129716

20.04 

Indigo estudia los microorganismos para luego incorporarlos a los cultivos

Romina Güeli, gerente comercial, encargada del área de marketing y de ventas de Indigo, donde trabaja desde 2017; Fernando García Frugoni, director de Indigo Reserch Partners -programa que apunta a desarrollar una red de agricultores líderes- y Carlos Becco, máximo responsable de Indigo Argentina.  

Darío Fariña

Enviado especial a Expoagro 2019 

Ellos tres fueron quienes hablaron con la prensa en Expoagro 2019, en la megamuestra argentina, para dar a conocer distintos aspectos relacionados con esta empresa de origen estadounidense que es nueva en la Argentina y que ha comenzado a desarrollarse en base a una tremenda capacidad para moverse en el sector y a una fuerte inversión económica, con un objetivo claro para llevar a cabo un trabajo profundo en cuanto a su tecnología basada en el microbioma.

"Indigo es una startup, una empresa que nació recién en 2014 y llegó a la Argentina hace un año y medio. Todavía no salió a la Bolsa inclusive. Para los expertos, es un unicornio que es un startup que llega a valer mil millones de dólares, por lo que es una startup grande. Es la más exitosa en la historia del año, ya que no hay muchas startup así. Son casi siempre las mismas, pero Indigo es un caso muy particular. Hay otras que hacen un camino y otras las terminan comprando. Indigo es única. Nació chica, está creciendo mucho a nivel mundial y todavía es independiente, y queremos seguir siendo independientes. Es lo que somos. En la Argentina estamos desde 2017 y fuera de Estados Unidos su primera oficina es acá, por lo que somos un "brote verde" señaló Carlos Becco.

"¿Qué hacemos?, estamos definiendo nuestra personalidad. Es mejor decir por dónde empezamos, y es por lo más chiquitito que son los microbios. El mundo microbiológico está absolutamente inexplorado, es un territorio de lo más diverso que hay en la humanidad, y se estima que hay 3 trillones de especies en el mundo. Hay un inoculante que ha sido estudiado y comercializado que usan todos los productores. Pero llama la atención por qué hay un solo microbio que funciona, es una paradoja, y la hipótesis de Indigo es que hay miles de oportunidades y nos jactamos que tenemos 70 mil con nombre y apellido, y estamos convencidos de que ahí está la oportunidad para mejorar la productividad. ¿Por qué?, porque hay diversidad, opciones; porque es natural, ya que son productos biológicos, sin manipulación. Lo identificamos en la naturaleza y los incorporamos a las plantas de una manera sustentable, ya que es vía tratamien de semilla, se lo aplicamos a la semilla; entra allí y a partir de allí mejora la performance de las plantas. ¿En qué aspecto?, nos focalizamos en el estrés, que es el dolor de cabeza de las plantas. Incorporamos microorganismos benéficos a las plantas para mejorar su comportamiento en situación de estrés. Eso es lo que hacemos", agregó Becco.

"Como somos una empresa nueva, las herramientas que se usan son digitales. Nuestra tecnología de base es digital. El gran cambio surge a partir de la inteligencia artificial, donde en el fondo lo que hacemos es identificar a ese microorganismo, sacarle el número de patente o el cuit, y a partir de ahí se hace un mecanismo digital. Y es probable que funcione en el cultivo. Antes se tardaba muchos años y se necesitaban muchos dólares para probar, y ahora se acelera mucho por la tecnología digital y la inteligencia artificial. Nos permite, rápidamente, a esos microorganismos llevarlos al campo y probarlos comercialmente", siguió diciendo Carlos. "Eso es lo que estamos haciendo, así arrancamos, y en poco tiempo ya tenemos en el mercado cinco microorganismos, cinco especies distintas, que la estamos comercializando en cuatro cultivos. Para este año tenemos dos más, por lo que tenemos una capacidad enorme de producción y estamos seguros que este es el camino para dar saltos significativos en la productividad agrícola", afirmó Carlos Becco.