La actuación es "un juego que hay que jugar bien"

TEATRO. Entrevista a Osvaldo "Pato" Farías El director habló sobre el Taller de Teatro municipal y sobre la reciente presentación de la obra "Bullying", a cargo de adolescentes lamatritenses.

El director Pato Farías junto al grupo de teatro juvenil durante la presentación de la obra Bulliying

El director "Pato" Farías junto al grupo de teatro juvenil, durante la presentación de la obra "Bulliying".

En el Complejo Cultural se realizó la presentación de la obra "Bullying". La misma estuvo a cargo de alumnos del taller de Teatro municipal dirigido por Osvaldo "Pato" Farías. El director contó cómo se preparó dicho trabajo y cuál es la realidad del taller que coordina.

"Bullying" reflexiona sobre el fenómeno cultural de la violencia entre los jóvenes, en las escuelas. El director subraya que lo importante en la obra "es buscar los porqués se produce y así abrir el debate".

El hecho destacable es que fueron los propios adolescentes del grupo de teatro quienes decidieron hacer la puesta en escena.

"Desnudarse" para realizarse

El taller que coordina el "Pato" Farías se realiza desde hace varios años. Está dividido en clases para niños, adolescentes y adultos. Gesticula y se posesiona. Actúa y demuestra con sus ojos, sus manos y su postura: convence.

"El taller va muy bien, incorporando niños. El teatro debe encontrar una transversalidad, que sea un juego, pero también que sirva para reconstruir historias", detalla sobre las clases, y cuenta que actualmente con los más pequeños están conociendo teatro argentino.

"Los niños están para ser "llenados" y está bueno que aprendan sobre la madre tierra, pero no como nacionalismo, sino para empaparse de nuestras cosas. Sobre los castillos medievales conocerán en otro momento", menciona.

"Con los adultos estamos trabajando sobre una historia de un hombre en un pueblo donde se vive un gran rumor", repasa.

El grupo de adolescentes en el Taller se divide entre aquellos que tienen mayor experiencia y otro que recién se inicia. "La idea es vivir el proceso de formación para que se adapten y aprendan", cuenta el director.

-¿Qué se debe tener para ser actor?

-Querer hacerlo, en primera medida. Luego tenés que tener un elemento fundamental, como en la vida: el compromiso para "rascar en tu interior".

Yo no trabajo "por afuera"; yo no hago que estoy enojado, sino que hay técnicas que hacen que hurgueteen en vos. Por ejemplo, yo te tomo para que hagas el Romeo y va a ser único e irrepetible porque está basado en tu instancia interna del amor, lo que vos concebís del amor.

Laburo desde los recuerdos y cómo dárselos al espectador. El trabajo del actor es un desnudo con la gente para que te emocione y te conmocione cuando estás sentado en la silla.

Es un juego que hay que jugar bien. A diferencia del músico que se cobija en el instrumento y el pintor en el lienzo, el actor está desnudo, sólo tiene su cuerpo. Debe tener capacidad expresiva.

Ultimas Noticias
Otras Noticias