Un país maradoniano en medio de la crisis, viviendas vs. política, y una línea no camporista

ESCENARIO POLITICO. Las mismas conductas. La política sigue sin hacer el ajuste que le aplica a los argentinos más vulnerables Los datos grafican la catástrofe social que se padece. La crisis de hace dos años se ha profundizado, sea por la pandemia, por la cuarentena excesiva y por una inequidad en el ajuste. En lo local y seccional, la novedad es el desembarco de "La Corriente", una línea no camporista con algunos referentes locales. La remoción de Lissalde, una nueva secretaría y la lucha de los municipales para construir viviendas.

[email protected]

El país es como Maradona porque siempre cometió los mismos errores y pretendía tener otra vida sin cambiar sus conductas.

Hoy por hoy, un estudio de la UCA revela que el índice de pobreza es del 44,2 por ciento, y creció un 5 por ciento respecto del mismo período de 2019, durante la terrible recesión del gobierno anterior.

El Observatorio Social de la UCA también señala que el 63 por ciento de los chicos y jóvenes son pobres mientras que solo el 10 por ciento de las personas mayores a los 65 años están en la misma condición.

De estos datos se podría inferir que o bien ese 63 por ciento de niños y jóvenes pudieron tener un ascenso social que les evitó llegar a los 65 con mejor nivel económico o bien se murieron antes de llegar. Lamentablemente es posible que sea esto último, esto es, que fallecen antes de los 65 años lo que siginificaría una enorme tragedia social.

De estos datos se infiere que 20 millones de argentinos son pobres. En síntesis, una catástrofe que viene desde el gobierno anterior pero agravada.

Un país que se jactaba de no tener la dualidad social que sí tenían otros de Latinoamérica, hoy muestra que la mitad de la población está por debajo de la línea de pobreza, es decir, se ha marchado inexorablemente hacia atrás. Argentina, entonces, no es un país condenado al éxito como pretendía hacer creer Eduardo Duhalde sino que todo lo contrario.

Hace poco menos que cincuenta años que la situación económica ha ido empeorando hasta llegar hoy a estos niveles. En tanto, la clase política, sindical y dirigente en general parecen vivir en otro país. Son los que danzan sobre el Titanic.

Mientras el desempleo llega al 14 por ciento y la indigencia al 10 por ciento de la población, esto es, unos 4 millones de personas viven, por decirlo así, en esa condición, y los jubilados comienzan a evidenciar el ajuste ordenado por el FMI, la política no sufre ningún recorte. Cabe recordar que el mismo Presidente avaló la reticencia de la dirigencia política de hacerlo. No parece sensible socialmente que la dirigencia política les aplique el ajuste a los jubilados muchos de los cuales perciben haberes de menos de 20 mil pesos mensuales y no se recorten un solo peso de sus dietas.

En el marco de este clima tan siniestro, los políticos no se pueden poner de acuerdo ni para jugar un partido de fútbol. Cuando el clima se va tranquilizando, surgen Cristina y Macri para echar nafta al fuego porque es su manera de existir. El Presidente entra en esa lógica porque supone que no tiene otra alternativa que ser parte de la grieta. Le quita fondos a la CABA y fogonea una pelea innecesaria con Rodríguez Larreta para conformar a los sectores duros del kirchnerismo. Fernández prefiere andar bien con ellos que acordar algunas cosas con la oposición, lo que revela sus objetivos primordiales, esto es, sostenerse en el poder y preservar la gobernabilidad. No tiene fuerza propia y hasta que no construya territorialidad, Alberto quedará atado a esa estrategia. Su lógica confrontativa lo conduce a no poder nunca construir una alternativa dentro del peronismo. De esa manera se realimenta la grieta, la misma que ha embrutecido la política y ha paralizado al país.

"La Corriente"

El perfil del Presidente es ése, y por ahí mimetizarse con el jefe sea su estrategia de supervivencia. No tiene poder propio, tampoco territorialidad, y su desempeño fue el de un funcionario y no el de un político que es algo muy diferente.

Ya se ha puesto en marcha una línea política nacional para, quizás, darle ese respaldo político que necesita para enfrentar la interna. Esa línea se denomina "La Corriente", así se la llama, es alternativa al camporismo, la lidera a nivel nacional Agustín Rossi, ministro de Defensa, la diputada nacional, Cristina Alvarez Rodríguez y el ex diputado nacional, Daniel Filmus, y buscaría aterrizar fundamentalmente en la provincia de Buenos Aires que tiene el 36 por ciento del padrón electoral.

Sorpresivamente, la hijo del "Chinchu" Gasparini, intendente de Roque Pérez, estaría alineada en esta línea, una funcionaria del Ejecutivo de Tapalqué, un ex funcionario y ex-concejal azuleño, una conocida peronista olavarriense, un ex concejal peronista local, uno de los competidores de Walter Abarca en Saladillo, entre otros, y no se descuenta una invitación al zoom de bautismo provincial a José Eseverri, quien mantiene una gran amistad con Agustín Rossi y con su ex pareja, la diputada Cecilia Moreau. No podría descartarse entonces una versión de "La Corriente" representada por el ex intendente aunque podría haber otra liderada por una ex concejal y actual funcionaria peronista muy enfrentada a César Valicenti, quien ya habría sido invitada para dicho encuentro virtual. En tanto, La Cámpora sigue gobernando al peronismo local.

¿La Corriente es el embrión del albertismo?. No se sabe, pero la intención seguramente es la de ampliar su frente electoral, aunque posiblemente sin PASO para dirimir la diversidad.

La suspensión de las PASO

Si el oficialismo concreta su aspiración de suspender las Primarias, todas estas agrupaciones deberán someterse al arbitrio de quien tenga la birome para confeccionar las listas porque no serán las urnas las que ordenarán el espacio.

El Frente de Todos ya no tiene ni a Massa ni a Lavagna que le dispute su franja electoral como como lo tuvo al randazzismo en 2017, por lo tanto, las PASO no le son necesarias para inducir al voto útil. Es por ello que hoy está procurando la anulación de esta instancia electoral.

En cambio, la oposición las precisa para reorientar el voto a Espert o cualquier otro de su franja ideológica en las generales que hoy, a juzgar por los resultados de 2015, representan aproximadamente un 10 por ciento.

En general, algunas encuestas revelan que Alberto Fernández pierde votos a medida que se acerca a Cristina Kirchner, pero sin embargo, su reacción es la contraria toda vez que la Vice lo somete a una acción opuesta a la que su electorado espera. Ya abonó la grieta con la firma del pacto fiscal o el consenso federal y lo dejó solo al jefe de la CABA frente al resto de los gobernadores. Si hasta Gerardo Morales optó por no acompañarlo.

A la luz de los resultados en las últimas legislativas, al oficialismo se le fueron aquella vez un 19 por ciento de los votos que hoy tiene adentro, compartiendo el mismo espacio.

Dilemas, remociones y cargos

Vale la pena mirar esta dispersión del voto. En 2017, a nivel nacional ganó Cambiemos con el 42% de los votos, Unidad Ciudadana, aquel espacio creado por Cristina para competir por fuera del PJ, logró tan solo el 21%, el PJ se le acercó con el 14%, y el Frente Renovador confirmaba su brutal caída con el 5%, apenas cuatro años después de haber triunfado en otras legislativas y pese a que la mitad del país dice ser de centro.

El massismo continúa en crisis simplemente porque no sabe dónde ubicarse, en donde está hoy se desdibuja ostensiblemente y hoy ya no cree más en ser alternativa a la grieta y decidió meterse en ella para continuar financiando su espacio con algunos cargos políticos para su feligresía.

A uno de sus integrantes, Ricardo Lissalde, inesperadamente Sergio Massa decidió removerlo del cargo de presidente de Trenes Argentinos Infraestructura (TAI). Hay quienes dicen que la remoción de Lissalde sería como un final anunciado porque habría tenido problemas con su segunda línea, todos o gran parte de ella conformada por gente de Tigre. El "Ñato" de Saladillo es un referente de la Séptima, se supone que fue él quien lo empleo a Eduardo Rodríguez y no se sabe si su separación arrastraría al concejal olavarriense. El tiempo lo dirá.

A la par, el bloque Cuidemos Olavarría presentó un proyecto para crear una dependencia dentro del Concejo Deliberante dedicada a cuestiones vinculadas al presupuesto municipal, con una función parecida a la creada por Massa en el Congreso. ¿Una herramienta para negociar votos para dos temas muy álgidos para el oficialismo como el aumento de la tarifa de agua y la venta de tierras al sindicato de trabajadores municipales sobre los cuales el oficialismo parece no reunir la mayoría necesaria para sacarlos, o simplemente se trata de un nuevo cargo político?.

Viviendas y prioridades

El gremio de los municipales gestiona su proyecto habitacional, presentó un proyecto para la compra de tierras en el HCD y el expediente ya comenzó a transitar las comisiones respectivas. El destino de esas cuatro manzanas sería para viviendas, un fin muy importante en un país con tanto déficit habitacional.

El proyecto ya tomó estado parlamentario, según dijo la concejal Celeste Arouxet y el gremio ya pidió su tratamiento en sesiones extraordinarias para tratarlo antes de fin de año.

"Las tierras serán para construir viviendas para los trabajadores", dijo Stuppia, pero algunos concejales argumentan que "habría que ver si no hay que hacerle un cambio de zoonificación para hacerlas".

El otro obstáculo con el que se choca este proyecto sería por el valor y si el monto no impediría una venta directa, sin licitación.

Stuppia alega que la Municipalidad le ha venido donando tierras a los clubes, tanto a Estudiantes, Racing, Ferro y el Fortín, incluso a dos sindicatos que al final no las utilizaron "y nosotros queremos comprarlas..., no pedimos que nos regalen nada. Queremos comprarlas y construir viviendas", enfatizó.

La usurpación de tierras visibilizó el grave problema habitacional que padece el país, por lo tanto, una propuesta habitacional siempre sería muy bien recibida. "Además, si lo hacen por licitación las terminan comprando empresarios para negocios particulares y no para viviendas sociales", argumentó Stuppia, bregando por un acompañamiento de los concejales con quienes se reuniría para explicar su proyecto. "Confío en Santellán y en Juan Sánchez", dijo, buscando un respaldo de concejales vinculados al sector gremial, y explicó que las viviendas serían construidas con un crédito de la banca oficial.

Seguramente el tema es algo controvertido por factores formales pero más que nada políticos, porque habría que ver qué decisión podrían tomar los ediles mencionados que se encuentran tan dentro del espacio de La Cámpora, con la que Stuppia no viene teniendo las mejores relaciones. Pero, en este caso el tema es el orden de prioridades porque las pulseadas políticas jamás podrían ser más importantes que las viviendas para familias de trabajadores.

Mirar el abismo

De continuar repitiendo conductas, el país se encaminará definitivamente hacia al abismo, y de tanto mirarlo, el abismo ya comenzó a mirarnos.

Llamativamente, una encuesta muestra que mientras los votantes se comportan de acuerdo a la grieta, el 52 por ciento dice ser de centro, lejos de los opuestos. A la grieta, entonces, se le suma la ezquizofrenia de los votantes. Pero la gravedad sigue siendo social.

Según los datos suministrados por la UCA, entonces, quienes viven una infancia pobre no solo no tienen futuro sino que no llegarían vivos a los 65 años, al menos el 50 por ciento de ellos.

Argentina es un país extraño, con una clase política que solo se mira sus propios ombligos. También es cierto que los gobiernos, sin distinción ideológica, tan pendientes de la recaudación tributaria para sostener el gasto fiscal, prefieren tener grandes monopolios y oligopolios, para recaudar facilmente, y con economía de esfuerzo. Pero es bien sabido que estos monstruos económicos son los que menos empleo generan y son las pymes las empleadoras por excelencia.

A ellas se les quitó de un plumazo las ATP, no cuentan con créditos blandos y no pueden aumentar su capital de trabajo que les permitiría acceder a una producción en mayor escala que les permita una rentabilidad con la cual podrían sobrevivir.

Porque entre la pandemia, la cuarentena eterna y la voracidad política, las pequeñas y medianas empresas, y ni hablar de los puestos de trabajo estarían en peligro de extinción. Vienen de soportar dos años de recesión del gobierno anterior y uno de esta gestión que debió enfrentar la pandemia con una estructura sanitaria deficiente por culpa de los gobiernos anteriores y de cualquier color político.

Una nueva línea

Extrañamente el canciller no estuvo en el zoom con el presidente electo de los EEUU y encima refirió conceptos sin haber estado. Sin embargo, y en el marco de una errática política exterior, el Presidente lo respaldó y no por amor sino por espanto, ya que prefiere soportarlo al actual canciller que tener que delegar su política exterior en Cristina o en Jorge Taiana que es el hombre que pondría la Vice ante una vacancia semejante. Cristina sería capaz de decir que el Reino de Corea del Norte es un ejemplo de democracia. Y si hubiese vivido en la antigüedad, hubiese preferido al régimen de Esparta por sobre el de Atenas.

Esta misma semana, la Vice hizo una exhibición de poder al modificar la ley de movilidad jubilatoria para desmarcarse del ajuste, algo que le vino muy bien a la ex defensora de los jubilados, Mirta Tundis, quien ya no sabía donde ubicarse frente al ajuste gubernamental.

La jugada es respetable pero para la Vice es como escupir para arriba porque termina confirmando la hipótesis del "doble comando" con lo que ello significa por el efecto que podría producir hacia afuera del país.

Y por otro lado, los expone al Presidente y al ministro Guzmán como los "ajustadores" lo que profundiza el conflicto entre ambos, algo que estarían explotanto un grupo de dirigentes peronistas que estarían intentando fortalecer una agrupación independiente de La Cámpora denominada "La Corriente".

Es posible que esta agrupación nacional pero que haría su bautismo este fin de semana en la Provincia y por supuesto en la Séptima Sección Electoral acabe apoyando a Alberto Fernández o, si éste se obstina en mimetizarse cada vez más con Cristina, el referente sea algún otro kirchnerista más nestorista o menos cristinista.

Alberto parece ignorar lo que ya dicen las encuestas, esto es, que cuánto más se pegue a su Vice, más votos deja en el camino.

Ultimas Noticias
Otras Noticias