El peronismo y sus dilemas, Alberto no conoce su guión, la Séptima, y esa banca tan deseada

ESCENARIO POLITICO. El neoeseverrismo y el curismo precalientan. La puja por la banca en el Senado. Eseverri mira desde afuera La lealtad y su historia. Sigue la disyuntiva en el peronismo entre el partido y el movimiento. La promesa de recuperar un paraíso perdido. Los eseverristas se cansaron de esperarlo a José y cortaron el cordón umbilical. El curismo, Ezequiel y la incerteza sobre el 2023. El radicalismo y la oposición y una campaña para preservar la diferencia. La política o la impolítica de los precios.

Cacho Fernández

[email protected]

El peronismo fue y sigue siendo un espacio de perfil fuertemente patriarcal, esto es, siempre anda buscando un líder o un pater familias para obedecerle, y hasta se podría sintetizar esa "Lealtad" que hoy se conmemora, mezcla de reconocimiento histórico de un líder que amanecía en la historia y una obediencia incondicional que debiera tenérsele a la autoridad máxima de una familia.

Algo parecido ocurrió con el radicalismo hasta su institucionalización definitiva como partido luego de superar el "personalismo" yrigoyenista, y así lo será también el peronismo hasta que funcione realmente el partido, pero no como una mera herramienta electoral como solía calificarlo Perón, sino como la estructura por donde debería pasar su perfil doctrinario y la formación de sus cuadros dirigentes.

Hoy por hoy su doctrina es algo difusa y muy pocos la conocen. La dirigencia surge del poder de un dedo, de la sucesión familiar o del poder del dinero como suele ocurrir con gran parte de los otros espacios políticos.

En cuanto a la institucionalización partidaria, existe un fuerte antecedente de cómo se calificaron estas posturas. En efecto, el radicalismo, el denominado "antipersonalismo" del alvearismo fue descalificado totalmente, mientras que "el peronismo sin Perón" en los Sesenta fue concebido como una suerte de traición o deslealtad hacia el padre del movimiento, y fue el mismo patriarca el primero que castigó duramente ese intento.

El mismo Felipe Solá transmitía en Olavarría, aunque críticamente, el poder hasta onírico que tenía Perón para muchos peronistas.

"Estábamos reunidos para ver como podíamos rearmar al PJ -contaba el ex canciller- y ‘Manolo’ Quindimil dijo que había soñado que el General le decía ‘Manolo, hacete cargo vos del partido’. Ante semejante mensajero aunque improbable mensaje, igualmente los demás acataron rápida y acríticamente el encargo del General que le hablaba en los sueños al entonces líder de Lanús, y no necesitaron nada más para someterse".

Así relató Solá sarcásticamente el poder mágico que el viejo líder ejercía sobre sus seguidores pero también reflejaba de alguna manera el paradigma siempre vigente en el peronismo. Ahora, y sin que Perón transmitiera nada a través de un sueño, es Máximo Kirchner quien será entronizado en el PJ, pero sin elecciones y con la anuencia sumamente servil -salvo Fernando Gray- de quienes conforman el partido.

El paraíso perdido

En el peronismo, la ideología también es confusa o producto de un cruzamiento de otros modelos teóricos, sintetizados empíricamente, pero con supremacía de un pragmatismo que le ha permitido adaptarse para sobrevivir a los cambios históricos.

De ese modo, el peronismo, bajo la bandera de la justicia social, será lo que se necesite ser, pero, como simplificó un dirigente local "está hecho solo para repartir y no para juntar riqueza". Es decir, distribuye los ingresos pero no ha demostrado capacidad -como otros partidos- para juntarlos.

Se lo ha definido como un capitalismo "humanista" o con justicia social. Para complacer a la JP setentista, Perón solía advertirle el peronismo era el "socialismo nacional" y les sugería que no buscaran más, que su utopía la tenían al alcance de la mano. Tampooco se sabía qué cosa era ese "socialismo nacional" y como toda utopía, se trataba de una nebulosa para oponerle al peronismo ortodoxo que tampoco enarbolaba algo doctrinariamente claro sino que su ortodoxia se basaba en una obediencia ciega al viejo líder.

Los jóvenes peronistas de entonces no veíamos que la diferencia entre el capitalismo y el socialismo se basaba en que el primero se sustenta en la explotación del hombre por el hombre, mientras que, y dicho con amarga ironía, el socialismo, el conocido hasta entonces, era algo similar pero a la inversa. No en vano, el viejo líder optó por el pragmatismo, pero elaboraba un relato ad hoc de la coyuntura.

Pero ¿cuál es el objetivo político peronista?. En realidad parece estar sustentado en la promesa de un retorno a un tiempo pasado en el que el denominado "pueblo" (nadie sabe quien lo conforma) habría sido feliz.

Sería como un retorno a un paraíso perdido, una suerte de "mundo feliz", de Aldous Huxley pero colocado en el pasado, representado por una sociedad supuestamente justa pero embellecida y perfeccionada por la nostalgia.

Galli y el curismo

Últimamente, se terminó de conformar una agrupación con resabios eseverristas a la que llamaron "hacer Olavarría" para insertarse en uno de los polos de la grieta que hoy atraviesa la política nacional.

Algunos nombres muy relacionados con el eseverrismo se han juntado en la sede del gremio Atsa, para continuar haciendo política dentro del Frente de Todos como Einar Iguerategui, Irene Blanco, Gerardo Ripoll, Ricardo Nasello, José Pablo Avalos, Carlos Manzur, y una veintena más casi todos eseverristas, lo que no implica que sea el regreso de la identidad que tantos años gobernó la ciudad.

No participa José Eseverri quien se fue de vacaciones con su familia y si llega, se habría comprometido a estar en la inaguración del Peronismo Republicano de Mario Cura y el pichettismo. Conclusión: lo más probable es que José no llegue para poder huirle al dilema, aunque ya dio un primer paso al integrarse a la Lista Amarilla de Coopelectric que incluye a parte de una dirigencia similar a la representa hoy el Peronismo Republicano o la agrupación que conduce Miguel Angel Pichetto a nivel nacional.

Allí estarán presentes, además, el intendente Ezequiel Galli, quien han construido con Mario Cura una fuerte alianza política, y los candidatos a concejales y consejeros escolares de Juntos.

En tanto, Galli también estará en la presentación de la misma lista y fue invitado a la presentación de la lista en Bolívar. La idea del jefe comunal seguir trabajando para que entren los 3 senadores en la sección. Galli se ha tomado esta campaña con una vehemencia singular, tanto por sus actos de gestión como por el cuidado de sus aliados porque siente que todavía se habla de voltear la ley que solo permite dos mandatos para los cargos electos y que, con Insaurralde en la Jefatura de Gabinete y María Eugenia Vidal en la CABA, el camino estaría allanado para nuevos intentos de reelección.

El neo eseverrismo

En tanto, Eduardo Bucca intenta construir respaldos en Azul y Olavarría para sumar esos casi cuatro puntos o 7500 votos que le faltan para acceder a una banca, y el objetivo de Hacer Olavarría sería una manera de hacer jugar al eseverrismo en esta cruzada.

El anhelo de "Hacer Olavarría" es el que el Frente de Todos local recupere esa unidad y cohesión con la que nació cuando Alberto Fernández, ya elegido por Cristina Kirchner, logró atraer a Sergio Massa al espacio. Pero pocos o nadie sabe los porqués ese frente es hoy esa diversidad atomizada que no quería ser. Culpan a La Cámpora, que fue uno de los grupos que más cuidó la nueva creatura si hasta llegó a renovar sus candidatos y se animó a elegir a Eduardo "Bali" Bucca y a Liliana Schwindt en los dos primeros lugares de la lista seccional, y corriendo a un costado a un aliado estratégico como lo era Guillermo Santellán.

Paradójicamente Alberto venía para moderar el kirchnerismo pero lo acabó cristinizando. El Presidente arrugó frente al Coloquio de Idea y dijo algo que no se sabe cómo lo van a tomar los sindicatos. Les advirtió a los empresarios que la prohibición de despidos y las doble indemnización era medidas transitorias. Todas estas marchas y contramarchas de Fernández evidencian o una gran confusión ideológica y política, incapacidad o una enorme borrachera intelectual.

Es que el Presidente jamás encontró el perfil que debía darle a su gestión porque quizás nunca se conoció el suyo. A Sócrates, el oráculo le recomendó una llave para alcanzar la sabiduría y fue el famoso "conócete a ti mismo". Entonces , Alberto F. o nunca encontró esa llave, o jamás la tuvo en sus manos o si la tuvo a su alcance alguna vez, la perdió.

El Estado es mío

El tucumano jefe de Gabinete, Juan Manzur, como para cerrar su perfil patrimonialista que tienen la mayoría de los jefes provinciales, viajó a los Estados Unidos en el avión sanitario de su provincia, como si fuera suyo o de su familia, haciendo honor al patrimonialismo de algunos gobernadores que piensan que el Estado es "la extensión de su unidad doméstica", tal como dice la teoría. Dicho de otro modo, como si el Estado fuese su propia casa.

Entonces ¿cuál es la diferencia de Manzur con Cristina Kirchner quien se hacía llevar los diarios al Calafate con el Tango 02? ¿Y ese es el peronismo, de Manzur, el elegido para modificar algunas cosas antes del 14 de noviembre?

La desesperación por revertir el resultado o acortar diferencias los ha llevado hasta la desesperación o los absurdos. Y se nota mucho, diría Kicillof.

En tanto, la oposición trata de no interrumpir cuando el adversario se está equivocando y en la última semana solo apareció para fustigar el congelamiento de precios, algo que siempre fracasó históricamente, desde los romanos hasta la experiencia de Perón en 1973, pero también aprovechó el tuit de Aníbal Fernández contra el humorista Nik para sepultarlo definitivamente.

Las encuestas mantienen una diferencia similar a las Paso y, entonces, la oposición no quiere hacer olas y esperar que el oficialismo continúe cometiendo los errores a los que lo lleva su desesperación.

Precios

En un momento de desesperación, el oficialismo vuelve a insistir con el congelamiento de precios, algo que viene fracasando sistemáticamente desde la Roma imperial hasta el peronismo de 1973. El resultado fue siempre el mismo: los precios no se congelaron y nadie quería vender nada. Pero como el hombre es un animal que siempre tropieza dos y más veces con la misma piedra, la historia está condenada a repetirse.

Concretamente, en una economía inflacionaria, lo primero que se produce es lo que se llama "la dispersión de precios", es decir, se pierde la referencia, que es como perder de vista la realidad, algo que los argentinos padecieron con el Indec intervenido por Guillermo Moreno y su dibujo de los índices. Por ello, en vez de congelar el precio final (¿cuál de ellos?) hay que hacer un estudio del costo de un producto y comenzar desde allí para establecer un valor de referencia y hacer una política de precios popular quitándoles a los alimentos, por ejemplo, las cargas impositivas innecesarias. Pero no, una vez más se apela a la imposición y al patoterismo irracional y no al razonamiento. Se busca un atajo para no pensar y se termina transitando un laberinto.

Error no forzado

La utopía de Perón de la comunidad organizada requería o bien su presencia eterna para poder conducir esa diversidad casi caótica, o de la existencia de un partido de masas que funcionara democráticamente e institucionalmente sólido capaz de poder establecer un diálogo permanente con todos los sectores de la producción, dentro de un sistema político capaz de garantizar esos acuerdos.

El peronismo debió haber evolucionado hacia ese destino de partido de masas pero institucionalizado, capaz de formar demócratas para tener una democracia.

Pudo más la idea de movimiento y el famoso "movimientismo", un concepto muy arcaico con el que se legitimaron los jefes coyunturales que nunca pudieron eludir el despotismo y la arbitrariedad para conducir toda esa diversidad completamente desorganizada.

El denominado "movimientismo" fue la manera de abortar el desarrollo racional del peronismo y la crisis de 2001 completó ese proceso recesivo dando lugar al nacimiento del kirchnerismo, -al que extrañamente no se lo vio venir- que intentó preservar esa idea caótica del movimientismo o una masa amorfa con un o una líder autoritaria y que hoy parece estar dando los últimos estertores. Y serían los ortodoxos los que contribuirán a la muerte y a la inhumación de esta corriente política parida por la crisis de principios de siglo.

Al menos es lo que vaticinó esta semana un analista político: "hay ganas de sepultar al kirchnerismo", colocando a "empresarios, algunos peronistas racionales y otros más" como presuntos portadores de tal intención.

Sin embargo, el Presidente volvió a equivocarse ya que quiso recuperar la popularidad perdida con un acto en Nueva Chicago sin atender el aforo permitido y con todos los desórdenes y descuidos posibles. Es decir, quiso repetir su fiesta de Olivos pero en una cancha de fútbol lo que fue como pegarse un tiro en los pies.

Ultimas Noticias
Otras Noticias