Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

Permanecen las averiguaciones en la causa por el hombre baleado en su auto

Mientras se intenta hallar al agresor, no se detiene la investigación. Se conocieron nuevos detalles de cómo se dieron los hechos.

La investigación por el ataque sufrido por un hombre de 35 años el pasado jueves a la noche no detiene su paso. Los datos que se pudieron extraer del testimonio de la víctima y una testigo, la mujer que presenció toda la situación, siguen cercando la figura del agresor, que aún permanece prófugo pese a la tarea de los investigadores. Por otra parte, los peritajes realizados en el vehículo donde todo sucedió arrojaron que hubo más disparos. El hombre atacado sigue internado en el Hospital Municipal.

El sorpresivo caso registrado a última hora del pasado jueves sigue cosechando intrigas entre las personas que pretenden establecer qué fue lo sucedió. La mayoría de esos grises se hacen presentes cuando se indaga acerca de las motivaciones o el porqué del ataque realizado por el hombre que arremetió contra el productor rural oriundo de Rauch sin mediar mayores palabras, según confiaron fuentes consultadas por EL POPULAR.

De acuerdo con versiones logradas por este Diario, Lisardo Soria Santos aquella noche se dirigió a una vivienda de la localidad de Sierra Chica, más precisamente al domicilio de una mujer de nacionalidad dominicana. El inicio de la historia lo habría marcado la presencia de un hombre en esa propiedad. Ese total desconocido para la víctima le habría pedido que lo "arrime" a Olavarría, situación a la cual accedió sin dudar y los tres se dirigieron con dirección hacia nuestra ciudad.

El atacante habría hecho de guía e indicado que siguieran por la prolongación de la avenida Pellegrini, que se ubica de forma paralela al autódromo Hermanos Emiliozzi. Inclusive, le habría aconsejado que aminore la marcha al atravesar un paso a nivel, en ese momento y sin mediar palabras sacó un arma y le propinó, en principio, un disparo a la altura de la nuca. La víctima, sin entender lo que ocurría, se dio vuelta y en ese momento recibió otro disparo, que en este caso le habría ingresado por la zona del ojo.

El hombre herido fue retirado del auto, mientras la mujer era testigo de todo lo que ocurría. El dato que ahora se conoció es que el atacante le habría dicho "vamos, vamos", mientras tomaba el volante del Volkswagen Bora. La respuesta fue negativa y se quedó junto al hombre hasta que se dio el arribo del personal médico. El dato para nada menor es que el atacante, totalmente desencajado, habría arremetido también contra la mujer y gatillado en su dirección, con la fortuna para ella de que los disparos nunca salieron. Luego escaparía rápidamente con rumbo incierto y el auto sería hallado varias horas después.

Este relato sería el fruto del testimonio de ambos, quienes ya prestaron declaración ante el fiscal Martín Pizzolo, quien por estas horas se encuentra subrogando a la doctora Viviana Beytía, responsable de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 10. Las actuaciones se encuentran caratuladas como "tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y robo de automotor".

Lo similar de los relatos haría no sólo fortalecer la mencionada hipótesis de los hechos, sino también correr del lugar de posibles autores a la mujer, tal cual la situaban algunas versiones. La postura adoptada de quedarse en todo momento con la víctima e inclusive contradecir al atacante serían los fundamentos para contrarrestar esos postulados. Vale destacar que la víctima pudo dar su versión de lo sucedido instantes antes de ser sometido quirúrgicamente en el centro asistencial local. No obstante, aún todo es materia de investigación.

Otro de los datos reveladores que se conocieron en las últimas horas provienen de las pericias realizadas por agentes de la división Científica al Bora, que se halla en la sede de la Jefatura Distrital. Lo que ahora se supo es que, al menos, cuatro disparos se habrían efectuado dentro del vehículo. Eso se habría podido establecer a partir de las marcas encontradas en uno de los cristales y partes de un proyectil que quedaron en el interior.

Lo que también sorprende es que a partir de este último hallazgo se pudo precisar que se utilizó un calibre bastante más grande de lo que se estimaba. En primera instancia, y teniendo en cuenta las lesiones que sufrió Soria Santos, se especulaba con que se había utilizado un arma calibre 22. Ahora, se especula que se trató de un 32 ó 38, lo cual plantea, en principio, dos posibilidades. O se trató de un arma de muy mala calidad o lo que se encontraba en pésimo estado eran los proyectiles.

La víctima, por su parte, permanece internada en la sala de cuidados intensivos del Hospital Municipal. Si bien no correría riesgo de vida, podría perder la visión del ojo donde recibió el disparo. A la par, permanecen los controles sobre la agresión que sufrió en el sector de la nuca.

Ultimas Noticias
Otras Noticias