128124

14.03 | Política José Stuppia

"Sería bueno seguir como estamos porque arrastramos un buen acuerdo del 2018"

Sin pauta salarial de referencia, municipios ofrecen aumentos que promedian el 30 por ciento en la provincia. En el orden local, el máximo referente del Sindicato Municipal aclaró su conformidad con el acuerdo vigente e irá por la cláusula gatillo de cara al 2019.

Las negociaciones salariales ocupan por estos días gran parte de la agenda de los municipios bonaerenses, donde sin pauta salarial de referencia sugerida por el Gobierno provincial, los intendentes ofrecen aumentos que rondan el 30 por ciento. No obstante, ya hay algunas sorpresas, mientras de a poco asoman las cláusulas de actualización automática, lo que sería una petición de continuidad para el Sindicato de Trabajadores Municipales de Olavarría en la próxima negociación.

A diferencia de otros años, cuando el Gobierno de María Eugenia Vidal sugería a los alcaldes un techo a la suba salarial de los municipios, ahora no hay cifras de referencia y las sumas son dispares entre las comunas. En algunos casos, los jefes comunales accedieron a revisar la pérdida del poder adquisitivo del año pasado y en otros las negociaciones comenzaron de cero.

Olavarría, o los trabajadores municipales específicamente, entrarán próximamente en un escenario de negociación. Tras el arreglo que se efectuó a principio de septiembre del 2018, que fue de un 29,8 por ciento de aumento acumulado con acuerdo de revisión en enero para evaluar ajustes por inflación, desde el Sindicato de Trabajadores Municipales dieron a conocer que a fin de marzo o principio de abril buscarán sentarse nuevamente en la mesa de negociación -el actual arreglo tiene vigencia hasta mayo-.

En dicha negociación, el sindicato adelantó a este Diario que buscarán continuar con la cláusula gatillo como sucedió en la negociación del Gobierno provincial con los docentes. Así se aseguraría que, en caso de que la inflación supere el acuerdo paritario, el mismo se actualice de forma inmediata.

"Nosotros vamos a tomar en cuenta lo que sucedió con los maestros y la cláusula gatillo. Tenemos un acuerdo hasta mayo y habrá que sentarse nuevamente en 20 días. Ahora estamos bien, esa es la realidad", señaló en primera instancia José Salvador Stuppia, secretario del Sindicato de Trabajadores Municipales de Olavarría.

"De porcentaje estamos muy bien y no tuvimos problemas con las paritarias como si lo tuvieron los docentes; hicimos un buen arreglo del 29,8 por ciento hasta diciembre del año pasado y luego iniciamos la actualización hasta mayo según el indice inflacionario", agregó.

En este contexto, el máximo referente del sindicato municipal local admitió que "sería bueno seguir como estamos porque arrastramos un buen acuerdo del 2018". "El arreglo fue mixto con un porcentaje primero y luego revisión según la inflación; pero no lo nombramos cláusula gatillo porque políticamente era muy fuerte y no me interesaba, sólo quiero el bienestar de los trabajadores", afirmó.

En relación a lo que espera por el lado del Ejecutivo Municipal, Stuppia señaló que "por lo que se charló a grandes rasgos la intención es seguir como estamos, pero usando la palabra cláusula gatillo; veo un cambio importante de posición en relación a la gobernadora del 2018 con la del 2019".

"Lo económico y el porcentaje que se puede arreglar es importante en la negociación pero hay otras cosas que también lo son y que tienen que ver con derechos laborales", explicó.

Otros casos

"Propiciamos la autonomía municipal para que cada distrito haga su propia negociación porque existen realidades diferentes. Las posibilidades económicas varían y Olavarría es distinta a Tapalqué, Laprida y a la que se pueda imaginar. Los recursos económicos son diferentes en cada distrito", afirmó José Stuppia cuando se refirió a lo que sucede en otras comunas municipales.

Por ejemplo, el intendente de Lobería, Juan José Fioramonti, acordó un incremento salarial de 12 por ciento para compensar la inflación de 2018. "Nos permite cerrar el año 2018 equiparando los índices inflacionarios y muy cerca para poder cubrir lo que se está desarrollando en este 2019", explicó el alcalde. Y detalló que el acumulado de aumentos otorgados desde 2018 llega al 49 por ciento para equiparar la inflación registrada en el mismo período.

Mientras que en General Alvarado, el Ejecutivo dio un aumento del 27,6 por ciento para completar la pauta salarial del año pasado al aplicar la cláusula gatillo. La paritaria 2018 había cerrado con un incremento del 20 por ciento, pero una vez que se conoció oficialmente el índice inflacionario, el gobierno comunal accedió a abonar el porcentaje restante en un solo pago el primer mes de 2019.

En Junín, los municipales aceptaron una oferta del 10 por ciento más otro 10 que contiene una cláusula de revisión automática bimestral; y en Benito Juárez, el intendente Julio Marini acordó un 35 por ciento de incremento en tres tramos con posibilidad de realizar una revisión en caso de que la inflación supere lo pautado. En Tandil el incremento será del 18 por ciento a percibir en tres tramos.

En relación a los acuerdos más altos, el techo de la paritaria 2019 lo rompió el intendente de Castelli, Francisco Echarren, quien anunció que aumentará un 50 por ciento el salario de los trabajadores municipales de su distrito.

Una semana después, su par de San Antonio de Areco, Francisco Durañona sorprendió también con un 40 por ciento de aumento. Entre los acuerdos más altos también figura el de Leandro N. Alem que consiste en un aumento nominal del 36,95 por ciento sobre el básico vigente a principio de año en tres tramos: marzo, julio y octubre.