127221

16.02 CAMPO RPODUCTIVO// Ganadería

Piden eliminar el peso mínimo de faena bovina

La entidad afirmó que esa medida "complica la operatoria comercial y limita el poder de decisión de los productores". 

La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) emitió un comunicado de prensa en el que reclamó eliminar a la brevedad el peso mínimo de faena de los bovinos, una medida vigente desde 2007.

"La historia de la aplicación de un Peso Mínimo de Faena solo habla de las fracasadas imposiciones aplicadas por distintos gobiernos con un fin entendible -aumentar el peso de faena del ganado y de esa manera aumentar la producción de carne-.

Desde Carbap siempre nos hemos opuesto a este tipo de intervenciones y regulaciones del Estado", argumentaron los dirigentes rurales bonaerenses y pampeanos.

Desde 2007, con algunas variaciones temporales, rige una norma que prohíbe que los productores envíen al matadero animales que tengan menos de 300 kilogramos de pesos.

Esto se hace para evitar que lleguen a los frigoríficos animales extremadamente jóvenes y livianos, que luego tienen muy poco rendimiento industrial. La medida, como bien reconoce Carbap, intenta propiciar una mayor producción de carne por cabeza faenada.

Aunque el último año subió, el peso promedio de faena es extremadamente bajo en la Argentina en comparación con otros países ganaderos. En 2018 se ubicó en 227,91 kilos al gancho (con un rendimiento a faena en torno al 54% respecto del peso en kilos vivos).

Es el más alto desde que hay datos estadísticos, desde 1958. Pero es muy pequeño comparado con los pesos alcanzados en Estados Unidos, Australia y hasta Uruguay.

Más críticas

Por más que el objetivo de propiciar un aumento en el peso de faena sea compartido, los dirigentes rurales siempre han expresado sus recelos contra este tipo de intervenciones. Ahora suman críticas operativas.

Carbap, por caso, cuestionó que medidas como éstas "no solo complican la operatoria de la cadena comercial sino que también limitan el poder de decisión que tienen los productores para adaptarse a producir ante la variabilidad de escenarios climáticos a los que deben enfrentarse".

"Creemos que el Estado, si quiere aumentar la productividad, debe propiciar medidas que no sólo la beneficien, sino que también la hagan posible, ya que producir más kilos de carne por cabeza requiere mejor alimentación y más tiempo de engorde", indicó Carbap en su comunicado.

La entidad insistió en que para elevar el peso promedio de faena es necesario "premiar" a los ganaderos. "Una medida que sin duda incentivaría la mayor producción de carne implica un beneficio impositivo sobre los kilos producidos por sobre determinado peso, que podría ser 450 kilos por cabeza", explicitó.

"El Estado debe leer entre líneas, ya que los sectores que propician el mantenimiento de esta regulación solo están defendiendo el interés de su posición en la cadena transfiriéndole a los eslabones más débiles de la misma parte de sus costos y/o eliminando competencia en el proceso de producción de carne", apuntó el comunicado.