Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

El peronismo espera al ganador de un interminable combate por la sucesión

ESCENARIO POLITICO. La cumbre de Santa Teresita. Scioli está de turno y duerme con el enemigo El cristinismo insiste con otro mandato para la Presidenta y busca seducir a Massa para que encabece la lista de diputados. El massismo no descarta romper e ir por afuera. Scioli reclaman mayor coparticipación, pero paradójicamente su vicegobernador le tira en contra. En Santa Teresita también se acordaron de Eseverri. Azul en llamas.

Cacho Fernández

[email protected]

El diálogo fue más o menos el siguiente: "¿Cómo van a hacer para resolver el déficit fiscal que tiene la Provincia?, ¿le van a reclamar a la Nación?". La pregunta se la hizo este columnista a quienes en ese momento representaban al entonces candidato Daniel Scioli. Estaban Alberto Pérez, Gustavo Marangoni y José "Pepe" Scioli, entre otros, quienes en un restaurante de La Plata habían convocado a periodistas del interior bonaerense para producir un primer acercamiento.

Fue en 2007, cuando gobernaba Felipe Solá y Scioli era el candidato a sucederlo. Luego de algunas respuestas elusivas y varias repreguntas de quien escribe esto, terminaron diciendo que se iba a "optimizar la recaudación" y que "no era necesaria una ayuda financiera, sino que ésta podría venir bajo la forma de obra pública". Eso fue lo que respondió Alberto Pérez, actual jefe de Gabinete provincial.

Quizás no se tuvo en cuenta la inflación, pero lo cierto es que, si bien en la Provincia de Buenos Aires se optimizó la recaudación, también es verdad que se aumentaron impuestos y no siempre a los más ricos, y que la obra pública prácticamente brilló por su ausencia. La otra verdad es que el déficit creció cinco veces más, pasando de 3.000 a 15.000 millones anuales.

Eso es precisamente lo que le reclama el Gobernador a la Nación y que por ello recibió todo tipo de reproches e insultos por parte del vicegobernador Mariotto y del vicepresidente Boudou, notablemente por el caso Ciccone, quien llegó a calificarlo de "cobarde" y que marcó el tono de las críticas que se hicieron en la reunión de intendentes y ministros, entre otros, del Partido Justicialista en Santa Teresita.

Scioli reclama por necesidad y no por autonomía política. Lo hizo en julio, cuando no tenía un peso para pagar los aguinaldos, y lo hace ahora porque sabe que se viene un aumento salarial que no puede rechazar en el contexto de un año electoral. Es una paradoja que le salga al cruce su compañero de fórmula, priorizando el interés de la Nación por sobre el de la Provincia, a la que no le está sobrando nada y faltando mucho. Y menos en un país que se dice Federal.

Así como está, con un presupuesto cada vez más deficitario, esta provincia es inviable. Algo parecido le pasó a la región de Cataluña y eso fue lo que disparó el reclamo de independencia regional. ¿Seguirá el mismo camino la provincia de Buenos Aires?

Carguen contra Scioli

En Santa Teresita, a Scioli le dieron para que tenga, como se suele decir. Lo criticaron con absoluta impiedad para demostrar que pueden criticar a todos. Fue como mostrarle el látigo a quien se cruce y a modo de advertencia.

El peronismo reunido en Santa Teresita le cuestionó a Scioli su reclamo por la coparticipación por "la forma y el momento en que lo hizo", dijo uno, mientras que otro se atrevió a decir que estaba buscando "divisiones". Más aún, llegaron a sostener que el Gobernador tenía "un presupuesto sobrado", un modo de refutar in extremis su queja por los fondos de coparticipación.

Y lo hicieron frente a la gran mayoría de los intendentes peronistas, justo en un momento en el que la Nación busca formalizar una relación vertical con las comunas puenteando a la Provincia.

Pese a ello, y más allá de las promesas y de algunos cumplimientos, el megaplan en Olavarría quedó más que a medio camino supuestamente porque después de 2009 no había plata o los fondos ya no llegaban para todos los intendentes (ver nota aparte).

No en vano, una de las propuestas de Sergio Massa, según dijo Gilberto Alegre en la edición de EL POPULAR de ayer, tiene que ver con la autonomía de los municipios. Precisamente, el intendente de Villegas prácticamente anticipó que el massismo iría con su Frente Renovador y por afuera del Frente para la Victoria, aunque el kirchnerismo asegure -o desee- que "Sergio va a arreglar con Cristina", como expresó un dirigente K.

Alegre sabe que el Gobierno lo querrá a Massa encabezando la lista, y con todos cristinistas detrás como para asegurar una reforma constitucional que le garantice a Cristina un período más. Y por ello advirtió que "Sergio no va a ir encabezando una lista que sea un tren fantasma", dijo con tono provocador.

El tema de la re-re también estuvo presente en Santa Teresita, lo que evidencia que o bien el oficialismo no abandona el tema para no padecer el síndrome del pato rengo o porque efectivamente, por falta de candidatos propios, sueña con un nuevo mandato para la Presidenta vía reforma constitucional. Y supuestamente no habría otros que Massa o Scioli que les garantice el número que necesitan en el Congreso para impulsarla.

Cuatro décadas

No habría que descartar que esta movida haya sido para condicionar a Sergio Massa, quien se mantiene cauto, esperando el momento oportuno, mientras sigue armando su Frente Renovador para "poder sentarse a negociar con más fuerza", explicó Gilberto Alegre, aunque la herramienta también está preparada para ir por fuera del kirchnerismo que, es lo que está esperando que haga la oposición peronista o filoperonista.

Pero, mientras Massa habla poco y no se sabe si lo preciso, y Alegre se anima un poco más y se atreve a insinuar que van a ir por fuera del FpV, José Eseverri patea el tablero y expresa lo que el tigrense quizás tiene ganas de decir.

"Se desbocó el pendejo", expresó un alto dirigente muy alineado con el gobierno nacional sobre todo lo que manifestó el Intendente en la última entrevista con EL POPULAR. Aunque en realidad, la categoría etaria no le correspondería al Intendente, quien, al decir de Ricardo Arjona, ya superó las cuatro décadas.

Fue un juicio muy peronista el de este dirigente, ya que en su misma expresión, "desbocarse", ataca lo que según su opinión sería lo más criticable, es decir, haber dicho lo inconveniente, o haber sacado los pies del plato, y esto para un peronista sería un pecado que está por encima de la cuestión de fondo, esto es, si es verdadero o falso todo lo que dijo Eseverri.

A partir de los juicios de José Eseverri, muchas cosas se aceleraron y otras se modificaron. Sus palabras actuaron como el río de Heráclito, y él mismo debió poner el pie en el acelerador para agilizar el armado de su espacio cada vez más inclinado a conformar una corriente dentro del peronismo a partir de La Néstor Kirchner.

Queda por ver cómo va a definir Alicia Tabarés su relación con el Intendente después de los juicios de Eseverri hacia una de sus militantes, y de las diferencia de actitud que demuestran Celeste Amarante, Eva Cura o César Arbío, por ejemplo.

Visitas

Scioli no puede consolidar su propia estructura como lo viene haciendo Sergio Massa, y porque La Juan Domingo, impulsada en la Sección por Isidoro Laso, no ha podido instalarse en el escenario provincial. Tanto es así que tenía previsto un encuentro en la Costa, pero fue postergado. Cabe recordar que en Olavarría, el que debía hacerse el 21 de diciembre, corrió la misma suerte.

Sí estarían confirmadas las visitas de Francisco de Narváez el próximo miércoles, en tanto que el 7 de febrero llegará a Olavarría Felipe Solá para ponerle el broche a un curismo que ya se puso en movimiento preparándose para este año electoral. Por su parte, De Narváez, alertado por la diáspora local, llegará a Olavarría sin que haya algún partidario que lo vaya a recibir.

Ultimas Noticias
Otras Noticias