El enigma Rimbaud

Libros Pocos años le bastaron a Arthur Rimbaud para convertirse en uno de los mejores poetas de Francia. Jaime James indaga y busca reconstruir sus años perdidos en la profundidad de la isla de Java. "Rimbaud en Java", La Bestia Equilátera 2013.

Rodrigo Fernández

[email protected]

Especial para EL POPULAR

"No hay nada que pueda decirse de Rimbaud cuyo opuesto no sea también verdad. Era ateo y católico, clásico y revolucionario, esteta y bárbaro, místico y materialista. Era obsceno y puro, vivió para el arte y renunció al arte: con Rimbaud, la única constante es la paradoja" escribe Jaime James en "Rimbaud en Java", un interesante trabajo de investigación, adoración y fascinación por una de las figuras más importantes de la poesía.

Han pasado más de 100 años de la muerte de Arthur Rimbaud y su figura sigue generando emoción y desconcierto por partes iguales. Su obra posee la belleza de lo efímero, de lo que existe por pocos minutos pero se queda viviendo en nosotros. Así, su escritura nos conmueve; admiramos las palabras y las formas, pero además hay algo más en Rimbaud, el contenido extra poético: una figura signada por la decisión de ser lo que deseaba, aun a cuenta de abandonarlo todo para convertirse en un hombre nuevo.

En "Rimbaud en Java", publicado por la editorial La Bestia Equilátera, el escritor Jaime James busca reconstruir las años perdidos del gran poeta francés en la isla de Java, uno de los enigmas que los investigadores de su obra no han logrado desentrañar. Quizás porque como bien lo resume James en las primeras líneas de esta nota, su figura y los caminos que ha recorrido su pensamiento se vuelven totalmente contradictorios, aunque su obra sin ser extensa persigue un fin.

"Antaño, si recuerdo bien, mi vida era un festín en el que se abrían todos los corazones, en el que todos los vinos hacían torrentes. Una noche senté a la Belleza sobre mis rodillas. -Y la encontré acerba. -Y la injurié. Me armé contra la justicia. Y escapé. ¡Oh hechiceras, oh miseria, oh aversión, es a ustedes solamente que confié mi tesoro!. Logré diluir en mi espíritu toda esperanza humana. Sobre todo júbilo, para estrangularlo, hice el salto cauteloso de la bestia feroz" escribió Rimbaud en "Una temporada en el infierno".

Luego de un escandaloso romance con el poeta Paul Verlaine, quien abandonó a su esposa, Rimbaud viajó por Europa. Su espíritu andariego no le permitió quedarse mucho tiempo en ningún lado y mientras que sus pies caminaban largas y extensas jornadas, sus amigos lo recordaban en las mesas de los cafés con dibujos y chistes.

Hasta que en Bruselas se enroló en el ejercito holandés y llegó a la isla de Java, donde luego de varios días se evadió del campamento y se perdió su rastro en la profundidad de la selva por unos meses. No hay registro de lo que hizo durante ese tiempo y Rimbaud nunca habló sobre ello ni con sus amigos.

Jaime James plantea conjeturas acerca de lo que pudo haber sido y aclara las leyendas y los mitos que rodean al gran poeta. La única aclaración para el lector tiene que ver con que "Rimbaud en Java" no es un libro de investigación sino más bien un extenso agradecimiento a su obra y al significado que produce, aún en quienes se acercan a la pasión de su palabras. 

Ultimas Noticias
Otras Noticias