126163

17.01 Día de los cerveceros

"Monos Sabios": una apuesta bien cervecera a nivel local y también regional

Sebastián Pené aporta los conocimientos técnicos y Fabrio D'Onofrio toda su experiencia en la logística de venta y distribución. Bajo este concepto nació hace alrededor de un año "Monos Sabios", una fábrica de cerveza artesanal que se expande, a pesar de los tiempos de crisis.

Todo nació hace dos años y medio cuando "cocinábamos en mi casa, aprendiendo, leyendo mucho material bibliográfico", cuenta Sebastián desde esta fábrica, que funciona en Vélez Sarsfield 2430, en donde se elaboran unos 750 litros de variedad de cervezas.

"De a poco fuimos creciendo. Y en una oportunidad hicimos un viaje juntos y empezamos a pensar en salir de la cocina de mi casa para crear algo más grande. En ese viaje recorrimos un montón de bares porque la movida está muy instalada", explica sin dejar de mencionar que los pioneros en nuestra ciudad de esta tendencia que crece "son los chicos de Antares que empezaron demasiado pronto para lo que era esta movida en la Argentina, pero que supieron mantenerse".

Actualmente "hay muchos productores de cerveza artesanal chicos, como nosotros, y más grandes también. Y están quienes producen en su casa para consumo propio y para amigos".

Lo cierto es que la cerveza artesanal gana terreno. Se calcula que el rubro creció en Argentina una media del 40% en los últimos cinco años, de la mano de unos 1.500 productores en todo el país. La categoría representa cerca del 2,5% de la industria cervecera total.

En nuestra ciudad "Monos Sabios" nació casi en simultáneo con el bar La Reina, donde hay nueve canillas que expenden de esta cerveza artesanal. "Cuando empezamos a pensar en la fábrica también pensamos en la posibilidad de abrir un bar", cuentan Sebastián y Fabio.

Con amplia experiencia en el rubro de la gastronomía, Fabio D'Onofrio descubrió un buen sitio para desplegar el proyecto: "era un lugar abandonado desde hacía 30 años" y en una zona muy favorable. "Llegamos a un acuerdo con el dueño para poder hacer un bar rústico y así montamos ambas cosas", agregan los socios.

De esta manera, el proyecto quedó completo. Por un lado los conocimientos técnicos para la producción de cerveza, y por el otro la para comercial, una parte indispensabe para cualquier empresa. "Tener alguien que la salga a vender para una PyMe es fantástico. Cuando falta la pata comercial empiezan los problemas porque uno tiene que producir, salir a vender, comprar insumos... son muchas tareas. En esto lo interesante es la complementariedad que tienemos con fabrio", asume Sebastián.

Con el foco en el producto

La cerveza artesanal se basa en cuatro ingredientes principales: agua, malta, levadura y lúpulo. "El agua representa el 98% de la cerveza, la malta es cebada que fue germinada y se que se secó, hay distintos tipos y de acuerdo al secado son las notas de sabor y color. Después, las levaduras que son de distintos tipos de acuerdo al perfil de fermentación que que quieras darles. Y los lúpulos, que hay nacionales e importados, vienen con perfiles florales, frutales, cítricos, tropicales.... A su vez, le da el amargor característico de la cerveza. Es una serie de combinaciones de estos elementos que hay que mezclar para poder tener el perfil que querés darle a la cerveza", explica Sebastián.

Así, las cervezas IPA, que son americanas,"están muy orientadas al lúpulo, mientras que las cervezas más orientadas a las maltas son en su mayoría las británicas. Hay otras que tienen mucho perfil hacia la levadura, que son más fenólicas y que corresponden a los estilos belgas. Y otras más neutras, más equilibradas, que son las checas y alemanas, que son las originarias".

Con más de 130 estilos en el mundo, "Monos Sabios" produce cervezas clásicas y otras más especiales que conforman diez estilos distintos, algunas se hacen en forma continua y otras más intermitentes. "Va cambiando, es muy dinámico, hay estilos son de estación, para invierno, con más cuerpo, más alcohol y añejamiento. En verano la tendencia es hacer cervezas más frutales y más livianas. Después están las clásicas que son las Golden o las IPA; hay un abanico grande".

En nuestra ciudad, "poco a poco va creciendo el consumo de cerveza artesanal con respecto a la industrial. La gente que empieza a tomar cerveza artesanal y ni vuelve atrás. Lo que les gusta es todo lo que no está en la otra cerveza, la complejidad y todos los atrabitos que tiene que están aplacados en la cerveza industrial".

Es que la cerveza artesanal "está pensada desde el producto que querés dar. En cambio la industrial está pensada desde el proceso de producción. Son dos conceptos totalmente distintos".