Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

Reglas o impunidad

C.F.

La Justicia en la Argentina es a veces una parodia. Menem terminó absuelto y eso ya es una muestra insuperable de la calidad de justicia que se tiene. Boudou colecciona causas y posiblemente las siga coleccionando. Lázaro Báez representa el sueño capitalista de enriquecimiento mágico. En síntesis, como decía el Martín Fierro, "la justicia es como la daga, no corta a quien la maneja". De ahí, precisamente el afán de todo poder político de manipularla a su antojo.

Los jueces buenos son los que actúan a tiempo y ponen las cosas en su lugar cuando deben hacerlo.

El fútbol, como escribió alguien, suele ser una metáfora de la sociedad. Javier Castrilli era un "mal árbitro" porque sancionaba. Con él, los jugadores se comportaban como verdaderas señoritas y el partido podía desarrollarse en paz y con previsibilidad. Lamolina, con su "siga, siga" y su permisividad -o descompromiso-, derivó en la impunidad y en la violencia que imperó en el último Boca-River y que fue una verdadera carnicería.

La ausencia de un árbitro que fijara los límites del reglamento, hizo que el partido nunca fuese un espectáculo deportivo sino una guerra llena de dramatismo y pésimo gusto. El que aplicó mayor violencia se salió con la suya e impuso sus reglas de juego. Así funcionan las sociedades cuando la Justicia no actúa y no pone las cosas en su lugar. Ante la falta de reglas de juego claras, prevalece la ley del más fuerte y la violencia y la impunidad termina pavoneándose frente a los débiles que esperan infructuosamente que alguien aplique la ley para empardarse con el violento en un escenario más pacífico y previsible.

Ultimas Noticias
Otras Noticias