Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

"La música me ha dado muchas satisfacciones, es la pasión de mi vida"

Entrevista a Héctor Elorza El artista lamatritense repasa sus 50 años arriba de los escenarios. Anécdotas y recuerdos del hombre que les canta a su pueblo y su gente.

El reconocido cantautor y músico de General La Madrid, Héctor Manuel Elorza festeja sus 50 años con la música. "Es mi pasión y mi vida", exclama. Asegura que no le gustaría "jubilarse" de los escenarios.

En diálogo con esta Agencia recordó sus inicios, sus mejores anécdotas y sueña con seguir mostrando su arte.

"Debe ser algo genético el hecho de que me guste la música. Mi viejo siempre quiso estudiar guitarra pero no pudo por el trabajo. Mi mamá cantaba muy bien, pero siempre dentro de casa", rememoró Elorza acerca del por qué se inició.

Héctor Elorza empezó a estudiar acordeón a piano con apenas 13 años y al poco tiempo de andar conformó "Los cadetes", con los hermanos Buey y Carlos Segui, entre otros integrantes. Más tarde llegaría el turno de compartir experiencia con músicos locales de renombre: Carlos Abadíe, Tato Fredes y otros.

"El acordeón a piano estaba muy de moda. Además me encanta cómo suena", sintetizó sobre la elección de este instrumento. Algún tiempo supo interpretar música clásica y asegura que le gustaría haber seguido, aunque llegó a ser profesor.

"Si bien he tenido suerte y capacidad, lamentablemente por muchos factores no pude seguir como hubiese querido con mi carrera", se lamenta. "El músico tiene que remarla, tener las condiciones y ser visionario con las cosas que quiere conseguir", se explaya.

"Se trabajaba mucho en los bailes. Había muchas tertulias. Hacíamos todo tipo de música", contó.

"Nosotros éramos músicos de pueblo, pero la tomaba muy en serio. Además de ensayar para los bailes pasaba tres o cuatro horas por día ensayando para el profesorado", deslizó.

"Comprábamos todas las partituras con un comisionista y después las ensayábamos. Tocábamos la música de Leo Dan, Palito Ortega y todo lo que se escuchaba en ese tiempo. También hacíamos reversiones de grupos internacionales", subrayó.

Luego de incurrir el acordeón a piano, y mientras seguían pasando las agrupaciones -Los Ases del ritmo, Cinco para el Ritmo, Génesis, entre otros- Héctor Elorza pasó a ocupar un lugar primordial en los escenarios ya que pasó a ser la voz y tocar la guitarra.

"Tocábamos en Lalo´s, en Newbery, en Racing, y en casi todos los bailes de la zona. Venía la gente de la comisión en diciembre para que tocáramos en febrero", detalló.

"Hicimos de soporte a muchos artistas nacionales como Ramona Galarza, Los Iracundos, Tormenta", enumeró Elorza. "Se hacían bailes, los corsos y por suerte nos llamaban a nosotros. Se llenaba de gente, que la pasaba muy bien. Muchas veces había que seguir tocando por una hora más", agregó.

La carrera como solista: En estos 50 años de trayectoria Héctor Elorza compuso casi el mismo número de temas. A La Madrid, a personalidades del pueblo y al Deportivo Barracas fueron algunos de los homenajeados.

"El cansancio de los ensayos hizo que saliera como solista, tocando teclados. Los conjuntos se fueron desintegrando porque dejaron de hacerse los grandes bailes y hoy contratar un grupo de música es mucho más caro que a una sola persona", indicó el artista.

Su nuevo rumbo musical le permitió conocer distintos destinos de la provincia. Olavarría, Tandil y otros festejos contaron con su voz. "Siempre me fue muy bien", rescató.

"Es muy cómodo ser solista, por el tema de los ensayos. Pero cada tanto me dan ganas de volver a reunirme con los antiguos compañeros", comentó cuando se le consultó sobre las diferencias de uno y otro estilo.

"Antes había mejor música", sostuvo. Las partituras de aquel entonces son uno de sus tesoros más preciados.

"Muchos temas salen de la nada. Siempre escribo lo que se me va ocurriendo, cuando más simple, mejor", explicó sobre el momento de inspiración. "Su" lugar es un pequeño estudio improvisado a un costado del comercio. El teclado, micrófonos y el equipo de grabación siempre están prestos para el momento de la creación.

Una de sus últimas obras recuerda su terruño. Se esperanza en que un demo suyo, que entregó a Jorge Milcota -autor de varios temas de Tamara Castro- llegue a buen puerto.

- ¿Qué se siente arriba del escenario?

- Cuando se sube al escenario hay que estar tranquilo. Además mirar a la gente y tratar de "enamorarlos", para inspirarse más. A mí me pone nervioso la espera y ver que toda la gente te está mirando. Por eso siempre hay que tomarse su tiempo.

- ¿Cuál es el mejor recuerdo que le quedan en estos años de carrera?

- Haber tocado en el programa de Roberto Galán, cuando estaba en Canal 13. Fui a Bahía Blanca; había más de 300 personas en el gimnasio de Estudiantes, lleno de público. En el primer día seleccionaron a 22 y después a 3. Fui dos veces a Buenos Aires.

- ¿Qué le gustaría dejar a la música?

- La música me ha dado muchas satisfacciones, es la pasión de mi vida. No creo que vaya a dejar de tocar nunca. Por suerte mucha gente me reconoce por mi música, y eso es una satisfacción muy linda para mí, porque muchas veces es difícil que los tuyos te conozcan por lo que vos haces. La música te da cosas muy lindas. Los festivales tienen algo muy particular, donde todos son como hermanos gracias a las canciones.

Ultimas Noticias
Otras Noticias