128238

17.03 

Mosaicos David inaugurará su salón de ventas

Nació como una fábrica de mosaicos de granito que a lo largo del tiempo ha sumado losetas de cemento para interior y exterior, pisos atérmicos para piletas y, como la última novedad, placas antihumedad que se fabrican en su propia planta productiva. Junto a ella, inaugurará en breve su salón de ventas.

Trayectoria y confianza caracterizan a Mosaicos David, una empresa olavarriense que está a punto de superar los 40 años de existencia en la ciudad, atendiendo también a la zona de influencia. La novedad del emprendimiento, por estos días, es la inminente inauguración de su nuevo local de ventas, ubicado en avenida Colón y Corrientes, junto al predio que ocupa su producción. Lo cuenta, entusiasmado, su propietario, Juan Yedro, quien se inició en el oficio de la fabricación de mosaicos de granito a los 12 años, "en tiempos en que los secretos de la actividad se descubrían así, con la práctica" y la irrupción de un niño en los ámbitos laborales no era considerada ilegal. "Empecé del otro lado del arroyo, en Pueblo Nuevo, en San Martín 1937. Allí mis patrones me enseñaron todo lo que sé y de alguna manera, me dieron un oficio".

En la actualidad, esta firma en la que empezó "desde abajo" ha ido mutando para convertirse en una importante empresa familiar, casi de tradición en la ciudad. Con la incorporaciòn de uno de sus hijos, un sobrino y un hermano, la apuesta cobró nueva fuerza, aunque igualmente Yedro no es de los que se detienen, sino que siempre está pensando en alternativas nuevas para seguir apostando al futuro. De hecho, hoy el showroom está ubicado en la esquina de Pellegrini y Mitre y cuando se habilite el nuevo local, este quedará reservado para exhibición de productos. "La ventaja de la nueva ubicación es que quedamos al lado de la producción, y así todo es más sencillo para el cliente: quien compra, puede cargar la mercadería en el mismo lugar", arumenta el empresario.

Sus productos, claro, tienen la mezcla de innovación y tradición que le dan sus cuatro décadas de permanencia en el mercado. "La gente te va pidiendo cosas nuevas, tenés que ir renovándote", reconoce Yedro, para explicar que "lo que hacía hace 40 años atrás hoy se hace pero en forma muy excepcional: aquel que se le rompió una cañería, o por ahí agranda un pedazo de living, cocina y quiere el mismo mosaico por ahí se puede hacer...pero se va terminando". En este punto, señaló que "el tema de la mano de obra cuesta, se va muriendo el oficio, es una verdadera pena".

Los costos de la materia prima también atentan contra este oficio tan específico: "por una cuestión de costos, el granito, que es eterno, se está dejando de lado". Sucede que hay alternativas más económicas, como las losetas, en cuya fabricación se parte del cemento. Y aunque aparecieron como una propuesta exclusiva para el exterior, "ahora se utilizan, suavizadas, también para interior. Nosotros tenemos tres o cuatro líneas, con diferentes diseños, en colores variados, desde el gris natural (del material) hasta el terracota o el marrón símil madera, pasando por negro, rojo, amarillo o verde", grafica Yedro, valorando que los diseños contemplan "el tema del agarre para evitar las patinadas".

A los pisos atérmicos para piletas de natación -que se presentan en losetas de 50 x 50, símil deck, solarium y borde ballena- se suman las piedras para frente de diferentes texturas que se adquieren en Mendoza, San Juan y San Luis, y acá se trabajan en la fábrica propia, más las mesadas de granito en diez variedades diferentes, que "se confeccionan a medida en nuestra propia marmolería. Nosotros recibimnos los paños grandes y los cortamos según la medida indicada".

En este mismo sentido, la novedad la constituyen las placas antihumedad, en diferentes formatos y diseños, de fabricación propia, que Mosaicos David acaba de lanzar al mercado con colocación incluida y la garantía respectiva. Vienen en placas de 50 x 50, 40 x 40 o 50 x 14, este último simulando una piedra.

Sobre el final, Yedro dejó en claro que una de las claves para mantenerse como opción importante en la ciudad, justamente es el cliente: "en paralelo, nosotros hemos ido innovando, trayendo matricerías nuevas, continuamente. Siempre estamos, en el año, como mínimo dos veces trayendo matricería. Para ver si le gusta a la gente, a veces me tiene que gustar a mi para que a la gente le guste, pero la gente también tiene sus demandas, capaz que en algún momento las llevamos a cabo. La gente viene y pregunta y ahí vemos". La experiencia hace que, justamente, se pondere el gusto del cliente y haya una negociación entre la oferta y la demanda, destacó, al tiempo que destacó nuevamente el logro de habilitar su nuevo local aledaño a la producción.