Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

La cuarentena por la pandemia quita el sueño

Fuerte incremento de las consultas por insomnio en la Ciudad También aumentó la toma de psicofármacos para combatir el estado emocional negativo relacionado con este período de aislamiento.

Daniel Lovano

[email protected]

El insomnio aparece como uno de los principales trastornos, de acuerdo con lo manifestado por un grupo de profesionales olavarrienses en la tarde de ayer, a partir de un estudio del Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA) de la Facultad de Psicología de la UBA sobre salud mental durante la cuarentena por la pandemia de coronavirus.

El primer diagnóstico de este estudio, dirigido por el Secretario de Investigaciones de Psicología Martín Etchevers, señaló que aumentó la toma de psicofármacos para combatir el estado emocional negativo relacionado con este período de aislamiento.

También indicó que subió el uso de medicación sin prescripción médica del 10,53% al 13,54%; el consumo de alcohol del 8,1% al 11,51%; la consulta psicológica del 4,79% al 7,83%, y la conversación con confidentes amigos del 37,06% al 42,07%, según reproduce un despacho de la agencia DIB.

Otro punto importante es la alteración del ciclo del sueño, por la disminución de la actividad física y la menor exposición a la luz solar en las grandes urbes.

La primera se hizo a los once días de iniciado el aislamiento, sobre 2.631 consultados; y la segunda, a los 55 días, sobre 2.068.

Los indicadores cambiaron en los dos sondeos: el dormir demasiado fue la alteración del sueño más frecuente en la primera muestra, mientras que el insomnio resultó la más habitual en la segunda.

Los farmacéuticos Soledad Di Santi, Celeste Fernández Chaves y Fernando Bueno (quien además es el titular del Círculo de Farmacéuticos de Olavarría) bajaron estos números y las conclusiones del informe a nivel local.

"A ojo, sin tener las estadísticas a mano, la venta de psicotrópicos habitualmente es elevada, pero en estos días se observa que está viniendo a la farmacia gente, que habitualmente no los consumía, con recetas porque le está costando dormir", reveló Celeste Fernández Chaves, de Farmacia Betz.

"La crisis económica, la preocupación por el coronavirus, el no poder salir a trabajar se suman para este estado de cosas", acotó.

En primera instancia los pacientes buscan una solución natural, de venta libre, como la melatonina, antes de regresar con una receta médica.

"Lo que más piden es algo que les ayude a dormir. Se ve que les está costando con este desorden provocado porque hay mucha gente en su casa, se levantan tarde y a las tres o cuatro de la mañana no se pueden dormir. De pronto deben volver a trabajar y desacomodarlo es fácil, pero reacomodar eso es difícil", relató.

Los ansiolíticos más requeridos son Clonazepam y Alprazolam; mientras los antidepresivos más usuales son Escitalopram, Paroxetina y Sertralina.

"La venta de psicofármacos se veía más elevada en el último tiempo. Al tema de la crisis económica, la falta de trabajo, ahora con la cuarentena hay gente que entra en un cuadro de depresión, ansiedad que genera toda esta incertidumbre porque no sabe qué va a pasar y cuándo se va a terminar", sintetizó.

Soledad Di Santi, de la farmacia el mismo nombre, relató que "a partir de la cuarentena, esto es los últimos días de marzo, abril y lo que va de mayo, noto que hay un aumento en la venta de psicofármacos".

"Pero lo que más veo es un crecimiento en las consultas sobre medicamentos que induzcan el sueño. La gente está con somnolencia, no puede conciliar el sueño y crecieron las consultas acá, que somos la atención primaria. Lo estamos viendo como nunca antes", acotó.

"En mi caso, puedo dar indicaciones acerca de medicamentos de venta libre, inductores naturales o a base de hormonas como la melatonina; tienen venta libre y los vendemos en mostrador con nuestro consejo profesional", señaló.

La venta de psicofármacos en su farmacia creció en menor medida porque el paciente debe acudir primero a un médico que prescriba una receta archivada.

"También me pasa que hay mucha gente que me viene a pedir psicofármacos sin receta, y no se los puedo vender obviamente", afirmó.

"Hay un cambio en las rutinas de las personas, sobre todo las que no siguen trabajando, y un aumento en el uso de las pantallas (celular, TV, de todo un poco) que disminuyen los niveles de melatonina y hace que no se induzca el sueño naturalmente", analizó.

Soledad ha observado "ansiedad; se nota que la gente está más ansiosa".

"Estoy convencida de que el consumo va a seguir aumentando. Es corto el tiempo de la cuarentena como para tener una estadística definitiva. Creo que en los meses próximos vamos a ver un aumento, y lo vamos a ver reflejado en números", anticipó.

Fernando Bueno es el titular del Circulo de Farmacéuticos de Olavarría.

"Es una época rara para mirar estadísticas. Está cambiado el trabajo y está complicado tomar parámetros y contar con estadísticas certeras", advirtió.

"En este aspecto y en las enfermedades estacionales, éste es un año atípico, incomparable con ninguno. Estoy seguro de que vamos a tener muchas menos enfermedades respiratorias porque la gente está guardada, los chicos también, entonces no va a ser un año de referencia muy bueno. Pasa que estos primeros fríos siempre sorprenden a mucha gente descuidada, y eso no se está viendo", reflexionó.

"No me sorprendería que el consumo de psicofármacos haya aumentado por la situación que vive la gente por cuestiones personales, laborales y todo lo que resulta como consecuencia de la cuarentena", indicó Bueno.

"Respecto a abril del año pasado, la venta de ansiolíticos ha aumentado un 10% en mi farmacia y no sé si se lo puedo atribuir a la cuarentena. Sí tuve mucha consulta de gente con trastorno se sueño; me vienen a pedir un inductor natural, una mezcla de hierbas, o melatonina", coincidió con sus colegas.

De lo que se desprende del mismo informe del Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA) de la Facultad de Psicología de la UBA, el crecimiento del insomnio tampoco ha servido para alimentar la libido.

También a lo largo de la cuarentena, tanto a los once días como a los 55, más del 80% de los participantes informaron que su vida sexual empeoró, y en el 43,97% de ambas muestras los encuestados informan que su vida sexual es nada o poco satisfactoria.

Ultimas Noticias
Otras Noticias