Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

Un tramo de la ruta que conduce a Necochea, en pésimo estado

RP 86. Aconsejan extremar los cuidados un poco antes de La Dulce, en una trayecto de 3 kilómetros Son unos tres kilómetros previos a la Estación La Dulce, por la ruta provincial 86, en los que el asfalto cedió bajo la presión del agua que, en el invierno, cortó la circulación en el lugar. Las banquinas también se encuentran en estado deplorable.

Como otras rutas provinciales, un tramo de la que permite a los olavarrienses arribar a Necochea se encuentra en pésimo estado, por lo que quienes transitan habitualmente por el lugar están alertando a quienes eligen ese destino atlántico sobre los cuidados a la altura del kilómetro 55 de la ruta provincial 86.

Como cada verano, cientos de olavarrienses optan por Necochea a la hora del receso veraniego. Lo hacen mucho más ahora, favorecidos por el acortamiento de distancias que supone la habilitación del Enlace Néstor Kirchner, que une la ruta 226 a la altura del kilómetros 287 con la ruta nacional 3 en cercanías de Chillar. Los 236 kilómetros entre ambas ciudades admiten hasta el viaje por un día, recorriendo, siempre por asfalto, unos kilómetros por la 226 hasta el encuentro con la 51, de allí al enlace con salida a la 3 y, antes de llegar a Benito Juárez, tomando por la ruta provincial 86, para desembocar en Necochea.

Ese tramo, sin embargo, presenta unos 3 kilómetros en los que el asfalto prácticamente ha desaparecido, dejando lugar a lo que, con algo de voluntad, puede ser calificado como entoscado, y donde en los últimos tiempos se habrían producido algunos accidentes automovilísticos, que en algunos casos llegaron a ser vuelcos.

Se trata del tramo localizado en torno del kilómetro 55, un poco antes de La Dulce, donde a pesar de las tareas de mejora encaradas por el Municipio, la ruta sigue exhibiendo un estado lamentable. La Dulce es una estación que enmarca un pueblo centenario cuya denominación histórica es Nicanor Olivera, ubicado a unos 52 kilómetros de la ciudad cabecera del partido, Necochea.

Según la periodista Silvana Arias, del portal El Fénix Digital de Benito Juárez, a esa altura "la ruta sufrió muchos problemas con las inundaciones producidas durante el invierno, principalmente en agosto, cuando debió ser cortada a causa del agua". Ese proceso habría desmejorado aún más lo que ya estaba en mal estado, esto es un tramo de 3 kilómetros donde "el asfalto ya no existe, los pozos están a la orden del día y las banquinas, sumamente descuidadas", indicó la trabajadora de prensa, convencida de que en esas condiciones, una lluvia de 10 milímetros determinaría un nuevo corte de la circulación en el sector.

A los inconvenientes que suscita la inundación, debe sumarse en esta zona el tránsito constante de camiones cargados con mercaderías que tienen como destino el puerto de Quequén, una movida similar a la que se produce en nuestra zona, sobre la ruta 51, con la circulación de transporte pesado que saca la producción de las cementeras olavarrienses. En aquella región, la situación es idéntica en la ruta provincial 74, que une Benito Juárez y Tandil, que se encuentra en estado deplorable y con banquinas intransitables.

La mayoría supone, claro, que los intendentes municipales de la zona deberían unirse para hacer sentir su reclamo ante el gobierno provincial. Sin embargo, en octubre último fue el propio intendente necochense Horacio Tellechea -el mismo que luego quedaría en la historia por inaugurar una pileta de lona- quien tomó cartas en el asunto ante la falta de intervención de Vialidad Provincial. En aquel momento, los diarios informaron que "ante lo dificultosa que se presenta la situación en el kilómetro 55 de la ruta provincial 86 con un importante vado de agua sobre la cinta asfáltica y la falta de intervención de Vialidad Provincial, organismo al que le corresponde este tipo de situaciones, el intendente Horacio Tellechea decidió tomar cartas en el asunto, más allá de que al Municipio no le compete el tema, habida cuenta del peligro latente que conlleva este tema para la población del distrito". Se trataba de sortear entonces el vado de agua existente en el lugar, que entre otras cosas había generado la suspensión de clases en localidades del distrito como La Dulce, Juan N. Fernández y Claraz, con la colocación de un puente alternativo que, finalmente, había posibilitado la reapertura de la ruta el 2 de noviembre del año pasado.

Nada de eso, no obstante, alcanzó para mejorar el tramo de la ruta citado, que requiere de la atención y los cuidados obvios de quienes conducen rumbo a la Costa Atlántica.

Ultimas Noticias
Otras Noticias