"Hay sectores que ya están por encima de la prepandemia y la economía viene creciendo"

César Longo, al frente de la empresa de bolsas G&L

Es propietario de la empresa de bolsas desarrolladas y aptas para el envasado de productos como semillas, granos, carbón, fertilizantes y nutrición animal, entre otros insumos del sector.

César Longo asumió como presidente de la Unión Industrial de Olavarría (UIO) en julio de 2020 para ocupar la silla que había quedado vacante luego de la trágica desaparición de su antecesor Carlos Orifici. Pero Longo es también titular de una empresa de fabricación de envases multipliego, que abastece a distintos sectores de la actividad económica: G&L.

En lo que hace a la agroindustria, provee bolsas desarrolladas y aptas para el envasado de productos como semillas, granos, nutrición animal, carbón, fertilizantes y otros insumos de sector. Para la industria de la construcción ofrece bolsas para el envasado de productos como cemento, cales, premezclas adhesivas, yeso, aditivos minerales y derivados químicos.

Y al sector alimenticio llega con bolsas desarrolladas para el envasado de harina (trigo, maíz, soja entre otras) y sus derivados, azúcar, pan rallado, alimentos balanceados y suplementos alimentarios. G&L Internacional es la firma, cuya planta se inauguró en septiembre de 2016 en el Parque Industrial de Olavarría.

"En la industria hay un crecimiento, hay movimiento y ojalá que esta cuestión sanitaria pase pronto y en este sentido la economía pueda crecer mucho más. Obviamente que hay rubros, como la industria de eventos, que están muy afectados por la pandemia" evaluó.

El empresario local dividió a los motores de la industria olavarriense por un lado en las vinculadas con la producción de cemento y otros derivados minerales ("industria pesada", dijo), y de eso derivan otras que están directa o indirectamente relacionadas.

"Cuando la parte del cemento crece eso se ve reflejado en la economía de Olavarría y en la industria de Olavarría. Si bien las salidas de cemento han tenido sus oscilaciones, sus sube y baja, con la mejora de la situación sanitaria hubo un repunte en los despachos y esto genera más demanda y más trabajo en todas las empresas satélites" subrayó.

Longo ofreció un dato relevante como marcador del momento económico. "El sector de la logística está complicado. Hoy no se consiguen camiones en el país y esto es un indicio claro de que la industria se está moviendo" apuntó.

En tal sentido, el FMI corrigió la estimación sobre el crecimiento del PBI del 5,8% que había hecho sobre la recuperación de la economía argentina en abril y la posicionó por encima de la media regional y mundial en un 6,4%, aunque algunos analistas opinaron que cerrará el año con un alza cercana al 9%, y niveles de actividad económica para diciembre superiores a la prepandemia.

"Hay sectores que ya están por encima de la prepandemia. No sabría decir cuál será el crecimiento del PBI este año; a nivel personal me parece que un 9% suena excesivo. Me parece que estaría entre 4 y 5 puntos, que era lo que se venía diciendo. Ojalá sea como dicen, pero en esto nadie tiene la bola de cristal" consideró.

Un índice u otro, Longo ponderó que la economía está creciendo. "Ayuda dinamizar la economía los cambios que se produjeron en el sistema financiero, con tasas de mercado razonables. Hoy están entre el 24 y el 30% y eso es positivo" valoró.

En comparación, mencionó que "veníamos de tasas del 80 para capital de trabajo y 120% para descuentos de cheques. Eso mata a la industria, porque se termina trabajando para el sistema financiero y no para la producción en sí. Se aguante en un parate de 6 meses, pero es imposible si se sostiene por tres o cuatro años, por lo menos en la parte industrial".

Longo analizó tres o cuatro temas sobre los que recaen fuertes expectativas. Uno de ellos es el fin de la pandemia, un horizonte deseado por todos y por supuesto también en el sector industrial.

"Ojalá que la parte sanitaria se pueda restringir al mínimo y eso ayudaría a tener una mayor previsibilidad, y a todos los que estamos en esto nos ayudaría a la hora de pensar en una inversión y acelerar los tiempos en la toma de decisiones. Hay inversiones retrasadas que quizás sin la pandemia, y con la ayuda del mercado, pueden fortalecer el crecimiento" reflexionó el presidente de la UIO.

El siguiente tema fue el nivel de la inflación, la espada de Damocles que pesa desde hace mucho tiempo sobre la economía argentina. "La inflación es el mal de todos los males. Por ella estamos peleando constantemente con los proveedores, con los clientes, con nuestros empleados, porque obviamente la plata no le alcanza a nadie. Sería el tema central a atacar para tener previsibilidad y lograr inversiones a largo plazo" subrayó el dirigente empresarial.

Por último, se refirió a la posibilidad concreta de que el gobierno llegue antes de noviembre a un acuerdo con el FMI para refinanciar una deuda cercana a los 45 mil millones de dólares. "Creo que de ser así vamos a tener más certezas con el tipo de cambio, pero hay un montón de variables macro y micro a tener en cuenta no sólo a nivel país, sino a nivel mundial, como producto de la pandemia" advirtió.

"Por ejemplo un contenedor de China antes de la pandemia costaba 2.000 dólares y hoy está en los 10.000 dólares y esas son variables macro que no se pueden controlar e implican un aumento de precios en dólares, con lo que eso significa en un país como la Argentina. Pero por supuesto que si hay un arreglo con el Fondo para la Argentina va a ser muy bueno, para la economía financiera en particular" sostuvo César Longo.

Ultimas Noticias
Otras Noticias