oro", es la consigna de todas las campañas contra la megaminería contaminante. Sin embargo, desde este diciembre imposible el agua es un comoditie, es decir, una materia prima con precio internacional –sin importar el costo humano y de producción en cada región del mundo- como la soja y el petróleo. Todo a partir de la devastación en California por los incendios forestales. En Argentina, la misma devastación, con responsables con cara, nombre y apellido, resiste una ley en el Congreso. El español Pedro Arrojo Agudo –deberá demostrar coraje con semejante nombre- relator especial de Naciones Unidas para los DD.HH. al agua potable y al saneamiento, considera que la cotización en bolsa al mercado de futuros "es una noticia peligrosísima, muy mala". Ya se habla de los "aguatenientes", como los terra, pero negociando con un bien escaso del que carecen 700 millones de personas en 43 países. En la Argentina, las villas y asentamientos no tienen agua. Dependen de la caridad estatal, que les acerca camiones cisterna cuando tiene tiempo. La pandemia se ha frotado las manos y se ha llevado víctimas icónicas como Ramona, de la villa 31.

En Chile, por ejemplo, el pinochetismo dejó como legado el agua privatizada. La concesión está en manos de… dos multinacionales mineras, que utilizan el recurso básico para la vida humana, para lixiviar cianuro en la extracción de metales y minerales preciosos. La democracia chilena, tan peleada y vapuleada, no ha podido restituir el agua a su gente. En la Argentina sigue concesionada desde los años 90, a valores siderales. Coopelectric y AySa son dos ejemplos claros. Y la primera, es una cooperativa.

Un vaso de agua

"Más que mercados, lo que predomina a nivel planetario es la apropiación privada directa, a veces consentida por el Estado, de las fuentes de agua", señala el sociólogo José Seoane, director de la sede argentina del Instituto Tricontinental, citado por Gustavo Veiga en Página 12. En la Argentina, el acuífero guaraní –la reserva de agua dulce más grande del mundo está en América Latina y el país es parte- está en peligro por la compra de tierras por terratenientes que usan su agua y tienen derecho directo sobre ella.

En Chubut, que mantiene una lucha por el agua que impide –a través de la Ley 5001- que las mineras la usen para su extracción con cianuro y ácido sulfúrico, se "descubrió" un acuífero en 2011 bajo la meseta en la que, casualmente, varias mineras han puesto los ojos en estos días.

Hoy el agua se vende en botellas. Y no es agua mineral ni mucho menos, sino –en la mayor parte de los casos- agua como la que sale de la canilla pero embotellada en medio litro, con packaging y publicidad convincentes como para que en un kiosco de capital federal bordee los cien pesos. En calles donde nadie da un vaso de agua en estos tiempos deshumanos, más allá de la pandemia.

Mientras tanto, los cuerpos humanos están compuestos por un 80 por ciento de agua.

Que en Olavarría aumenta un 100 por ciento.

MÁS TÍTULOS

Capítulo 70
El agua se transforma en comoditie y Coopelectric y el Concejo la encarecen al doble. La higiene es la única forma de esquivar el covid
ESCENARIO POLITICO. Ginés desnudó la tragedia: no tenemos vacunas. El misterio persiste y nadie explica nada. En Olavarría, las internas se multiplican.
El juez Arrondo habló sobre la puesta en marcha del Juzgado 2 y el recrudecimiento de las denuncias en esta época del año
Los productos nacionales ganan espacio en época de pandemia
Ocho de ellos fueron reconocidos como patrimonio del Partido
Desde el martes último la transmisión del Covid-19 sigue incrementándose en la comunidad
ENTRETENIMIENTO. La lotería familiar termina el 2020, desde las 20, por Canal Local
COPA MARADONA. Talleres 1 - Atlético Tucumán 1
GOLF. El representante de Estudiantes ganó el Campeonato Nacional con hándicap