Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

"El padre tiene que acompañar a su hijo, lo que no es bueno es que haya gritos"

Marcelo Rossini, coordinador de la divisiones formativas de Ingeniero

Recién retirado de la práctica del fútbol, Marcelo Rossini se dedica de lleno a entrenar las divisiones formativas de Ingeniero Jorge Newbery. En realidad se ha hecho cargo -desde hace ya algunos años- de los niños de Escuelita hasta Sexta División.

"Apuntamos fundamentalmente a la disciplina de los chicos. Por suerte lo venimos logrando y por eso el desafío ahora es que se pueda mejorar en los futbolístico, no tanto en los resultados, pero sí en el desenvolvimiento del jugador dentro de la cancha", comienza diciendo el Ruso. Aunque conforme con lo hecho hasta el momento, "siempre hay cosas por hacer", insiste.

"La idea es continuar sumando chicos a la práctica del fútbol, por eso se les da una planilla médica para realizar un control. También se les pide a los padres, en la medida de lo posible, colaborar con una cuota que se reinvierte en los chicos", comentó el DT.

Marcelo Rossini juega con los pequeños, a la vez que intenta aportarles algo de su experiencia.

Los más chiquitos, de 4 y 5 años, corren detrás de la pelota. No importa si fue gol a favor o en contra, lo primordial es "que se interesen por el juego", insiste Rossini.

La práctica del fútbol ha cambiado con el correr de los años. Los tradicionales "potreros" lamatritenses han perdido espacio con la configuración urbana. También hay "un cúmulo de actividades para los chicos que antes nosotros no teníamos", explica el DT. Sin embargo, sostiene que "se mantiene la matrícula y hasta ha crecido".

Un aspecto en el que coinciden los clubes es que muchos de los jugadores que podrían llegar a Primera logran irse a estudiar.

Este año Ingeniero Jorge Newbery apostó a las inferiores y allí es donde radica la importancia del cuerpo técnico coordinado por Rossini y Alvaro Rego -a cargo de los planteles superiores-.

"Se puede empezar a jugar desde muy chico. A los que recién se inician se le da una pelota a cada uno porque no tienen el sentido de hacer un pase; luego se les va enseñando cómo pararse en la cancha y se les enseña cómo jugar en conjunto. Creo que hasta Séptima (11 ó 12 años) los torneos no deberían ser por los puntos, aunque todos quieran ganar. Ya cuando son algo más grandes sí van a tener oportunidad de disputar algo", resume sobre el trabajo.

Aliento vs. Pasión: "Muchas veces sucede que en la época en que llegan las notas de la escuela los padres ‘sancionan’ a los chicos sin dejarlos ir a jugar a la pelota. Eso, además de complicar nuestro trabajo para el fin de semana que hay partidos, también es contraproducente para los nenes, que usan al deporte para despejarse", indica Rossini.

En cuanto al rol de los padres, el técnico albirrojo comenta que "muchas veces van a la cancha, gritan y presionan a los chicos, y no se dan cuenta que son nenes que se están divirtiendo. El padre tiene que ir a acompañar a sus hijos, es buenísimo, lo que no es bueno es que haya gritos, porque nosotros lo que inculcamos es que estén atentos a lo que sucede dentro del rectángulo de juego".

"Muchas veces esos gritos hacen que el chico no quiera jugar más porque no se siente bien. Si el padre no puede cambiar su costumbre, que no vaya a la cancha porque no le hace bien al nene. Lo que tienen que pensar es que se tienen que divertir, no que busque un Maradona o hacer lo que él no pudo", completa Marcelo Rossini.

"El fútbol da revancha todos los sábados, por eso se les debe explicar a los nenes que no sólo hay que ganar y ganar, no tiene sentido", finaliza el reconocido Ruso.

Ultimas Noticias
Otras Noticias