Olavarría booked.net
+16...+17° C
CLASIFICADOS

Roberto, un Pumita amante de las vacas

Tras criarse en Del Campillo, Marcos y Roberto Mondino se mudaron a Río Cuarto para hacer la secundaria y empezaron a jugar al fútbol en Estudiantes de esa ciudad. Al mayor de los hermanos ("él era bueno en serio") le propusieron ir a probarse a Newell’s, y su madre, impuso como condición que también viajara Roberto. Allá fueron los Mondino a Rosario a probar suerte.

Lograron pasar el primer filtro y se instalaron en la casa de una tía rosarina. Para Roberto la ilusión futbolera duró apenas cinco meses, una lesión lo sacó de carrera y perdió el tren. Una vez recuperado, con 15 años y un metro 80, sus compañeros de secundario lo convencieron de que fuera a jugar al rugby a Gimnasia y Esgrima de Rosario.

"Yo no sabía ni cómo se agarraba la pelota", reconoce Roberto. Pero aprendió rápido. Dos años después, ya de regreso en Córdoba, se incorporó a Urú Curé de Río Cuarto, y fue citado para jugar de segunda línea en la selección provincial juvenil. Su porte, a esa altura ya medía el metro 93 de hoy, y su ductilidad, hicieron que fuera convocado para integrar Los Pumita, la selección juvenil argentina.

"Soy clase 74, en ese equipo estaban Tati Phelan, Gonzalo Longo, el Colorado Fuselli entre otros que llegaron a ser Pumas", cuenta. Esos Pumitas hicieron historia: en abril de 1993, en la ciudad de Lille, lograron derrotar en la final al poderoso seleccionado francés por 31 a 29 luego de haber ido perdiendo todo el partido. Uno de los tries de la remontada lo hizo Roberto, quien fue titular todo el torneo.

"Seguí jugando después en Río Cuarto, hasta que me fui a estudiar Administración de Empresas a Córdoba, y ya me dediqué fuerte a comprar hacienda", explica. "Yo siempre supe que iba a ser consignatario, aún cuando estaba en los Pumitas. Nací para hacer lo que hago, y el rugby me dejó muchas enseñanzas que las aplico hoy en mi profesión", agrega Roberto.

Ultimas Noticias
Otras Noticias