122485

20.10.2018 

Dos malezas se sumaron a la resistencia

En el mes de octubre se sumaron dos nuevas malezas resistentes a los herbicidas. Así se desprende de las alertas que emite la Red de Ensayos en Malezas (REM) de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid).  

Una es una "mostacilla" (Rapistrum rugosum) con resistencia a inhibidores de ALS, que se halló en el departamento Paraná, de Entre Ríos. La otra es el "nabillo" (Hirschfeldia incana) que informó el INTA Manfredi, con presencia en más de mil hectáreas entre Oncativo y Colonia Almada. Con estas dos nuevas apariciones, son 34 los biotipos de 19 especies que sobreviven a la aplicación de herbicidas.

Entre Ríos "Las Brasicaceas o Crucíferas siguen siendo noticia. En septiembre, se difundía la resistencia múltiple de un nabo (Brassica rapa) a glifosato, ALS y 2,4D en el centrosur de Buenos Aires. Ahora se trata de una mostacilla (Rapistrum rugosum) con resistencia a ALS", indicó Aapresid.

La REM explicó que, ante fallas de control, un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Entre Ríos trabajó con los herbicidas Clorsulfuron y Metsulfuron-metil, ambos pertenecientes a los inhibidores de ALS. Los resultados mostraron una marcada resistencia a ambos activos, con valores de índices de resistencia mayores a 80.

Córdoba En tanto, Aapresid citó el informe del INTA Manfredi, realizado por el malezólogo de la experimental, Diego Ustarroz, para dar cuenta del caso del "nabillo". La investigación en este caso comenzó en 2015 y 2016, cuando se detectaron los primeros biotipos que sobrevivieron a aplicaciones de glifosato y 2,4D.

"Con estos primeros casos identificados, el grupo de protección vegetal de esa estación experimental inició una serie de estudios y ensayos a campo para analizar la dosis y respuesta del biotipo de esa zona comparándolo con uno susceptible a herbicidas proveniente de la zona de Bordenave, provincia de Buenos Aires. Los resultados de esas investigaciones permitieron confirmar la resistencia del primero a glifosato y 2,4D", recordó Aapresid.

"Es importante realizar un adecuado monitoreo de los lotes para identificar los primeros escapes y eliminar las plantas previo a que estas logren producir semillas", advirtió el especialista.

"Si bien las plantas no son controladas con estos herbicidas a las dosis normales de uso, los mismos en mezcla con otros herbicidas pueden ser útiles ya que la resistencia es parcial", agregó el técnico.