Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

Frente a la caída en las ventas, por ahora la Supercard solo genera dudas y rechazo

Para los comerciantes minoristas, únicamente beneficiaría a hiper y supermercados Carlos Bianchi, titular del Centro de Almaceneros de Olavarría, asegura que los usuarios de tarjetas de crédito se encuentran sobrepasados por las deudas y no encontrarían una salida en la iniciativa oficial.

Por tercer mes consecutivo persiste la caída en las ventas en almacenes Archivo

Por tercer mes consecutivo, persiste la caída en las ventas en almacenes. Archivo

Pese a que las decisiones estarían encaminadas para concretarla, la iniciativa de establecer una tarjeta de crédito única para las compras en super e hipermercados ya despierta afinidades y rechazos. En nuestra ciudad, mientras algunos comerciantes evitan pronunciarse hasta tanto no existan mayores precisiones sobre su alcance, otros entienden que todavía no estaría dado el momento del lanzamiento de la Supercard si lo que se trata es de combatir la inflación y mantener el consumo interno.

Según referentes locales, quienes usan con frecuencia la tarjeta de crédito se encuentran sumamente endeudados y comienzan a hacer sus compras en el barrio. No ya en forma semanal como era común unos años atrás, sino día a día. Por eso la tarjeta podría representar un freno frente a la persistente caída en las ventas pero desde el sector minorista acusan que de ese modo se beneficia a un solo sector de la cadena de ventas de alimentos en detrimento de los demás.

Carlos Bianchi, titular del Centro de Almaceneros de Olavarría, manifestó que "en la iniciativa que originalmente se lanzó desde la Secretaría de Comercio Interior se pensó en la alternativa de esta tarjeta por dos cosas fundamentales. Como un medio para parar la inflación sobre los productos de mayor necesidad en las casas, los alimentos y los electrodomésticos, que son dos líneas de ventas que mueven al país. Y también porque debido a la disminución en las exportaciones sería un modo de mantener el consumo interno".

En ese sentido, sostuvo que "para quienes son usuarios de tarjetas de crédito sería un gran beneficio porque va a servir contra los abusos de entidades financieras, ya sean bancos o privadas, que cobran intereses muy altos sobre deudas impagas que en algunos casos llegan hasta el 60 por ciento".

Sin embargo, frente a este panorama, fuentes del sector entienden que "todavía no hay información precisa sobre la Supercard y tampoco sabemos si va a ser efectiva porque las ventas siguen cayendo. La gente se excedió en las compras con tarjeta de crédito y tiene problemas para hacer los pagos. También se está originando deuda importantes porque empiezan a aparecer cheques sin fondos".

Como una consecuencia lógica de esa situación, desde la mirada de los almaceneros se advierte que "en estos dos años los consumidores fueron cambiando el ritmo de compra, al haber tomado gran cantidad de crédito a través de las tarjetas. Pero se llegó a un límite y hoy el usuario se encuentra con que tiene el crédito agotado", aseveró Bianchi.

Ante esa inseguridad, los consumidores "entonces optaron por comprar en el comercio minorista. Las compras grandes, que se hacían para toda la semana, se dejaron de lado. Al no haber posibilidad de usar la tarjeta, se busca el comercio de cercanía, en el barrio, y las compras son para el consumo diario". Del otro lado del mostrador, "los comerciantes estamos como los automovilistas en Olavarría: desesperados, medio locos, preocupados por cosas de la economía y distraídos de las cosas que estamos haciendo", señaló otro minorista.

Sin consumo

Según Bianchi, "esta tarjeta nueva se crea con la expectativa de levantar el consumo en las grandes superficies pero va contra lo que prescribe la Constitución Nacional porque el Estado estaría beneficiando a un solo sector cuando todos pagamos nuestros impuestos y hacemos nuestros aportes: el Estado orienta la compra hacia un solo sector", acusó.

El titular de la nueva comisión de Comercio Minorista de la Cámara Empresaria agregó que "ahora se suma un nuevo ingrediente porque alrededor del 40 por ciento de los sueldos se va en impuestos, y a eso hay que sumarle los descuentos por el Impuesto a las Ganancias. A la inflación la produce el Estado, pero no le alcanza con la recaudación. Y a esto se también suma que la gente está un poco pasada con el crédito", ratificó.

De todas maneras, fue pesimista sobre las consecuencias del lanzamiento "respecto de la tarjeta todavía hay expectativas porque no hay consumo y las ventas siguen en caída, entonces con un endeudamiento tan grande creemos que no va a haber una explosión de consumo ni tampoco grandes compras. Además, nos preocupa que el financiamiento de la tarjeta se haga con fondos públicos porque se beneficia a un solo sector", recalcó.

Aunque de este modo no se evitarían los efectos recesivos de la política económica sino que "el problema es que hoy en día la gente tiene el dinero gastado, comprometido. No hace compras porque no quiera sino porque no puede gastar. También hay una retracción importante en las ventas, no solamente en el nuestro sino en todos los sectores, por eso creemos que no va a haber grandes ventas", finalizó.

Ultimas Noticias
Otras Noticias