Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

Verano tranquilo, pero con luces amarillas, por la tucura

Se espera una explosión para la primavera 2015 Durante la última semana del año fue presentado el informe sobre monitoreo poblacional de tucuras, a cargo de la Comisión de Lucha contra las Plagas del partido de Olavarría. El relevamiento arrojó datos a tener muy en cuenta para la próxima campaña, ya que el buen estado de los campos y la falta de difusión general de la langosta no representan un peligro de daño importante para este verano.

Miguel Viñuales

La semana pasada se dio difusión a los resultados del trabajo de monitoreo de tucura que anualmente realiza la Comisión de Lucha contra las Plagas del partido de Olavarría, tendiente a determinar la localización y evolución de poblaciones, y el daño potencial que representan. El ingeniero agrónomo Hugo Santonja es uno de los miembros de esta institución multidisciplinaria integrada por representantes de entidades públicas y privadas, asociaciones profesionales, cooperativas y el Municipio.

"Hace más de 30 años que funciona la Comisión, aunque recién en los últimas cinco campañas es que se ha conformado un equipo técnico específico para la recolección de datos, que nos permite contar con información técnica para plantear la problemática con anticipación a la Provincia. Nuestra modalidad de trabajo integrado y consensuado, y con los buenos resultados a la vista, fue la base sobre la que se formó la mesa agropecuaria que impulsa el programa de fortalecimiento ganadero", explica Santonja, miembro de la agencia local de INTA.

"Respecto de la tucura, se trabajó como en los años anteriores haciendo el relevamiento de la localización de las áreas problema, y determinación de las densidades poblacionales. La conclusión del trabajo fue que, por como vinieron dándose las condiciones, no resultaba recomendable hacer un tratamiento generalizado, como venía haciéndose en campañas anteriores", agrega.

"Pero si se prenden luces amarillas, ya que muy probablemente este año 2015 tendremos que iniciar gestiones desde muy temprano para poder hacer tratamientos efectivos en las zonas de mayor densidad porque vemos que las poblaciones están creciendo", asegura.

Ciclos de evolución

Habitualmente se habla de tucura como si se tratara de una sola clase de insecto, pero el concepto en realidad engloba varias especies diferentes que, sin embargo, tienen en conjunto la particularidad de cumplir ciclos más o menos regulares de crecimiento poblacional. Aunque esto depende en parte de cuestiones climáticas, es fundamentalmente es un ciclo intrínseco en la evolución de la plaga, que permite hacer ciertas previsiones.

"Periódicamente, las poblaciones comienzan a crecer y tienen lugar explosiones que normalmente coinciden con inviernos o primaveras secas. En la experiencia que tenemos, suelen darse en ciclos de entre tres y cinco años, y no sabemos con exactitud a qué responde, pero no es algo puramente climático, sino que tiene que ver con un ciclo interno en las especies, y al año siguiente baja notablemente a niveles que no representan riesgo de daño", indica el ingeniero Hugo Santonja.

Dentro de estas especies, hay una particularmente peligrosa por su voracidad que está creciendo y permite prever una de estas explosiones para fines de la primavera, por lo cual la Comisión ya está trabajando para efectuar controles tempranos. "Vamos a tener que estar muy preparados para efectuar controles generalizados", señala, dando cuenta de la gravedad del tema.

"Este año pasado consideramos no recomendable hacerlo, porque el uso de insecticida también afecta a insectos que representan un cierto control de tucura, también. Por ello, creemos que es mejor esperar a la primavera por venir, preparándonos con anticipación", agrega.

Más vale curar que prevenir

Según Hugo Santonja, no es posible hacer controles preventivos, en el sentido de realizar tratamientos con insecticida, con carácter previo a ciertas etapas de evolución de las poblaciones, por lo cual las previsiones pasan por los trabajos de monitoreo y cuestiones de tipo administrativo para ir adelantando trámites que dejen todo listo para que el control sea oportuno y, por lo tanto, eficaz.

"La única manera de trabajar, cuando se hacen controles generalizados, es mediante tratamientos sobre fines de noviembre y principios de diciembre, que es cuando ya se han producido la mayor cantidad de nacimientos y una gran proporción ya pasó por los estadios ninfales y está en estado saltona", explica.

Por este motivo, en tanto los nacimientos son escalonados, controles muy tempranos no alcanzan los nacimientos posteriores, y realizarlos de manera tardía implica contar con una proporción importante en estado adulto, lo cual genera una extensión de la plaga en todas direcciones, muy difícil de controlar. La principal concentración se da en la etapa intermedia.

"Siempre hay un porcentaje que escapa, pero es el momento en que se puede realizar el control más eficiente, tanto en términos económicos como ecológicos. La recomendación es hacerlo cuando el 80 por ciento está en estado saltona y el otro 20 por ciento en adulto, que es en el breve período de fines de noviembre y principios de diciembre", explica.

"En el curso de este año volveremos a hacer los monitoreos correspondientes, pero hay una gran probabilidad de que tengamos que realizar un control generalizado. Todo esto implica un trabajo previo importante, porque los tratamientos masivos requieren autorización de la Provincia porque hay que trabajar en emergencia. Y como, en condiciones normales, la declaración de emergencia sale cuando aparece la plaga, ya es tarde", explica.

"En el caso de nuestro Partido, con todo el trabajo que viene realizando la Comisión desde hace cinco campañas, estamos en condiciones de proporcionar información técnica y plantear la problemática para que se nos autorice a realizar, con suficiente antelación, los tratamientos en áreas específicas, buscando que sean lo más extensas posible, pero sin llegar a ser generales", concluye.

Ultimas Noticias
Otras Noticias