Los impuestos que engrosan el monto de las boletas de luz

Las tarifas de energía eléctrica y gas natural ocupan el principal tema de charla entre los usuarios y habrá que estar muy atentos al impacto que estas producirán, ni hablar del gas en plena etapa invernal donde aumenta por lógica el consumo de cada vivienda.

El diario El Día de La Plata publicó en la edición de ayer un informe en relación con los costos invisibles de las facturas de energía eléctrica en la provincia de Buenos Aires y en el caso de Laprida es muy fácil de leer y comprobar en lo que respecta a la facturas de la Empresa EDES.

El informe revela un significativo componente en las facturas que representa más del 30% del importe total de la boleta como son los impuestos nacionales y provinciales y las tasas municipales.

Son cuatro en total y paradójicamente después de 35 años de democracia dos de esos impuestos fueron creados durante gobiernos militares (Ley 9.038 de 1978 y Decreto-Ley 7290 de 1967) y otros dos se votaron en democracia generando el marco regulatorio eléctrico (Ley 11.769) y una contribución provincial y municipal a partir del Decreto Nacional 1795 de 1992, cuando se privatizaron las empresas eléctricas estatales como en el caso de Laprida que pasó a manos de EDES S.A.

Veamos en una factura de 1.867,42 pesos marca un cargo fijo de 180,15 por 32 días, energía activa 810,25 pesos e incremento costo mayorista 29,50, haciendo un subtotal de 1.019,90 pesos.

Pero si uno observa su factura en los renglones siguientes IVA consumidor final 214,18, Ley 11.969, 6,12. y 61,19 pesos, la Ley 10740 Tasa de Iluminación Municipal (35 %) 356,95, la Ley 7290 con 101,99 pesos y Ley 9038 56,09 pesos (Ley de Gobiernos Militares) y Ley 11769 (votada en democracia) suma 50,99 más lo que hacen un subtotal de 847,52 pesos más, que totalizan 1.867,42.

Para el analista económico Roberto Cachanosky, "el Estado tiene que eliminar buena parte de la carga tributaria que hay en cada cuenta de luz y gas". Y agregó: "Eso existe porque los municipios, las provincias y la nación utilizan a las empresas distribuidoras de gas y luz como entes de recaudación. Como la gente paga la cuenta de luz y de gas para que no le corten el servicio, los tres niveles del estado se aseguran ingresos fiscales".

Cachanosky propone entonces que: "hay que pagar hasta el último centavo de lo que se consume de energía o de gas pero bajando drásticamente la carga impositiva que hoy contienen las facturas".

Ultimas Noticias
Otras Noticias