El Fortín lo ganó porque acertó una

FEDERAL "C". El visitante superó por 1 - 0 a Estudiantes en el inicio de la llave final Estudiantes dominó el partido, pero desperdició muchas situaciones. El Fortín lo aguantó y buscó los espacios para la salida rápida. La diferencia la marcó Emiliano Piecenti, a los 17? del primer tiempo.

Emiliano Piecenti es saludado por sus compañeros El delantero marcó el gol que le dio la ventaja a El Fortín en la primera final ante Estudiantes

Emiliano Piecenti es saludado por sus compañeros. El delantero marcó el gol que le dio la ventaja a El Fortín en la primera final ante Estudiantes.

Damián Dumerauf

[email protected]

En el fútbol se gana por goles, y para marcarlos existen distintos caminos. El Fortín aprovechó su primera chance, mientras que Estudiantes desperdició muchas antes y después. Y, en parte, ahí se explica el resultado de la primera final dentro de la Región Pampeana Sur del Torneo Federal "C" de fútbol: la visita lo ganó por 1 a 0, y tiene una mínima ventaja de cara a la definición.

Estudiantes jugó bien durante el primer tiempo: manejó la pelota, se asoció y buscó una presión alta para no dejarlo salir rápido a El Fortín; mientras que la visita apostó a su bloque defensivo, se cerró bien, y buscó en la réplica su chance, o bien generarlas a partir del error de Estudiantes.

En ese duelo, muy distinto desde las estrategias, el local se hizo dueño de la pelota. Mujica se juntó bien con Gorgerino para armar juego por la izquierda, sector en el cual se acopló Ayrton Palmieri -de buenas subidas- y entonces, ya en los primeros minutos, Estudiantes llegó con peligro hasta la línea final.

Entre Palmieri y Mujica desbordaron más de una vez, y en una de ellas Candia -de buen trabajo por la tarde- alcanzó a puntearla y la tiró afuera. Enseguida llegó la más clara, en una pelota que El Fortín perdió en su salida: la dominó Barbieri, encaró con espacios y el rival abierto, pero estrelló su potente remate en el travesaño, cuando Ramírez ya no podía hacer nada.

Bien en el mediocampo (Trepichio lo manejó y el resto se dedicó a jugar), todo estaba a pedir de Estudiantes; aunque El Fortín lastimó en su primera llegada clara: Longhini recibió a la espalda de Palmieri, y sacó una volea bárbara que devolvió el palo derecho de Biscardi.

Pero esa misma acción, a los 17’, continuó por izquierda y se repitió la acción: Longhini ganó en la derecha, pero ahora sacó un centro bombeado que Emiliano Piecenti capturó en el área chica, entre los centrales, y sin mayor esfuerzo decretó el 1-0.

Pero el juego no cambió, porque Estudiantes sintió el golpe, aunque siguió con su juego; mientras que El Fortín se aferró aún más a su idea. La ventaja, igualmente, la conservó por su buena labor defensiva, y las distintas intervenciones de Néstor Ramírez.

El "Bataraz", hasta el cierre del primer tiempo, estuvo cerca más de una vez: a los 23’, Barbieri mandó el centro para Rojas, pero su remate fue sacado por Cancina; a los 25’ -en una de las más claras-, Mujica le metió un pase bárbaro a Candia, quien quedó mano a mano con Ramírez pero no pudo con el arquero.

A los 33’, Frías jugó mal en la salida, recuperó Estudiantes y Candia asistió a Rojas, que la mandó por encima del travesaño. El local también contó con un tiro libre de Gorgerino, y distintos avances que no prosperaron; mientras que El Fortín pudo responder recién en el cierre, con un disparo de Ferrara.

En el complemento se mantuvo la idea, pero Estudiantes siguió con el manejo de la pelota, aunque no logró tanta profundidad, ya que su juego fue más impreciso debido a la ansiedad y necesidad de encontrar el gol para, al menos, igualar la serie.

Torrisi cambió posiciones: Pablo Mujica apareció por la derecha, y se repartió entre buenas y malas (sobre todo cuando abusó en lo individual), aunque fue lo más punzante del local, ya que Candia no pudo profundizar y Gorgerino quedó muy estático en el sector izquierdo.

Además, el local probó con Penna -para tratar de romper líneas-, mientras que la visita mantuvo su orden y con el correr de los minutos optó por cerrar el juego, ya que en ofensiva solamente contó con un disparo de Quimey Marín (a las manos de Biscardi).

Marín intentó y generó algunas situaciones polémicas por dos duras entradas de Candia. Pero la visita sabía lo que quería, y desde el banco primero mandaron a Suárez a la cueva, corrieron a Larregina al lateral y adelantaron a Lareu a la mitad; y después Marcos Bonavetti (volante) ingresó por Ferrara (delantero) para darle una mano a Frías en el medio.

Pasaron los minutos, y Estudiantes siempre fue. Mujica exigió más de una vez por la derecha, mientras que Palmieri desbordó por la izquierda: en una de esas Cancina rechazó, pero estuvo cerca de meterla en contra (26’), cuando a esa altura ya eran muchas las piernas dentro del área visitante.

Y, en el final, el "Bataraz" estuvo cerca. A los 41’, Penna se hizo el hueco, desbordó y se la cruzó a Gorgerino, que definió a la parte externa de la red. Más de una vez el local llegó al fondo, pero Barrientos cerró en distintas situaciones; y en una de las últimas, Trepichio buscó sin suerte desde afuera.

Así, todo quedó para El Fortín, que llega con ventaja a la definición. Ganó por la mínima, porque embocó una de las pocas que tuvo, mientras que Estudiantes no encontró ninguna, de todas las que tuvo, y por eso ahora estará obligado a marcar más que su rival para contar con chances. Lo concreto es que uno de los dos cumplirá el objetivo y, para ello, aún resta camino por recorrer.

Ultimas Noticias
Otras Noticias