Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

Los hinchas igual tuvieron su fiesta

La parcialidad de Boca Juniors armó un auténtico carnaval bajo el agua, mientras la lluvia arreciaba y los dirigentes de la Conmebol todavía no habían resuelto algo que parecía un secreto a voces: la suspensión del Superclásico. A esa altura de la tarde, gris y plomiza, la cancha ya mostraba ocupada un 50 por ciento de su capacidad. Solamente las dos bandejas superiores de ambas cabeceras populares y la platea media lucían despobladas.

El público ya había entrado en clima y, acto seguido, despachó sus dardos contra la Conmebol. Pero tampoco el presidente del club, Daniel Angelici, quedó a salvo de las críticas de la gente, a punto tal que los insultos hacia la máxima autoridad también pudieron escucharse en repetidas ocasiones.

Los hinchas, a esa altura, ya habían sorteado miles de peripecias para llegar a la cancha sin mojarse. Desde tomar tablones de una obra en construcción cercana para hacer una suerte de puente y evitar las aceras inundadas, hasta comprar esos pilotos de tela que se expendía a módicos 50 pesos.

En tanto, los hinchas de River vivieron su propia fiesta, con un banderazo sobre la Avenida Udaondo que acompañó el paso del micro que trasladaba al plantel de River desde el predio Los Cardales hasta el estadio Monumental. Si bien el plantel que comanda Marcelo Gallardo concentró anoche en el Monumental, los hinchas "Millonarios" aseguraron que hoy repetirán el ritual sobre la misma avenida.

Ultimas Noticias
Otras Noticias