123758

19.11.2018 

Bambú contra el arsénico en el agua

En un trabajo en conjunto con la Universidad de Mississippi, EE.UU., a partir de biocarbones de caña de un bambú nativo se logró remover cerca del 100% de este metaloide en aguas muy contaminadas.

En la Argentina crecen diversas especies nativas de bambúes leñosos, pero su cultivo y aprovechamiento se encuentra poco difundido. En este marco, investigadoras de la Facultad de Agronomía de la UBA (Fauba) estudian sus múltiples usos, entre los que se encuentra la remediación aguas con arsénico, un problema muy frecuente en gran parte del país.

"Los bambúes de Guadua chacoensis se distribuyen en la región noreste del país, donde se los usa exclusivamente en la construcción y para producir artesanías. Por eso pensamos en aprovecharlo de forma integral.

En principio, estamos trabajando activamente en usar las cañas para producir biocarbones capaces de remediar aguas contaminadas con arsénico", comentó Andrea Vega, docente e investigadora de la cátedra de Botánica General de la Fauba.

"A partir de cañas de la especie nativa Guadua chacoensis elaboramos el biocarbón y lo pusimos a prueba. Conseguimos casi un 100% de remoción en aguas con 10 miligramos por litro (mg/L) de arsénico, una concentración mil veces mayor que el recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS)", resaltó Jacinta Alchouron, quien estudia el tema en su tesis de doctorado.

"El arsénico es un contaminante natural de las aguas subterráneas de nuestro país. Es un metaloide tóxico que ante un consumo crónico en agua o alimentos puede producir diferentes enfermedades que se agrupan en lo que se llama Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico. Entre éstas se pueden encontrar desde diversos problemas en la piel hasta cánceres de vejiga, pulmón y riñón", señaló Alchouron.