Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

Pasó con éxito el encuentro en Sierra Chica

RUGBY. Se realizó en la Unidad Penal Nº 2, con tres jugadores profesionales

En el marco de las actividades deportivas que se realizan en la Unidad Penitenciaria N° 2 de Sierra Chica, 30 internos jugaron un partido de rugby con tres jugadores profesionales de la zona.

Esta actividad se llevó a cabo a partir de un trabajo conjunto entre la asociación civil Cambio de Paso, la Fundación Botines Solidarios, el profesor de educación física Santiago Casey y la colaboración del profesor de educación física de la Unidad 2 Héctor Quiroga.

El rugby en la cárcel serrana de máxima seguridad tiene como objetivo que los detenidos que participan en el programa aprendan a sujetarse a normas y valores que este deporte exige. "El grupo sigue creciendo a nivel individual y grupal, fortaleciéndose cada vez más. Los valores del rugby, como sus códigos, superar la adversidad en todo momento e intentar superarse de forma individual y grupal, son cuestiones que se están logrando. Demuestra que el deporte sirve como método terapéutico. Este es un grupo sólido, ya que funciona desde hace años. El hecho de que se practique acá adentro en las mismas circunstancias que un club de afuera, motiva a los internos a seguir adelante", planteó Casey.

Héctor Quiroga es agente de la cárcel y profesor de educación física. El es quien realiza la logística para que se desarrolle el deporte dentro del penal: "La idea de este encuentro fue mezclarlos para hacer el partido, compartir experiencias, reflexiones sobre el juego y compartir un jugo con masitas en el tercer tiempo. Para el año próximo tenemos pensado aumentar los días de entrenamiento a tres veces por semana y hacer más encuentros con otros grupos de rugby. Este año participamos del encuentro anual que se llevó a cabo en la cárcel de Batán, también en dos encuentros en la Unidad N° 2 en febrero y a mitad de año. El progreso ha sido muy importante a nivel técnico y táctico, pero más que nada a nivel de organización, compañerismo y responsabilidad. Más que nada se avanzó en la disciplina", aseguró el profesor.

"La disciplina ha logrado que los jugadores incorporen y respeten las reglas que impone el deporte, se tolere el contacto físico que requiere el rugby utilizando ese contacto como sistema de descarga con autocontrol. El proyecto para el año próximo es hacer nuestro propio encuentro fuera de la cárcel en febrero. Poner las haches fijas, porque el deporte ya está instalado. Hemos recibido mucha ayuda incluso de clubes de Capital Federal que donaron las camisetas. Y un ex jugador de Los Pumas nos mandó pelotas", adelantó el instructor.

Luego de los dos partidos, tanto los jugadores visitantes como internos carcelarios, participaron de un tercer tiempo, que es parte del partido y es el momento de compartir y de reconocer al otro equipo como un amigo.

Ultimas Noticias
Otras Noticias