Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

Consejos prácticos para ganarles la batalla a los piojos

La parasitosis más frecuente La pediculosis afecta a más del 70 por ciento de los chicos en edad escolar. El peine fino es el mejor aliado, pero también hay que tomar medidas con los objetos que contactan con el cabello.

La pediculosis o infestación por piojos no causa trastornos graves, pero sí resulta muy molesta y tiene una gran capacidad de contagio, lo que la convierte en uno de los problemas de salud más frecuentes entre la población escolar.

El contagio puede producirse mediante contacto directo (con individuos infectados) o bien indirecto, por el uso de peines, colitas o hebillas. La pediculosis, coinciden los expertos, es la parasitosis más frecuente en niños y adolescentes en edad escolar, fundamentalmente por la manera que tienen de comportarse y de relacionarse entre ellos, la cual implica mayor proximidad y contacto.

Los piojos se alimentan de sangre varias veces al día y viven cerca del cuero cabelludo para mantener su temperatura corporal. "El signo de la presencia de piojos lo marca el que las personas con pediculosis, muchas veces, notan una sensación de desplazamiento entre el cabello. La sintomatología se presenta con prurito ocasionado por la irritación que produce la saliva del piojo, que puede ser especialmente intenso si se es alérgico a las picaduras", afirma Giménez.

Si se percibe picazón lo primero que hay que hacer es revisar el cabello y cuero cabelludo con detalle.

Para ello, lo más conveniente es recurrir a un peine fino de púas metálicas muy juntas, con el que es posible peinar cada mechón y arrastrar liendres o piojos. "Se recomienda humedecer el cabello, ya que en este entorno los piojos se mueven más lentamente, y colocar un paño blanco sobre los hombros del chico, para poder ver los piojos al caer. En el caso de cabellos enrulados, también es útil un tratamiento acondicionador que nos facilite la tarea", afirma Aurora Garre, asesora médica de Laboratorios Cinfa.

A partir de ahí, y si se confirma la presencia de piojos vivos en la cabeza, hay que aplicar un tratamiento pediculicida.

No obstante, Aurora Garre insiste en que estos tratamientos deben utilizarse únicamente en casos de infestación: "Si no hay piojos, no tiene sentido aplicar un pediculicida, ya que no tiene efecto preventivo y, usado de este modo, podría terminar generando resistencias. Para estos casos, existen repelentes específicos".

Qué hacer

Los especialistas indican repelentes de piojos para mantenerlos a distancia. Existen productos repelentes específicos que podemos usar para evitar la infestación por piojos.

También conviene no compartir prendas que tengan contacto con el pelo. Los piojos no vuelan ni saltan, sólo caminan.

Por tanto, si se evita el contacto directo entre cabezas y no se comparten peines, hebillas, gorros o bufandas es posible evitar el contagio.

También es aconsejable revisar el cabello de toda la familia. Si se detectan piojos en el colegio o la familia, o se percibe picazón en el cuero cabelludo, es muy importante revisar con detalle el pelo de todos los miembros de la familia. Para esto el peine fino constituye un amigo inseparable, imprescindible para revisar el cabello mechón a mechón.

En caso de encontrar liendres es fundamental quitarlas completamente, ya que de lo contrario, al cabo de unos días eclosionarán. Es frecuente encontrarlas sobre todo en la zona del flequillo, tras las orejas y en la nuca, ya que en estas áreas más cálidas es donde más se desarrollan.

En caso de encontrar piojos, habrá que consultar al pediatra o bien al farmacéutico, con el fin de optar por las diferentes opciones disponibles en el mercado, como champú, lociones o espumas pediculicidas.

Lo que no es conveniente en estos casos es usar secadores de aire caliente tras aplicar tratamientos pediculicidas, porque que el calor inactiva el efecto insecticida residual.

Finalmente, la ropa, sábanas y toallas de las personas infestadas tienen que lavarse a temperatura superior a 60 ºC y planchar bien las costuras, ya que los piojos no resisten el calor. Los peines y artículos de pelo pueden limpiarse con un pediculicida.

Aislar y aspirar. Los objetos que no puedan lavarse (por ejemplo, los peluches) deben introducirse en una bolsa cerrada durante tres días: ya que los piojos se alimentan cada 46 horas de la sangre del huésped, no pueden vivir tanto tiempo aislados y morirán.

Ultimas Noticias
Otras Noticias