129403

13.04 

Desde el Gobierno defienden la baja del peso mínimo exigido para la faena de bobinos hembras

La Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra) hizo un pedido ante la Justicia para pedir la nulidad de la medida.

La polémica por la baja en el peso mínimo exigido para la faena de bovinos hembras volvió a tomar fuerza, tras la presentación de un recurso de amparo presentado por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra) ante la Justicia para pedir la nulidad de la medida, mientras el secretario de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, advirtió que la decisión "no fue unilateral" y permitirá "normalizar la actividad".

"Hablamos con los sectores (que integran la actividad cárnica) cuatro meses y tuvimos que tomar una decisión: optamos por bajar 30 a 40 kilos el kilaje de la hembra para que se normalizara la actividad", indicó Etchevehere en declaraciones a radio Continental y aseguró que "la medida no fue unilateral".

A principios de marzo de este año, la Secretaría que conduce Etchevehere firmó la resolución 74/2019 que estableció la baja en el peso mínimo exigido para la faena de bovinos hembras en 140 kilogramos peso res con hueso, que en un animal vivo representan entre 240 y 260 kilos, y que entrará en vigencia el 15 del presente mes.

La baja sólo fue para las hembras al sostener que por cuestiones biológicas "en la conversión de alimentos a carne es menos eficiente en las hembras que en los machos, y que hace imprescindible en el engorde de hembras cumplir con ciertas prácticas productivas y de alimentación sin las cuales se producen inadecuadas relaciones músculo/grasa", indicó Agroindustria en un comunicado al explicar las razones de la medida.

"La baja del kilaje de faena se viene debatiendo hace muchos meses en la mesa de Ganados y Carnes y había dos posturas bien opuestas: por un lado los frigoríficos y los feedlots que querían mantener y hasta aumentar el peso y, por el otro lado, criadores, otros frigoríficos y otros feedlots que querían llevarlo a cero, que fuera libre y que el productor vendiera con el kilaje que más le conviniere", indicó Etchevehere.

A raíz de esto, Etchevehere explicó que "tuvimos que tomar una decisión porque había una realidad más que ideológica, biológica". "El que sabe de terneras y de engorde, sabe que cuando uno engorda a una ternera liviana se engrasa con pocos kilos. Esos 20 ó 30 kilos para pasar los 300 eran caros e ineficientes, porque se le está dando de comer a un animal terminado y porque una vez faenado el carnicero le sacaba la grasa porque nadie comprar carne con grasa", agregó.

"Cosas raras"

En contraposición, la Cámara de la Industria y Comercios de Carnes (Ciccra) criticó la medida desde el primer momento al considerar que la misma "afectaría la producción", y presentó un recurso de amparo al plantear la nulidad de dicha resolución al considerarla "lesiva para Argentina" y porque "el expediente tiene cosas raras".

"Nosotros tomamos una decisión. Primero presentamos un recurso jerárquico en el cual se pidió la nulidad de la medida y no obtuvimos respuesta, por eso presentamos un recurso de amparo ante la Justicia, porque es lesivo para Argentina achicar la producción", sostuvo el presidente de Ciccra, Miguel Schiariti, en diálogo con radio Continental.

Schiariti indicó que desde la entidad realizaron la presentación judicial "porque el expediente tiene cosas raras. El mismo se empieza el 28 de febrero y se firma el primero de marzo. Es muy raro que se resuelva en un solo día".

"Además, es un expediente que tiene un montón de consideraciones técnicas y no hay un solo informe técnico que avale las atrocidades que dice y que justifiquen la medida", concluyó.