Una carrera que continúa creciendo, aunque alumnos y docentes dicen que le "falta prensa"

DIA DEL AGRIMENSOR. Los estudiantes contaron cómo es, qué esperan y sus expectativas En una charla abierta, tanto los docentes como los estudiantes reconocen que al ingeniero agrimensor aún no se lo reconoce como se debe y que, además, es una carrera que a la que le falta promoción. Hoy tiene 80 alumnos en los distintos años y se recibirán 4 en 2018, pero quieren ser más y entonces irán a las escuelas para que la conozcan en profundidad. En nuestra ciudad hay alumnos que vienen desde distintos puntos de la provincia y del país.

Actualmente son ochenta los alumnos que en los distintos años están cursando la carrera de Ingeniero Agrimensor. Cuatro se van a recibir a fin de curso, ya que sólo les falta la tesis para tener el título y luego comenzar a trabajar en esta profesión que aprendieron a amar a medida que iban transcurriendo los días: Angie Leonetti, Manuel Madero, Emiliano Díaz y Evelyn Peniza son los que están acariciando el nuevo paso que van a dar desde 2019, que es comenzar a desarrollar lo que estudiaron en cinco años.

Fue creciendo la carrera de ingeniero agrimensor. En 2012 eran apenas 35 los alumnos que estaban cursando la carrera en la Facultad de la Unicén, en nuestra ciudad, pero desde la misma institución hasta los profesores -con Carlos Melitón como abanderado-, y hasta los mismos estudiantes, se fue promocionando cada vez más y entonces muchos son los que la descubrieron. Y eso que, según siguen afirmando el mismo Melitón, los demás docentes y quienes están cursando, falta mucho todavía para se conozca en profundidad cómo es la carrera, los beneficios que tiene y su gran salida laboral.

Hasta el mismo Pablo Pessolano, que cada semana llega desde Bahía Blanca junto con su esposa -Cecilia Bergallo, también docente en la carrera y sus dos pequeños hijos (que los esperan mientras ellos trabajan)-, fue casi de casualidad que descubrió la carrera, que se transformó en su segundo gran amor. Contó que siendo joven estaba como fiscal de mesa en las elecciones y el jefe, agrimensor él, le contó de qué se trataba la profesión. Y allí cambió su vida.

Ir a las escuelas secundarias, promocionar la carrera y dar a conocer de qué se trata (inclusive, los orientadores vocacionales no tienen bien claro de qué se trata ser ingeniero agrimensor, lo cual es una enorme falla cuando llega el momento de ayudar a los chicos del secundario cuando deben elegir su futuro) es algo que ayudó mucho en los dos últimos años. Y la carrera hoy se nutre de muchos chicos de Olavarría, pero también hay de otras ciudades cercanas como Tapalqué, Azul, Tandil y Bolívar, algunas un poco más lejanas como General Villegas, Mar del Plata, Balcarce, Necochea y Pehuajó, y otras sumamente lejanas como Santa Rosa (La Pampa) y Río Gallegos (Santa Cruz).

Todos ellos se reunieron el viernes por la tarde para contar sus experiencias, en una charla abierta con EL POPULAR. Coincidieron en que "es una muy linda carrera. Por eso queremos promocionarla mucho más porque consideramos que eso es lo que le falta. Iremos a las escuelas junto con Carlos (Melitón) para hablar con los chicos que están en el secundario para contarles de qué se trata. Queremos hacer hincapié en la prensa, que es lo que le falta".

Otro de los chicos resaltó que "me fui enamorando de la carrera a medida que fui avanzando. Pasa un año más y me gusta mucho más. Quizá los dos primeros años no da para enamorarse, pero luego sí porque vamos haciendo prácticas y vemos específicamente lo que haremos cuando nos recibamos, vamos tomando dimensión de ser agrimensor y realmente es una carrera hermosa", mientras que una de las chicas se sumó a la charla para contar que "hay varias ciudades de la provincia que no tienen agrimensor, por ejemplo. No hay en Bolívar, Lobnería, Las Flores, 9 de Julio, Azul, y en muchas de esas ciudades no se conoce la profesión, y lo bueno es que tiene salida laboral inmediata porque el campo es muy amplio, ya sea para trabajar en minería, agricultura, en lo vial, en municipalidades, en la construcción". En tanto Carlos Melitón resaltó que "en Olavarría habrá siete nuevas canteras y el trabajo del agrimensor es fundamental. Estarán en Olaarría, Azul, Benito Juárez y Balcarce, por lo que a los chicos que se reciban los esperan mucho trabajo".

Pablo Pessolano tomó la palabra para señalar que "los profesionales de la agrimensura creamos cosas, somos importantes. ¿Qué creamos?, lo que tiene que ver con los inmuebles, se determinan las parcelas por ejemplo, caso contrario los escribanos no podrían trabajar sin nosotros. Creamos la unidad funcional, los parques industriales, los barrios cerrados, también las rutas, medidos el área afectada, todo lo relacionado con el movimiento inmobiliario; es decir es tan amplio el campo de acción que se podría hablar un largo tiempo al respecto. Por eso los chicos se reciben y se abren muchas puertas laborales, porque además somos pocos en el país".

Por su parte Cecilia Bergallo, quien en Bahía Blanca trabaja en Catastro municipal, señaló que "yo reclamo que en las municipalidades haya un agrimensor, para que cuando alguien va a hablar de este tema se pueda hacer con una persona que hable el mismo idioma, que entienda de la situación o el problema. Es que el agrimensor es fundamental en la Municipalidad para registrar, archivar y conocer de lo relacionado con las parcelas de jurisdicción. Inclusive cuando hay litigios de inmuebles, que es algo muy común. Y también somos los agrimensores los que tenemos más claro cuánto vale un inmueble, lo relacionado con las tasas, es decir somos especialistas en esos temas. La valuación la debe determinar un agrimensor, de eso no hay dudas".

La carrera se ha ido armando poco a poco. Desde los estamentos superiores hay colaborado con el aporte de los mejores equipos para que los profesores puedan dar clases de calidad y los estudiantes puedan adquirir conocimientos con la más alta tecnología. Los profesores están incentivados porque pueden trabajar mejor y los chicos salen preparados para ser excelentes profesionales, lo cual resaltaron también Milena Bonasso, Emanuel Arias, Facundo Galuffa, Juan Alarcón y Bautista Talbot Wright, quienes integran la recientemente formada comisión de estudiantes de agrimensura y son los encargados de recibir reclamos de sus compañeros y elevarlos ante quien corresponda y de trabajar para mejorar el aspecto académico. Ellos también están entusiasmados, porque saben que apenas se reciban podrán disfrutar de un trabajo que ya aprendieron y conocieron en la facultad, y que les permitirá pelearle a la vida con las mejores armas.

Ultimas Noticias
Otras Noticias