Díaz Aspiroz es Embajador Paralímpico de Estudiantes

PARACANOTAJE. El palista fue reconocido en el club luego de su labor en los Juegos Paralímpicos y el Mundial

Emilio Incaurgarat y Santiago Terú acompañaron a Lucas Díaz Aspiroz en el día del reconocimiento

Emilio Incaurgarat y Santiago Terú acompañaron a Lucas Díaz Aspiroz en el día del reconocimiento.

El palista Lucas Díaz Aspiroz, que viene de una doble presencia internacional, fue reconocido ayer como Embajador Paralímpico del Club Atlético Estudiantes. Es que recientemente quedó segundo en la final B en el marco de los Juegos Paralímpicos de Tokio y ocupó el octavo puesto en el Mundial que tuvo lugar el Dinamarca.

Entonces el club lo reconoció ayer por "sus muy valorables logros deportivos, pero sobre todo por su fortaleza, su dedicación, voluntad para superar las adversidades y demostrar que el deporte es inclusión". Allí, antes de las palabras, se entregaron los reconocimientos.

En el marco del acto, en primera instancia, en la presentación, se reconoció a Lucas Díaz Aspiroz por sus recientes participaciones internacionales, pero a modo de introducción se hizo un repaso de su carrera deportiva, que tuvo distintos logros con el equipo argentino.

Al lado del palista estuvieron Emilio Incaurgarat (presidente del Club Atlético Estudiantes) y Santiago Terú (entrenador en la sección de remo y canotaje de la institución). En la oportunidad, en el buffet del club también se hicieron presentes dirigentes de la entidad, representantes de la subcomisión, profesores, deportistas, además de familiares y amigos del deportista nacido en General La Madrid y radicado en la ciudad.

"Uno no toma la dimensión de las cosas porque lo vemos todos los días; con Lucas tenemos un espejo vivo. Independientemente de las adversidades, la vida sigue, y para mí es un ejemplo de vida. Espero que sigas así", señaló el presidente albinegro.

Por su lado, el entrenador Santiago Terú indicó que "uno sabe de primera mano lo difícil que fue este trabajo, más que nada la preparación desde febrero hasta el último viaje de Lucas. Su participación fue destacada, pero no hay que dejar de mencionar todo el sacrificio que hubo en el medio. El camino estuvo lleno de obstáculos, y eso es un doble reconocimiento: llegó muy lejos, teniendo muchas cosas en contra".

Palabra de Díaz Aspiroz

"Gracias a todos por venir. Siempre digo que mi familia y mis amigos son el norte; gracias al club que me abrió las puertas desde el primer momento. También a Santiago Casey y Mauro Castro, que son las dos personas que me dieron una mano muy grande", señaló el deportista en su introducción.

Y, luego, habló del último proceso que lo tuvo mucho tiempo fuera del país: "Fue difícil, este último tramo se complicó por cuestiones de salud, pero uno elige el camino que quiere. No estoy arrepentido de nada, y creo que aún queda un poco más. Fue duro, pero después se disfruta a medida que va pasando el tiempo", señaló el deportista que busca nuevos objetivos: "Proponerse metas a mí me mantiene vivo".

Sobre lo deportivo, repasó lo vivido en sus dos eventos. "En la primera carrera de los Juegos me sentí mal, no corrí bien, aunque después del trabajo con la delegación argentina, creo que en las siguientes estuvimos a la altura de las circunstancias. Me sentí satisfecho y conforme por lo que había hecho".

"El octavo puesto en el Mundial me dejó un poco la espina, porque sabía que podía entrar quinto. Aunque se dio el octavo para mí y estoy conforme", analizó Díaz Aspiroz y agregó: "En Tokio quedó muy conforme". Justamente, en Japón, fue su segunda experiencia en los Juegos Paralímpicos.

"Se consiguieron muchas medallas para la delegación argentina. Es un trabajo que cada uno hace desde su lugar. Lo que hizo cada uno fue único y creo que se empató a la mejor actuación que tuvo la Argentina en la historia. Hay muchos deportistas en el país, aunque a veces nos vemos restringidos por la cantidad que puede viajar", explicó.

También, en su relato, recordó cómo fue su trabajo en la previa, en un ciclo complejo debido a la pandemia: "La pasé mal, sentí mucho estar parado. Pero después salió el DNU y pudimos entrenar en el club, cuando nadie podía", analizó en cuanto a lo vivido en 2020.

En el final, Lucas Díaz Aspiroz habló de su actualidad desde el punto de vista físico: "Ahora es el momento de parar la pelota y ver ya que tengo varias versiones profesionales, con lo cual tengo que decir qué hacer en este tiempo porque ahora viene el Sudamericano. Son decisiones a futuro, pero importantes. Si fuera por mí, seguiría entrenando, pero también tengo que pensar en más adelante", resumió en cuanto a lo que ocurre con su lesión y el tratamiento que le debe dar.

Por lo pronto, ayer Lucas Díaz Aspiroz tuvo su reconocimiento en el club por su reciente labor, donde otro olavarriense nos representó en el mejor nivel del deporte mundial.

Ultimas Noticias
Otras Noticias