Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

Las realidades del señor López

Con la presencia de su autor, el reconocido artista Marcos López, hoy continúa la Muestra "Debut y Despedida" en el Centro Cultural Hogar San José. El fotógrafo y escultor santafesino llega para brindar una charla y realizar una visita guiada por las cuatro salas para contar sus obras.

Guillermo Del Zotto

[email protected]

Especial para EL POPULAR

El "Sub-realismo criollo" que propone Marcos López tiene en la muestra del Centro Cultural Hogar San José todas las referencias hiperrealistas conocidas, y también se agregan esculturas e instalaciones con desbordes que él mismo proclama como "debut y despedida". La licenciada Agustina Marino, directora del Centro Cultural, explicó –durante el acto de apertura de la muestra "Debut y Despedida" del artista rosarino, que se realizó el sábado pasado- que "es un artista que ha logrado traer el arte pop a la actualidad de una manera que es fácil de entender. Son fotografías a las que uno se anima a entrar".

La muestra convoca "por todos lados", como también aclaró el curador Benjamín Aitala. Y ambos coinciden en que detrás de todas las obras hay mucho pensamiento y además prolijidad. En ese contexto, la convocatoria se cumple atrayendo a artistas, fotógrafos y curiosos por igual.

Una experiencia del fotógrafo Marcelo Góngora frente a la obra de López fue publicada alguna vez en el suplemento El Subsuelo de este Diario. Allí figuraba la sensación producida por haber visto una de las obras paradigmáticas de López ("Asado en Mendiolaza"; foto) en Buenos Aires y luego llegar a la fiesta "Un aplauso al asador" en nuestra ciudad:

"Qué misterio, qué fuerza tan poderosa hace que suceda lo que aquella mañana, mientras recorría la feria de la fiesta popular conocida como "un aplauso al asador", se me presentara en tan sólidas imágenes. En principio la excitación por un estímulo visual recargado y la fascinación por la información, no hacía más que descubrirme viendo en cada rincón de la feria una representación de la vida contemporánea, que me incitaba a mirar más, a forzarme por retener cada detalle, que con el ejercicio de la memoria podría reconstruir después en mi estudio, y así representar aquello que se me mostraba con tanta claridad. Pero tan pronto como esto ocurría, las imágenes de Marcos López se me colaban y su estética las rubricaba como propias. Esto me asaltaba una y otra vez, era un mecanismo inconsciente e incómodo, luego, ya resignado solo me quedaba por reconocer a un lado y a otro su estética, y al aceptarlo era como apropiarme de su firma", dijo Góngora.

"Tenía la certeza que todo lo había visto en su obra; que admito –continuó diciendo el fotógrafo olavarriense- y no es un dato menor, conocía poco. Aunque es posible que el artista santafesino no haya hecho más que referenciar en su amplia iconografía aquellas escenas tan afectivamente conocidas, fijadas en nuestro inconsciente colectivo. Entonces descubrí con beneplácito juego imaginario, como me sorprendía a mí mismo creando imágenes al estilo López. Y pensé, que probablemente esto era lo que podría ocurrirles a tantas otras personas, que como yo, posaron sus ojos por un instante en alguna de sus obras, y que como cualquier hijo de vecino nos las apropiamos sin ningún pudor, con todo descaro".

Entre la gran diversidad de miradas, siempre fiel al estilo ya del sello López, en la sala 3 del Centro Cultural señorea este "Asado en Mendiolaza", que se ha transformado en el trampolín por el que muchos se abisman hacia el recorrido de las demás propuestas.

Ultimas Noticias
Otras Noticias