Una obsesión casi siniestra

LIBROS. Novedad de La Bestia Equilátera Un obsesivo coleccionista se ve maravillado tras la aparición en una revista de un objeto de cristal. Buscando la manera de hacerse de él se encontrará inmerso en una trama donde la ambición es moneda corriente. "La colmena de cristal", de P. M. Hubbard, publicada por la editorial La Bestia Equilátera.

Rodrigo Fernández

[email protected]

La Real Academia Española define a la obsesión como una "perturbación anímica producida por una idea fija", una "idea que con tenaz persistencia asalta la mente". Un pensamiento que aparece para quedarse ahí hasta que logra su objetivo. Si no nos tortura incesantemente hasta que por fin cedemos y nos dejamos llevar por la pasión. Aunque desde el punto de vista psicológico podríamos ubicar a los coleccionistas como presos de una compulsión que los lleva a adquirir ese objeto que los seduce. Aunque en ello se les vaya la vida o por lo menos se les complique demasiado. Tanto que a veces se vean inmersos en alguna que otra situación límite.

"No sé que opinan los psicólogos al respecto, pero estoy convencido que es un sucedáneo de alguna emoción más profunda. No precisamente del sexo, creo. Mas bien de cazar o de acopiar comida" asegura Johnnie Slade, el protagonista de "La colmena de cristal" de P. H. Hubbard, publicada por La Bestia Equilátera.

Slade es un tipo normal con un pequeño detalle que lo distingue del resto de los mortales. Una profunda obsesión lo lleva a coleccionar cristal antiguo. Todo objeto de ese material que se le acerque debe terminar invariablemente en su colección personal. Y para ello está dispuesto a hacer cualquier cosa: regatear con anticuarios, participar de remates y hasta usar sus dotes de precario detective para tratar de averiguar dónde está y quién es el dueño de la bella y excitante tazza Verzelini, una pieza artística de cristal que lo hipnotizó desde la portada de la revista Cristal Antiguo. Con esa foto en la cabeza Slade encara un viaje tras la pista de la pieza que lo ha subyugado pero la aparición de una hermosa y misteriosa mujer logrará que su pasión se vea sometida a la duda. ¿Qué es lo que está buscando Johnnie Slade?

Lo primero que llama la atención de la escritura de Hubbard es la facilidad con que logra que el lector se identifique con el relato y se vea sumergido rápidamente en la trama. Una trama que comienza en un punto alto y se sostiene perfectamente hasta el final. "La colmena de cristal" tiene la dosis justa del policial en una construcción narrativa que no se ahorra descripciones ni sentimientos, con un protagonista que va sumándole destellos al relato. Bucear en los rincones oscuros de las obsesiones es una tarea difícil pero Hubbard logra entregar una novela dinámica, intensa y original que no defraudará a los lectores que siguen llenando su biblioteca con las ediciones de La Bestia Equilátera que, como siempre, busca en la literatura anglosajona para traernos la luz.

Ultimas Noticias
Otras Noticias