Edición Anterior: 28 de Septiembre de 2021
Edición impresa // La Ciudad
Las huellas del coronavirus
Volviendo al movimiento en medio de la pandemia
Profesionales de la ciudad evaluaron las derivaciones del retorno a la actividad física controlada, sistemática y continuada luego del confinamiento estricto y de meses de sedentarismo obligado o auto impuesto.
Daniel Lovano

[email protected]

El encierro, la cuarentena, el aislamiento, el confinamiento o cualquier definición de su tipo vinculada con la pandemia han sido a lo largo de este tiempo parientes cercanos del sedentarismo, con las consecuencias negativas que ello trae para la salud física y mental del ser humano.

Según un informe publicado por la Sociedad Argentina de Patología de Urgencia y Emergentología, en plena pandemia las declaraciones de consenso debatían sobre cómo y cuándo debían volver a la actividad los deportistas después de la COVID-19.

"Sin embargo, la actividad física (cualquier movimiento del cuerpo donde la energía es gastada) abarca mucho más que el deporte y es, o debería ser, parte de la vida cotidiana" enfatiza el dossier.

Hoy que lo peor de la pesadilla parece haber transcurrido, con la vacunación empieza a tener visos de realidad la esperanza de regresar a esa vieja normalidad que ofrecía condiciones de vida que parecían intocables, inviolables e inalterables. Hasta que irrumpió el coronavirus.

Ahora, ¿cuáles han sido los efectos observados en Olavarría por los profesionales de la educación física ante el retorno de la actividad física controlada, sistemática y continuada después de las restricciones impuestas por este coronavirus?

"Las distintas actividades, con sus características, han presentado diversas adaptaciones" aclaró el profesor Enzo Jarié, titular del gimnasio ONE, y resaltó que "en su inmensa mayoría la vuelta a la actividad física fue en presencia de salud".

"En las salas de musculación, o en un gimnasio donde las rutinas son de forma individual, obviamente la dosificación está en mano de los profesores a cargo, se trabaja en forma progresiva y con un período de readecuación estructural, que involucre a tendones, ligamentos y demás. Al ser personal la carga el margen de error es menor y también son menores los problemas" indicó.

Su balance tuvo matices para actividades grupales y de mayor impacto.

"Quizás en estos casos es donde se vieron las consecuencias producto de la inactividad por la pandemia. Donde el trabajo es para todos a la misma intensidad, hubo personas que, al estar desadaptadas, en un primer momento han sufrido el regreso a la actividad, con dolores o sobrecargas musculares" comentó el profesor Jarié.

En clases de spinning o pilates "que son de bajo impacto, más apuntadas a un carácter aeróbico, y la carga no está tan enfocada en el entrenamiento de la fuerza, debería haber menos problemas por la baja incidencia lesiva de la propia actividad, como puede ser también en el caso de la natación".

"En actividades como el crossfit, el entrenamiento funcional de alta intensidad obviamente en primer lugar la pérdida de fuerza hace que las personas que volvieron a trabajar con la misma intensidad puedan llegar a tener algunas lesiones de índole articular, alguna tendinitis en hombros, muñecas, alguna lumbalgia producto de ese debilitamiento de la zona media, del core, y de un mal ajuste al efectuar las técnicas" indicó.

No obstante, Jarie destacó la responsabilidad de los profesores de crossfit y descartó un trabajo generalizado con cargas paulatinas y sobrecargas adaptativas para que las personas reanuden el proceso siempre "en presencia de salud".

"Las actividades por sí solas no son lesivas, sino que tienen mucho que ver los profesionales que están a cargo y la correcta dosificación. Hoy en día una contractura o cualquier otra dolencia dependen de un montón de factores y no de la propia actividad, sino que talla la calidad de sueño, una óptima nutrición y muchos hábitos de higiene postural, de saber movernos en forma eficiente" recomendó el profesor Jarié.

En su caso de Miguel Gómez, titular del Gimnasio Cuore, dijo que por las especiales características del espacio (centrado en la salud por sobre el entrenamiento) no se registraron contratiempos en el retorno a la actividad física.

Distinto tratamiento en el caso del crossfit, un método de entrenamiento basado en ejercicios constantemente variados, con movimientos funcionales ejecutados a alta intensidad, que tuvo su cimiento en actividades de cuerpos militares, policiales y de bomberos.

El profesor Diego Palacios, coach y propietario del gimnasio "Crossfit Monkey", comentó su experiencia en el retorno post restricciones pandémicas: "Gracias a Dios no hemos tenido lesiones y por suerte la gente está con muchas ganas después de un largo tiempo de inactividad. Tal vez se observó sí un cansancio propio de la actividad y del parate".

Exceso de peso ha sido el común denominador en todas las respuestas.

"Aún no estamos en normalidad, por lo menos en mi centro. No tengo más de 12 personas por turno" advirtió.

"La gente también arrancó muy de lo básico, con todo lo que es técnica, después consistencia y por último intensidad. Pero para llegar a ser intensos primer tiene que haber técnica y consistencia. La mayoría de la gente cree que el crossfit es lo que ve en Youtube y en la televisión, y nadie arranca así" reveló el profesor Palacios.

Julián Etchegaray es una referencia local del spinning, pero en su gimnasio también se ofrece sala de musculación, running y entrenamiento funcional.

"No he visto lesiones, sino la problemática de sobrepeso, cansancio y debilidad muscular producto de tanto tiempo de inactividad" mencionó el profesor Etchegaray.

También citó "la parte emocional, con angustia, depresión y una necesidad de vincularse con la gente. Hoy, que hemos vuelto a la actividad, a la gente se la ve distinta, de mejor humor y la actividad física ha sido una especie energizante para lograr este cambio".

A futuro, opinó que algunas cosas de la pandemia llegaron para quedarse: una de ellas es el aforo ("nos permitirá trabajar más organizados" precisó), otra la higiene personal y también una higiene de máquinas y elementos muy distinta a la de pre - pandemia.

Conocido entrenador de handball, Guillermo Eluchans participa de la oferta de crossfit en la Ciudad.

"Nosotros tratamos de mantenerlos en actividad durante el encierro a través de trabajos que les pasábamos por whatsapp o a través del Zoom" apuntó.

"No es lo mismo conectarse a través de una pantalla, pero buscamos la forma de continuar con el estímulo, no cortarlo. Obviamente hubo una merma en el rendimiento físico porque el crossfit trabaja de una manera muy integral el entrenamiento de la fuerza, de la flexibilidad, de la resistencia y se manejan cargas muy altas, ya sea por el volumen de repeticiones o por la carga que lleva una barra" comentó el profesor Eluchans.

"Mantuvimos lo cardio y dentro de todo nos salió bastante bien" celebró.

Al retornar al contacto personal profe - alumno su balance es altamente positivo: "Fuimos muy cuidadosos, bajamos las cargas, apelamos a los conocimientos de nuestra profesión y a ser conscientes de lo que requiere el cuidado del cuerpo de la gente".

"Tratamos de arrancar de cero, ir progresando paulatinamente y gracias a Dios salió bien. No hemos tenido lesiones, no ha pasado nada. Al tener patio por ahí algunos cortes que sufrieron otros gimnasios nosotros no los padecimos tanto, entonces veníamos de un trabajo sostenido al aire libre, con todo a mano: barras, cajones, etc." relató el profesor Eluchans.

El profesor Cristian Franciscovich estuvo al frente de la preparación física de algunos de los equipos más exitosos del fútbol olavarriense en torneos del Consejo Federal, como aquel inolvidable Racing de Luis Quintela en el primer semestre de 2007.

Hoy, abocado al entrenamiento de deportistas, pero también al trabajo con gente común que apuesta al movimiento para sentirse bien, entregó un pantallazo de este momento tan especial para la actividad corporal

Trabajo de fuerza, estética corporal, gimnasio y en ejercicios en parques están en su registro. "La gente se movió con un poco de miedo, no se acercó mucho para evitar el contacto con otros" marcó.

"Pancho" vio "de todo" en pandemia: "Por el encierro hubo gente que quiso empezar a entrenar en la cuarentena cuando nunca había hecho nada, contrató entrenadores, compró sistemas de entrenamiento a distancia o se metió en redes sociales buscando métodos de entrenamiento, y eso no estuvo bien".

"Los profes, los entrenadores y del lado de la ciencia habría que reacomodar un poco las cosas en el sentido de qué tipo de actividad le conviene a cada persona" sostuvo.

Como el resto de sus colegas, consecuencias no observó. "En el caso de los deportistas, estuvieron más expuestos a las lesiones al meterse en una pretemporada, en la gente que hace actividad física para la salud no se vieron".

"Sí se vio, y fue algo a nivel mundial, que se canalizó la ansiedad a través de la comida; todos comimos más. Más energía acumulada, exceso de calorías son sinónimos de aumento de peso y eso se ve en esta pandemia" expuso el profe Franciscovich.

"Mucho depende de la historia de vida, de la historia deportiva de cada uno. Cuando volvieron al gimnasio arrancaron de cero, y aquellos que nunca había hecho nada por ahí sintieron algunas molestias normales, ajenas a este virus. Nada propio de la pandemia" planteó.

A futuro, Franciscovich pidió "esperar unos años para conocer las conclusiones de la ciencia, de montones de estudios científicos reales que se están haciendo y que se van a hacer -no la opinión descolgada de un médico- que nos digan fehacientemente cómo han sido las cosas. Porque esto de la pandemia es nuevo aún".

Nada fue igual desde que apareció el virus, y algunas cosas no volverán a serlo cuando este haya pasado.

Por lo pronto, con gradualidad, sin mayores contratiempos los cuerpos han vuelto a ponerse en movimiento en parques, paseos, espacios verdes y en los gimnasios de la Ciudad, uno de los sectores de la actividad económica más golpeados durante la crisis sanitaria.


Consejos en el regreso post - aislamiento

El sitio Intramed publicó recientemente una serie de evaluaciones y recomendaciones en el regreso a la práctica recreativa / deportiva en la población adulta durante la pandemia por SARS-CoV-2, luego del período de confinamiento.

Entre sus apreciaciones menciona que "el principio de reversibilidad de entrenamiento afirma que con la reducción o detención del mismo se produce una reversión parcial o completa de las adaptaciones desarrolladas".

* El aislamiento domiciliario conlleva una disminución de las capacidades condicionales neuromusculares, cardiovasculares, respiratorias o músculo - esqueléticas que se expresan en la fuerza - potencia, capacidad aeróbica, flexibilidad y coordinación, reducción de la masa muscular y aumento de la grasa corporal.

* La falta de actividades con impacto y la eventual disminución de exposición al sol también puede repercutir en el aparato osteoarticular.

* Estas modificaciones predisponen a lesiones, favorecen la inflamación y procesos arterioescleróticos, con aumento de riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

* Tras el confinamiento obligado por el COVID-19, la reanudación de la práctica de ejercicio físico - deportiva debe llevarse a cabo de forma progresiva e individualizada, incluso para aquellas personas que hayan realizado alguna actividad durante el periodo de cuarentena, para no caer en riesgos innecesarios y poder continuar adecuadamente retomando la actividad habitual.

* Si se hace en forma brusca con altas intensidades y duraciones prolongadas, puede ocasionar lesiones deportivas (especialmente musculares y tendinosas) o problemas cardiovasculares que pueden ser graves.


Ejercicios por cuenta propia

A partir de las cuarentenas y el distanciamiento social impuesto por la mayor parte de los gobiernos del mundo desde el inicio del brote de coronavirus hubo un aumento generalizado de la actividad física en los domicilios la cual, realizada muchas veces de forma incorrecta, derivó en distintas lesiones.

Una encuesta virtual realizada sobre 11 preguntas y de la que participaron 1.902 personas reveló que el 12% de los consultados han presentado una lesión musculoesquelética durante el confinamiento.

El 61% realizó el ejercicio por su cuenta, el resto (39%) admitió haber utilizado aplicaciones o redes sociales para guiar su actividad física, siendo YouTube (22%) la más requerida.

En cuanto a las lesiones producidas, el 50% fueron musculares, el 25% en rodilla, el 16% tendinopatías y un 9% esguinces.

El tratamiento más usado ha sido el conservador, mediante reposo, AINE (antiinflamatorio no esteroideo) y frío local (73% de casos), aunque un 5% de los pacientes requirió tratamiento quirúrgico.

Este estudio tuvo limitaciones, se trató de una encuesta por Internet, y por lo tanto no permitió realizar estimaciones estadísticas fiables con los resultados.

Quizás su gran fortaleza es que, en un tema de enorme actualidad, intentó alertar a la población y autoridades sobre no simplificar la actividad física en domicilio.

MÁS TÍTULOS

Fue hallado en la sede de la Coordinación Zonal de Policía Rural
El procedimiento se realizó en un campo a unos 38 kilómetros de la ciudad
BASQUETBOL. El olavarriense Santiago Dilascio jugó en el competitivo ascenso de Italia
Con el 50% permitido por el Gobierno
El evento tuvo lugar en el Macro gimnasio
PELOTA A PALETA. Pasó la segunda fecha
ABO. En el marco de la disputa del torneo "Oficial"
BASQUETBOL. El nuevo Bata del cordobés Cristian Colli ya conoce a sus rivales
LAB. Cristian Colli, el nuevo entrenador de Estudiantes
VOLEIBOL. Derrotó 2-1 a Pueblo Nuevo y sigue como puntero e invicto
TENIS DE MESA. Torneo "Ciudad de Olavarría" en Mariano Moreno
FOLA. Goleó 5 a 2 a Nicolás Avellaneda