Facultad de Ingeniería: "Somos parte de la solución"

La institución articula con el entramado productivo y social

La secretaria de Extensión, Vinculación y Transferencia de la Facultad de Ingeniería de la UNICEN, ingeniera Gabriela Hüls, junto al director del Centro de Desarrollo Emprendedor e Innovación (CDEI), ingeniero Joaquín Domato, reflexionan sobre el rol de la institución para acompañar y formar parte de los procesos ligados al trabajo colaborativo, la mejora continua, la incorporación de tecnología y gestión de recursos, entre otros.

Hace poco más de 50 años la Facultad de Ingeniería de la UNICEN se gestó como un espacio formativo para dar demanda a los cambios en el territorio. Olavarría se avistaba como una zona industrial con un alto potencial y se necesitaban recursos humanos formados para estructurar el centro productivo en el que se convirtió.

Hoy la institución sigue acompañando a esa matriz productiva con una revisión constante de los escenarios y particularmente en estos tiempos, dado que la capacidad de adaptación y transformación que caracteriza la industria regional se evidenció en los desafíos de una pandemia inédita. En algunos casos se aceleraron ciertas tendencias que parecían más lejanas, como el teletrabajo o la incorporación de nuevas tecnologías, y en otros obligó a tomar decisiones a largo plazo con una revisión total de los procesos internos.

En plena reactivación de la actividad la Universidad despliega una vez más sus recursos, con el objetivo de brindar un marco teórico, técnico y proyecciones sólidas, como parte del entramado social. Así lo sostienen la secretaria de Extensión, Vinculación y Transferencia (SEVyT) de la FIO, la ingeniera Gabriela Hüls, y el director del Centro de Desarrollo Emprendedor e Innovación (CDEI), el ingeniero industrial Joaquín Domato.

Un año bisagra

"Creo que las relaciones colaborativas fueron la manera de comenzar a solucionar los conflictos y problemáticas que la pandemia presentó. Hizo que las organizaciones se repensaran internamente y en ese repensarse pudo verse que las soluciones eran más o menos las mismas. En el caso de la industria, resolvió cómo producir en este contexto", expresó Gabriela Hüls. La docente del Departamento de Ingeniería Industrial asumió hace unos meses al frente de la SEVyT.

Con una nueva visión y proyección de un área creada justamente para sostener la sinergia de la Universidad con el resto de las organizaciones sociales, económicas, educativas, etc., se está trabajando en la identificación de las nuevas problemáticas.

Pero no todos los actores de la comunidad fueron afectados de la misma manera: "La relación con los emprendedores en pandemia fue compleja", aseguró Domato. El Centro de Desarrollo Emprendedor e Innovación de la FIO es un espacio de asesoramiento, consultoría y acompañamiento a emprendedores, pero el contexto sanitario "paró todo y modificó la forma de trabajar", contó el director del CDEI. "Tuvimos que repensar hacia dónde íbamos y cómo lo hacíamos, porque nos caracteriza el encuentro, nos gusta el contacto cuerpo a cuerpo... podemos usar el teléfono, el correo, las redes, pero no hay como compartir el momento y estar sentado al lado de las personas o emprendedores que comparten su experiencia entre ellos", sostuvo.

Claramente la virtualidad fue la regla. Solo que esta vez las consultas no llegaban para revisar partes del modelo de negocio sino que la pregunta en común fue: ¿Ahora qué hago? "En solo dos meses nos llegaron más de veinte consultas que apuntaban a lo mismo: cómo sostenerse a través de las redes, no cerrar, aumentar las ventas", repasó Domato. "La decisión fue no parar. Nos reacomodamos y seguimos trabajando en este contexto y así lo hicieron los emprendedores: pensaron nuevas maneras de vender, diversificaron, fragmentaron la producción de manufactura para poder sostenerla, y el CDEI mantuvo el contacto".

Sin lugar para la rigidez

La Facultad de Ingeniería logró rápidamente adaptarse a la enseñanza virtual gracias a la proyección en el uso de nuevas tecnologías que consolidó durante la última década. Y en este sentido casi no hay discusiones: la tecnificación y el desarrollo informático forman parte central en el desarrollo de la industria. "Ya no hacemos cursos de tornería, sino de SolidWorks, AutoCAD, Sketchboard", señaló la secretaria de Extensión, Vinculación y Transferencia. "Somos parte de la solución, por eso hay que entablar relaciones, conocer las problemáticas puntuales demostrar nuestro potencial; y por supuesto revisar las fortalezas, debilidades y reconocer las oportunidades", especificó Hüls. "También las amenazas", agregó.

La vinculación es fundamental porque "lo que nos falta lo brinda el contexto", dijo la ingeniera industrial. Y en ese sentido, "tenemos un gran trabajo para reconstruir el territorio".

Si bien la dinámica universitaria tiene tiempos diferentes, menos acelerados, desde el CDEI se hace hincapié en la transformación para acoplarse al ritmo. "Siempre tuvimos que adaptarnos a lo que pasa en el contexto y nos interesa ser el canal por donde los cambios externos lleguen a las discusiones internas de la Facultad, que se reflejen en los planes de estudios, en los proyectos de investigación y la transferencia", sostuvo Joaquín Domato.

Hüls agregó: "Somos una institución vinculadora con problemáticas sociales e industriales. Si bien nuestra génesis está relacionada a la educación, hay gente capacitada para abordarlas y estamos reconstruyendo ese trabajo interno que es muy delicado, porque si hay un error es la Facultad la que se equivoca. Eso no puede pasar, por eso le ponemos tanto empeño a lo que hacemos", señaló. "Cada organización debe poder identificar el rol social y económico en donde está emplazado, ya quedó demostrado que no hay nadie aislado", agregó Domato. "Creo que la FIO puede aportar en eso, a pensar el rol de la ingeniería y la industria más allá de lo operativo de una máquina. Cada empresa, desarrollo, crecimiento de una industria tiene un impacto social y económico, y nuestras capacitaciones deben apuntar a eso", coincidieron los docentes de la FIO.

Adaptar(se)

Como institución formadora de profesionales la mirada siempre está puesta en la capacidad de adaptación a un trabajo, un puesto, un escenario adverso, etc. "Sabemos qué es lo que viene, estudiamos las tendencias productivas y necesitamos del territorio para demostrar que las teorías que trabajamos son las que funcionan", dijo Gabriela Hüls. "Esta pandemia en cierta forma nos retrajo, pero ahora estamos en un camino más positivo donde la industria ya pensó nuevamente en el crecimiento interno desde lo cultural de su organización, las formas de hacer, la metodología de trabajo". Los conceptos de mejora continua, tecnología, conectividad, el internet de las cosas aparecen en el relato.

"Me parece que en Olavarría y la región es donde vamos a lograr el crecimiento productivo, a medida que vayamos mejorando las capacidades operativas, de recursos humanos. Hoy los chicos nacen con el teléfono en la mano, tenemos que adaptarnos", consideró. "Cuando visualizás procesos de lugares con mayor avance tecnológico, hay planes de adecuación para implementar mejoras. Y está comprobado que la base de ello es el aprendizaje continuo del recurso; podemos tener miles de máquinas pero están manejadas por gente", graficó: "Tenemos que tener la capacidad para formar a personas que trabajarán 100% con vinculaciones tecnológicas. En este sentido el contexto cambia a mucha velocidad", concluyó la docente. 

Ultimas Noticias
Otras Noticias