Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

Nueva aventura, pero sin Jason

CINE. "El legado Bourne"

Sebastián Lindner

[email protected]

Especial para EL POPULAR

La guerra fría terminó hace rato, pero las películas de espionaje siguen teniendo ese "no se qué" que nos atrae sobremanera. Y la trilogía de filmes de Jason Bourne es, ya sin dudas, parte de los clásicos, y también la respuesta del cine norteamericano al espía inglés por excelencia: James Bond (007). Con una producción bastante menor (en cantidad, no en calidad) ha logrado recaudar 950 millones de dólares a nivel global e intenta sumar unos milloncitos más con esta nueva entrega.

Porque cuando los estudios saben que una película recauda, hay que explotarla al máximo. A prepararse, afortunadamente, para ver varias producciones más del espía rebelde a quien su propio gobierno quiere eliminar. El único problema es que en esta cuarta entrega no aparece Jason Bourne en ningún momento (aunque se lo nombra todo el tiempo).

Parece que antes de comenzar la filmación el director Paul Greengrass (encargado de las dos anteriores) y Matt Damon (protagonista indiscutido) decidieron dar un paso al costado y se dedicaron a otra película: "The Green Zone". Los productores no querían esperar mucho tiempo, así que llamaron al bueno de Tony Gilroy (guionista de las tres películas hechas al momento) para que dirija y a Jeremy Renner (que viene con una muy buena racha: "Vivir al límite", "Misión: Imposible - Protocolo Fantasma" y "Los vengadores") para que la protagonice. Pero, ojito, que nadie puede reemplazar a Matt como Jason Bourne, y eso Gilroy lo sabe muy bien.

Entonces "El legado Bourne" cuenta cómo al mismo tiempo que la CIA persigue a Jason (la acción sucede simultáneamente a "Bourne: el ultimátum"), dos coroneles retirados empiezan a liquidar a todos los superagentes que tuvieron el mismo entrenamiento de Bourne y también a los científicos que desarrollaron las drogas que los volvieron casi súper soldados. No es cuestión de andar dejando cabos sueltos.

Y justo Aaron Cross (Renner) está terminando su entrenamiento como agente en el mismo momento en el que a Jason Bourne se le ocurre tirar la casa por la ventana. Por supuesto que Aaron se salva y se llevará con él a la única sobreviviente del laboratorio que le administra las drogas que le permiten sobrevivir, la Dra. Martha Shearing (la preciosa Rachel Weisz).

Hay que reconocer que aunque no llega a igualar el vértigo, inteligencia y dinamismo aportado por Greengrass (que revolucionó todo lo hecho con el cine de espionaje hasta el momento, con su cámara en mano y su uso de zoom constante), el nuevo director logra una película que cuida la mitología de la serie, sin dejar huecos, de calidad y que no defrauda.

Especialmente en la secuencia del comienzo (que incluye los lobos en un clima helado) y la larga persecución final en moto. La pareja de Jeremy Renner y Rachel Weisz funciona más que bien y los aportes de Edward Norton (me quedo con ganas de verlo más en pantalla) como el villano de turno cierran un film prolijo y adrenalínico por momentos.

Resumen en pocas palabras: deja con ganas de más.

FICHA

_NOTA

TITULO ORIGINAL: "The Bourne legacy".

GENERO: thriller / acción.

PAIS: Estados Unidos (2012).

DIRECCION: Tony Gilroy.

GUION: Tony Gilroy y Dan Gilroy.

ELENCO: Jeremy Renner, Rachel Weisz, Edward Norton, Joan Allen, Oscar Isaac, David Strathairn, Scott Glenn y Albert Finney.

DURACION: 135 minutos.

CALIFICACION: apta para mayores de 13 años.

IDIOMA: inglés (subtitulado)

CINE: salas Walmart.

Ultimas Noticias
Otras Noticias