Y un día, las aulas volvieron a llenarse de vida

Nueva normalidad en la educación en medio de la pandemia En Olavarría, como en el resto de la provincia de Buenos Aires, luego de casi un año con la presencialidad reducida a la mínima expresión, ayer se abrieron las escuelas a los alumnos para reforzar aprendizajes.

Daniel Lovano

[email protected]

Después de casi un año de ser convertidas en espacios físicos inanimados por culpa de la pandemia, las aulas de toda la provincia de Buenos Aires en general -y de Olavarría en particular-, empezaron a recobrar vida ayer con la apertura de las escuelas para reforzar aprendizajes de los alumnos de nivel primario y secundario que menos contacto con los docentes tuvieron durante 2020.

El inicio del ciclo lectivo será el próximo 1 de marzo para la educación primaria, el 8 para el nivel secundario y el 15 para el nivel superior, aunque en este último caso continuarán sus clases en el marco de la virtualidad.

Romina Altafini, inspectora jefe regional de la Dirección de Gestión de Educación Privada (Diegep) y Julio Benítez, Jefe Distrital de Educación, hicieron un balance de la primera jornada escolar.

Altafini ofreció luego de la recorrida realizada ayer un completo panorama, pero en primer término hizo hincapié en que "lo más importante es llevar tranquilidad, que las instituciones están trabajando fuertemente para que la presencialidad se haga una realidad".

"Esto va a ser un híbrido, que va a combinar presencialidad con virtualidad, con diferentes formas de combinación entre ambas para que todos puedan compartir un tiempo en la escuela" definió.

Aunque en todos los ámbitos se habla de un regreso a la presencialidad, en lo específico Altafini mencionó que a fines del año pasado "se llevaron adelante las propuestas en nuestro Distrito las propuestas de actividades socioeducativas, que hicieron posible actividades de revinculación con la institución educativa. Muchas pudieron tener también su acto de egreso de manera presencial y con estrictos protocolos".

Para lo que viene, enfatizó que "si se respetan todos los protocolos, no hay manera de que la escuela sea un foco de contagio. Como experiencia tenemos el ATR de verano y no hemos padecido ningún contagio, y eso que se realizaron actividades acuáticas, actividades físicas, actividades pedagógicas".

Durante este proceso, de 12 instituciones de nivel primario de gestión privada que hay en el distrito de Olavarría, 11 están implicadas en el plan de intensificación de la enseñanza, período destinado a estudiantes cuyas trayectorias educativas han presentado dificultades el año pasado.

"Hay una institución que tiene un solo estudiante en el proceso de intensificación y por una cuestión familiar se ha acordado hacerlo en el marco de la virtualidad, porque residen en una zona rural y se creyó conveniente este tipo de flexibilización para que no se traslade todos los días por dos horas" dijo la funcionaria.

Olavarría cuenta con 13 instituciones educativas de nivel secundario, en la gestión privada, todas implicadas en el período de intensificación de la enseñanza.

Sólo una de nivel secundaria no pudo dar comienzo ayer la presencialidad, pero si en la virtualidad, a la espera de los elementos de protección cuyo arribo está previsto para hoy.

"Es una cuestión ajena a la institución, ya que la empresa no ha podido proveerla de los elementos necesarios" aclaró.

"En Olavarría estamos muy bien. Realmente en la gestión privada las entidades propietarias de los establecimientos han garantizado todas las normas de cuidado, los elementos de protección personal y, en algunas, se han culminado obras en estos días para garantizar el regreso a la presencialidad" ponderó.

Altafini recalcó que se está atendiendo a la diversidad y a las necesidades de la familia.

"Esta semana es un proceso de intensificación, por lo tanto están yendo dos horas y atendiendo a las necesidades de lo que cada alumno no ha podido lograr o necesita reforzar del ciclo lectivo 2020" comentó.

El regreso al marco de la presencialidad ha debido contemplar normas específicas para el ingreso y el egreso de los alumnos, para permanecer dentro del salón y para el tiempo del recreo.

"El viernes estuve en Bolívar, hoy (por ayer) recorriendo instituciones de Olavarría y esta semana estaré en Azul. Vamos analizando todos los espacios que tienen las instituciones y las posibilidades para garantizar la mayor presencialidad posible, siempre adaptándolas al plan jurisdiccional".

"Estamos a la espera del protocolo de inicial y de especial, que aún no han llegado a territorio, pero ya hemos tenido reuniones con nuestras autoridades educativas y están en proceso" apuntó.

Los planes jurisdiccionales serán adaptados a cada infraestructura, lo que ayer mismo la inspectora pudo apreciar in situ en uno de los establecimientos recorridos.

"No todas las aulas van a poder garantizar la misma presencialidad" advirtió.

"En uno de los colegios que estuve hay aulas donde vamos a poder garantizar 13 chicos, en otras 10 y otras aulas por falta de ventilación no se van a poder utilizar, pero sabemos que dentro de la escuela podemos reacondicionar otros espacios" explicó.

En tal caso dio como ejemplo salones de usos múltiples (SUM), gimnasios, salones de informática.

Por otro lado, los recreos serán como nunca fueron en la historia escolar argentina.

"Los establecimientos están trabajando en eso" dijo.

"No habrá concesión de kioscos, no se podrán compartir utensilios, comida, nada. No hay posibilidad de que el recreo sea como los de antes. Va a ser un espacio que compartirán los chicos con dos metros de distanciamiento, como para que cada uno ocupe su lugar".

"Es una nueva realidad, donde vamos a combinar la presencialidad con la virtualidad, y estamos planificando al lado de los equipos directivos y los representantes legales las mejores condiciones con algo que para nosotros es fundamental: el acompañamiento de la familia y fortalecer la dimensión comunicacional" enfatizó.

Bajo esta nueva normalidad, los ingresos y los egresos serán escalonados, por ciclo, por año.

"La jornada está pensada para tres horas y media, que se puede extender con el ingreso y el egreso a cuatro horas" anticipó para cuando arranque el curso regular.

El plan jurisdiccional provincial exige a cada alumno una declaración jurada, donde conste que no ha tenido síntomas, y todas las instituciones abrieron una especie de "ámbito de aislamiento" para derivar por si alguien presenta algún síntoma de la COVID-19.

"Esto no tiene nada más que ver que con las condiciones de cuidado que uno está garantizando, no solamente el cuidado de uno, sino también de todos. En las escuelas están garantizadas todas las cuestiones de higiene, barbijos y máscaras para los docentes, termómetros. Todas las inspectoras estamos recorriendo todas las instituciones educativas para no dejar ningún cabo suelto" resaltó.

Un tanto más subjetivo, Romina Altafini describió lo que pudo escrutar en los rostros de los chicos a través de su recorrida por los establecimientos: "Hay alegría, hay entusiasmo, y hay mucha ansiedad de la familia. Esto último lo estamos trabajando también".

Julio Benítez, Jefe Distrital de Educación, luego de una recorrida por distintos establecimientos del Partido describió el estado de ánimo de los chicos con la respuesta que obtuvo de uno de ellos.

"Uno de los alumnos me decía que el cambio más importante fue pasar de despertarse a las 4 de la tarde a volver a despertarse a las 7 de la mañana" graficó.

A lo largo de la jornada matutina de este miércoles pasó por Secundaria Nº 10, Secundaria Nº 1, Secundaria Nº 6 y Secundaria Nº 3 Loma Negra.

Benítez vio este retorno "con mucha rigidez" porque "hay que tener todo muy bien cuidado y que nada se vaya a salir de su lugar. En el primer día hay inseguridades, hay miedos, hay todo lo que significa volver a la escuela".

"Vi todo en orden, con gente muy predispuesta y muy consciente de este retorno" evaluó.

Notó tranquilidad en el plantel de profesores.

"En todas las escuelas pude ingresar a las aulas; estuve en los salones de física, construcción de la ciudadanía, matemáticas e historia y los chicos están muy contentos por volver" celebró.

"Todos trabajando con sus profesores, las aulas con las ventanas abiertas, con la separación reglamentaria, con el barbijo, los profesores con las máscaras, familias que fueron a hacer consultas, y vi a los directores muy bien organizados" destacó.

En las escuelas que tuvo la oportunidad de recorrer Benítez, el índice de presencialidad superó el 90%.

"En la última que estuve, ya estaban los preceptores llamando y preguntando por qué no habían ido a los ausentes" rescató.

Otra compulsa entre los alumnos fue averiguar por qué medio se habían trasladado hasta los establecimientos, un análisis a profundizar con la complejidad que implicará el comienzo del ciclo lectivo.

Advirtió como falencia que en algunas escuelas se registró un faltante de máscaras.

"A pesar de que el Consejo Escolar hizo la compra, no hay insumos en el Distrito, entonces muchos docentes se compraron las máscaras, otros ya las tenían, otras las compró la escuela" expresó el Jefe Distrital de Educación.

El funcionario consumió la tarde de ayer con una reunión con la jefatura regional, y hoy por la tarde hará una recorrida por establecimientos de educación primaria.

Benítez no se quedó en lo que sucederá este par de semanas de febrero, sino que fue más allá en la reflexión: "Ya estuvimos hablando con las autoridades escolares sobre la otra planificación que hay que hacer, con el inicio del ciclo lectivo, con el ingreso de muchos más alumnos de los que hay ahora. Pensar muchas cosas que restan por pensar".

Ultimas Noticias
Otras Noticias