Los placeres de la buena mesa

LIBROS. "El cocinero", de Harry Kressing, publicada por la editorial La Bestia Equilátera

El cocinero de Harry Kressing o como conseguir lo que uno quiere con una buena para la cocina

"El cocinero", de Harry Kressing, o como conseguir lo que uno quiere con una buena para la cocina.

Rodrigo Fernández

[email protected]

"Panza llena, corazón contento", asegura el refrán que logró establecer una relación directa entre la comida y la felicidad. Como si ambas no pudieran separarse. Como si la comida significara el camino perfecto para alcanzar los deseos. Los que se pueden decir y los que se ocultan en lo mas recóndito del alma.

En "El cocinero", la primera novela de Harry Kressing que se suma el mas que interesante catálogo de la editorial La Bestia Equilátera, hay una mirada totalmente irónica que nos muestra que la buena cocina no tiene límites. Como la ambición y la estupidez de los hombres.

Una figura alta y vestida de negro acaba de llegar a bordo de su bicicleta al pequeño pueblo de Cobb. A los lejos divisa la sombra de un castillo por el que enseguida siente una extraña, y hasta podríamos decir perversa, atracción. Apenas llega al pueblo se interioriza sobre vida y obra de sus habitantes mas importantes: Los Hill y los Vale. Herederos del viejo Cobb, quien además de darle el nombre al pueblo, terrateniente destacado y dueño de una fortuna inmensa que con los años, y luego de varios enfrentamientos, quedó dividida entre ambos clanes. Luego de las averiguaciones, el desconocido se presenta en la casa de una de las familias y exhibe sus recomendaciones como un eximio cocinero. Inteligente, culto, simpático y maquiavélico, Conrad se mueve como un gato en la noche y con su exquisiteces logra subyugar los estómagos de todos los que viven en la casa. Así logra ser respetado y rápidamente no hay consulta que no pase por sus manos. Conrad tiene un plan desde que llegó a Cobb y pondrá toda su energía en la cocina y en lograrlo su cometido.

La forma de la escritura de Kressing hace que el lector se deje llevar por el relato y que se sienta desde las primeras páginas por una historia subyugante, original y sobre todo divertida. Hay que remarcar en este punto el profundo y meticuloso trabajo de traducción de Laura Wittner, una tarea que pocas veces se encuentra reconocida como corresponde.

Con una trama que parece extenderse y extenderse cada vez mas para luego ir uniendo puntos. "El cocinero" puede ser leída como una novela acerca de los placeres de la cocina, de lo que la comida causa en los hombres, pero también como un perfecta metáfora sobre el deseo. Un relato que combina la inteligencia, la astucia, de un gran escritor que invita al juego y a la reflexión al lector, con fábula sobre la ambición y el anhelo. "Panza llena hace rico al cocinero" podríamos parafrasear teniendo en cuenta el refrán del inicio.

Ultimas Noticias
Otras Noticias