Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

Dios no está lejos...

Mensaje de Navidad de las Misioneras del Padre Kolbe

Angélica Diez (*)

[email protected]

"Dios no está lejos, allí en lo alto, en los cielos. Dios ha puesto su tienda entre nosotros. Él camina a nuestro lado con toda la vulnerabilidad del ser humano, atravesando con nosotros el desierto de la vida. Este nuevo santuario no está hecho de materiales preciosos, sino de carne y de sangre, para permitir el encuentro, estar presente  a las personas, una presencia que se convertirá en relación, comunión de corazones, comunidad" (Jean Vanier).

"El Niño que vemos en la cueva es Dios mismo que se ha hecho hombre para mostrarnos cuánto nos quiere, cuánto nos ama: Dios se ha hecho uno de nosotros, para acercarse a cada uno, para vencer el mal, para liberarnos del pecado, para darnos esperanza, para decirnos que nunca estamos solos. Siempre podemos acudir a él, sin miedo, llamándolo Padre, con la seguridad de que en todo momento, en toda situación de la vida, incluso en las más difíciles, él no nos olvida. Debemos decirnos con mayor frecuencia: Sí, Dios cuida de mí, me ama, Jesús ha nacido también para mí; siempre debo tener confianza en él" (Benedicto XVI).

Dios no está lejos podemos contemplarlo en el pesebre que está en casa, en las iglesias, quizás en muchas vidrieras…se sepa o no, es un misterio que abraza a la humanidad toda. "La Navidad suele ser una fiesta ruidosa: nos vendría bien estar un poco en silencio, para oír la voz del Amor" (Papa Francisco). 

¡Qué bien nos haría a todos hacer esta experiencia de cercanía! Poder experimentarlo "bien adentro" en medio de tantas dificultades que nos rodean -como las que tuvieron que pasar María y José en aquel momento en que nació el Niño-.

Renovemos la esperanza, la confianza y la certeza de que: "La luz del Nacimiento del Señor llena nuestro corazón de la alegría y de la paz que anunciaron los ángeles a los pastores de Belén: "Gloria a Dios en el cielo y paz a los hombres que Dios ama" (Lc. 2,14) (Benedicto XVI).

Dios no está lejos, queremos acercarnos a él con un corazón sencillo y al contemplarlo dejar que de nuestro corazón brote lo más auténtico: lo que nos duele, lo que nos desanima, lo que nos alegra y también el deseo de un tiempo mejor. Que podamos personalmente expresarnos "desde adentro" como aquel campesino sudamericano que, al contemplarlo le brotó del corazón este deseo hecho oración: "Señor Dios del tiempo y de la eternidad, te pido que abras mi corazón a todo lo que es bueno. De esta manera mi ser se llenará de tus bendiciones y en tu Nombre podré esparcirlas a cada paso, día tras día. Lléname de tu bondad, de tu alegría para que, cuantos se acerquen a mí encuentren en mi vida un poco de Ti". ¡Feliz Navidad porque Dios no está lejos es: "el Dios con nosotros", el Emmanuel!

(*) Misionera de la Inmaculada Padre Kolbe, Olavarría.

Ultimas Noticias
Otras Noticias