Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

Paso a paso

Al prescindir del suelo, el sistema de tachos apilables facilita la producción de abono en el ámbito urbano.

Fue diseñado por Daniel Lépore, técnico del Pro Huerta del INTA AMBA.

Materiales necesarios: baldes de pintura de 20 litros con sus respectivas tapas y limpios. Realizar varias perforaciones en el fondo del balde para asegurar el drenaje.

Incorporar diariamente los residuos orgánicos y tapar la abonera al finalizar. Después de algunas semanas, agregar un núcleo de lombrices. Una vez completo el primer envase, colocar un segundo balde por encima del primero -también con su fondo perforado- y comenzar a arrojar desperdicios en este.

Dejar que el primer envase continúe con el proceso de descomposición. El abono estará listo cuando ya no puedan distinguirse los materiales incorporados. En el caso de haber agregado lombrices, se verá que éstas se habrán multiplicado. Al terminar el compostaje del primer envase, reiniciar el ciclo.

El cuidado: regar la abonera con frecuencia y evitar exponerla directamente al sol en verano. Mezclar su contenido cada dos o tres días y, sobre todo, durante el período de agregado de residuos.

Ubicarla cerca de alguna rejilla para facilitar el drenaje de los líquidos originados durante el proceso de compostaje. El exceso de materiales húmedos genera putrefacción y eso alienta la aparición de olores desagradables.

Con el objetivo de agilizar la descomposición, es conveniente comenzar el compostaje con una base de abono ya elaborado. La duración de este proceso depende de la temperatura. Se calcula un período de dos meses en verano y de cuatro, en invierno.

Cuando el compost está en su etapa de maduración, la incorporación de lombrices rojas californianas permite la transformación de ese abono en lombricompuesto, un sustrato con mayores propiedades nutritivas. DIB

Ultimas Noticias
Otras Noticias