La Escuela de Educación Secundaria Nº 16 ya se llama "Teniente de Navío Diego M. Wagner"

La imposición del nombre se realizó ayer, durante un emotivo acto Se concretó este viernes un nuevo homenaje al marino olavarriense desaparecido con el ARA San Juan en aguas del Atlántico Sur. Hubo presencia de una delegación de la Armada.

Daniel Lovano

[email protected]

Con una mañana inmejorable como marco, a las 11.12 de ayer la comisión de descubrimiento del nombre institucional, encabezada por sus padres Emilio y Catalina, quitó ese manto color azul marino de unos dos metros por dos metros que lo cubría desde las primeras horas de la mañana, y frente al sol quedó al descubierto para siempre debajo de la figura de su cara labrada en hierro el nombre de Teniente de Navío Diego Manuel Wagner para la Escuela de Educación Secundaria Nº 16.

La palabra "emotivo" queda demasiado chica para este nuevo homenaje al marino olavarriense desaparecido el 15 de noviembre de 2017 en aguas del Atlántico Sur, junto con otros 43 tripulantes del submarino ARA San Juan.

El acto se realizó en el veredón de establecimiento ubicado en Juan XXIII al 3900 y contó con la presencia de familiares de Diego, concejales, consejeros escolares, autoridades educativas y numeroso público.

El titular del cuerpo legislativo Bruno Cenizo lo hizo a nombre del intendente Ezequiel Galli, quien integraba la lista de oradores, como la licenciada Mónica Wagner (inspectora regional de educación de la Región 25) y el profesor Julio Benítez (inspector distrital de educación de Olavarría), ambos ausentes.

Participó una delegación de la armada, compuesta por el director de la Escuela de Submarinos, capitán de fragata Walter Darío Tigero; en representación del comandante de la fuerza de submarinos (capitán de navío Germán Horacio Michelis Roldán) lo hizo el jefe de comunicaciones capitán de corbeta Sergio Daniel Jara; el suboficial mayor Claudio Torres de la escuela de submarinos y la cabo primera Susana Verónica Martínez.

Representantes de las escuelas de educación secundaria número 1, 6, 12 y 22 también se hicieron presentes en este reconocimiento póstumo a Diego Wagner Clar.

Como manda el protocolo, la ceremonia se abrió con el ingreso de los abanderados y las banderas de ceremonia: la nacional, la bonaerense y la bandera institucional, para dar paso de inmediato a la entonación de las estrofas del Himno Nacional Argentino.

Las primeras palabras alusivas estuvieron a cargo de la ingeniera Raquel Gasparín, directora de la EES Nº 16.

"Un nombre tiene que ver con nuestra identidad, y los valores que nos gustaría ver reflejados en cada miembro de nuestra comunidad", inició la ingeniera Gasparín.

Sobre la elección del nombre, realizada en un contexto democrático y de amplia participación, dijo que "fue elegido porque Diego Wagner era olavarriense y como ser humano -de acuerdo a los relatos de amigos, compañeros de estudio, de trabajo, familiares- era humilde, sencillo, solidario, familiero, despojado de intereses materiales y sobre todo dispuesto a ayudar".

"Como profesional -resaltó la docente- estudioso, disciplinado, organizado y dedicado a su pasión, que fue la Armada, los submarinos y la defensa de la patria. Con una foja de servicio intachable".

Apeló a una imagen ya icónica, como abanderado de la fuerza, "donde se lo ve orgulloso de portar la bandera argentina".

Visiblemente emocionada, la directora del establecimiento recordó que las palabras de Diego a sus familiares en la última despedida fueron "me voy, porque tengo que cuidarlos a todos y así lo hizo. Cumpliendo con su palabra y juramento falleció junto a sus 43 compañeros, convirtiéndose todos ellos desde ese momento en héroes de la patria".

El párrafo final fue para agradecer a la familia Wagner Clar por todo lo hecho por la escuela.

"Pueden tener la certeza de que nunca más estarán solos en este camino que emprendieron; siempre estaremos a su lado, acompañándolos para tener dentro de esta institución un espacio que conforme el museo que resguarde todo el material relacionado con vuestro hijo y sus compañeros" prometió.

"Sabemos lo orgullos que están de Diego, pero más orgulloso estaría él de ustedes por la capacidad de transformar el dolor en amor, y el reclamo en obras que mantendrán su hombre y memoria vivos para siempre. Catalina y Emilio, sentimos admiración por ustedes y los queremos muchos" subrayó la ingeniera Gasparín.

El momento más tocante de la mañana llegó con las palabras de Patricia Sollé, docente, prima de la mamá de Diego, quien se dirigió al auditorio en nombre de la familia.

Inició su alocución citando a Cecilia Parra y la cerró convocando a una reflexión del pedagogo y filósofo brasileño Paulo Freire.

Con una voz quebrada casi toda la lectura, que no le impidió sostener la firmeza de sus conceptos, Patricia señaló que "la Escuela Secundaria Nº 16 incorpora a su mundo un nombre que permitirá afianzar su identidad y sentido de pertenencia".

Reveló que a la escuela concurre un sobrino de Diego y describió que "se movilizó el continente escolar, valoraron su persona. Diego es el de la sonrisa abierta, el de los ojos color cielo y mar en calma; el que remontó un sueño anhelado desde su niñez, que fue ser marino".

"Se preparó, trabajó antes de ingresar a la Escuela Naval; no claudicó ante las adversidades, se hizo cargo del sueño y empujó con fuerza su deseo de superación junto a un conjunto de valores que lo sostenían: amor a la patria, compromiso, dedicación, respeto, compañerismo, lealtad, honestidad, solidaridad y vocación de servicio" resaltó.

Paradojas de una vida signada desde su primera infancia, Patricia contó que su trayectoria escolar comenzó en el jardín de infantes del Barrio CECO "Islas Malvinas" y siguió en la Escuela Primaria Nº 80 "Crucero General Belgrano".

Pasó por las aulas de la Industrial e hizo un año en la Facultad de Ingeniería antes de ingresar a la Escuela Naval "Río Santiago".

"En la base ‘Orcadas’ de la Antártida mostró con orgullo la bandera de su escuela Industrial. Diego era defensor de la educación, porque, esta, es la oportunidad para la prosperidad de un pueblo, la dignidad y la nobleza de sus habitantes" dijo.

"Aunque estemos indefensos ante un destino que no avisa, la espera viene a abrazar la memoria de quienes no mueren porque viven en nosotros. Esta escuela, una calle, un lugar de homenaje son las huellas que se alzan para no olvidar" culminó, no sin antes valorar el trabajo de Emilio y Catalina cuando comenzaron su peregrinar por las escuelas para contar sobre Diego y el ARA San Juan como una forma sanadora.

El profesor Mario Fernández, inspector de educación secundaria, cerró la lista de oradores.

Luego de despedir a las banderas de ceremonia hubo entrega de presentes a los padres e hijos de Diego Wagner, y de la familia para el estudiante Mauricio González, ganador de un concurso de muralismo propuesto para esta ocasión, cuyo mural pasará a formar parte del patrimonio de la EES Nº 16.

En el cierre del acto el dúo Banegas - Barceló interpretó (junto con un coro compuesto por estudiantes de los cursos Primera 1ª y Primero 2ª) su tema "Secretos en el Mar", escrito en homenaje a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan.

"Tenemos una huella en el corazón y en la memoria para siempre"

El capitán de corbeta Sergio Daniel Jara fue uno de los cuatro integrantes de la delegación que la Armada envió a Olavarría para participar en la imposición del nombre "Teniente de Navío Diego Manuel Wagner" a la Escuela de Educación Secundaria Nº 16, en representación del comandante del Area Naval Atlántica y de comandante de la Fuerza de Submarinos.

"Más allá de eso, también queríamos venir. En mi caso particular cada vez que puedo participo junto a sus padres y a la familia de Diego, que la siento como propia. Ellos me conocen, porque al hacer el curso juntos aparecemos juntos en todas las fotos, compartimos destino más de tres años en el submarino Santa Cruz y en el San Juan" memoró.

Aunque egresó un año después, a Diego lo conoció en tierra y a bordo de muchas horas compartidas en la Armada.

"Nos tocó hacer el curso de submarinos juntos en 2009, así que de ahí deviene nuestro compañerismo primero y después nuestra amistad" comentó el marino, afincado en Mar del Plata, pero correntino de nacimiento.

"Es un orgullo para mí haberlo conocido, y esta trascendencia que tiene a uno lo llena porque visibiliza la marca que dejó en la fuerza y especialmente en su ciudad" resaltó.

Describió a Diego Wagner como "una excelente persona, primero que todo, donde se ve la base que le dieron sus padres, la familia, su entorno en general y esta ciudad que lo cobijó".

"También era un excelente profesional. Un técnico formado, hecho y derecho. Aunque la Escuela de Submarinos le dio el toque final, él tenía una valiosa formación que la llevó de su propia ciudad" destacó.

El capitán Jara reflexionó sobre la tragedia de noviembre de 2017 y episodios como el de ayer en Olavarría, que se vienen replicando en todas las ciudades cuyos hijos descansan en las profundidades del Atlántico Sur.

"El naufragio de un buque siempre es triste. Lo único que uno puede rescatar son las lecciones para aprender de las cosas malas. Perder amigos y camaradas tan cercanos es siempre muy doloroso" sostuvo.

Acerca de los homenajes, indicó que "con diferentes magnitudes, se replican más que nada en las ciudades de donde provenían los tripulantes, pero también en las ciudades más navales como Punta Alta, Ushuaia. Hay barrios enteros con sus nombres; los homenajes son variados y sentidos".

"Algunos podrán olvidarlos, para nosotros ellos estarán siempre presentes, porque tenemos una huella en el corazón y en la memoria para siempre" cerró.

Historia de una Escuela

La Escuela de Educación Secundaria Nº 16 surgió en 2005 ante la necesidad de contar con un establecimiento donde los niños del Barrio Jardín y aledaños recibieran la educación secundaria y en su cimiente tuvo una activa participación el dirigente peronista recientemente fallecido Horacio Babi, la Agrupación Evita y el Consejo Escolar de Olavarría.

El 29 de junio de 2007, por resolución Nº 83476, se creó la Escuela Secundaria Básica Nº 20, con una matrícula inicial que provenía de la Escuela Primaria Nº 76, con la cual compartió edificio y cooperadora escolar.

En 2009 se abrió un tercer año, con dos divisiones, para ofrecer continuidad a los alumnos de segundo año y en 2010 un cuarto año.

En 2011 quedó conformada la Escuela de Educación Secundaria Nº 16.

A partir de 2013 presenta dos orientaciones para el ciclo superior (ciencias sociales y arte modalidad música) y en la búsqueda de una infraestructura propia son determinantes las gestiones encaradas ese año por la entonces directora Alicia Rota y el diputado provincial César Valicenti para la construcción de su actual emplazamiento.

En 2014 se completa la orientación arte y música y se crea el 6º año para ambas orientaciones, mientras que en 2015 se cambia arte y música por comunicación.

El 6 se octubre de 2017 fue inaugurado el nuevo edificio, con la presencia en el acto central del por entonces subsecretario de educación de la Provincia Sergio Siciliano, el intendente Ezequiel Galli, comunidad educativa, autoridades educacionales, concejales, profesores, padres y alumnos.

Ultimas Noticias
Otras Noticias