125497

29.12.2018 

Un objetivo buscado desde los 90

No era una novedad que los agrónomos bonaerenses deseaban formar su propio colegio, para de ese modo jerarquizar la profesión y, sobre todo, depender de una institución que entienda las realidades y necesidades específicas de esta rama de la ingeniería 

En la década del '90, ante un reclamo muy parecido al que surgió en 2015 y finalizó en la creación del Ciafba, el Colegio de Ingenieros de la Provincia de Buenos Aires determinó la creación del Departamento de Ingeniería Agronómica.

Pero lejos estuvo de ser una solución al reclamo, ya que apenas se trató de un órgano consultivo. Es decir, para cualquier cuestión, los agrónomos tenían que recurrir o pedir permiso al Consejo Superior del Colegio, que entre sus integrantes no tenía -y no tiene en la actualidad- a ningún ingeniero de su rama.

Otra de las particularidades que salió a la luz cuando los agrónomos comenzaron la lucha por la independencia es que, hasta la reciente sanción de la ley, la provincia de Buenos Aires era la única de la región pampeana que no contaba con un colegio de ingenieros agrónomos y una de las tres del país que tenía un cuerpo colegiado mixto.