129871

25.04 | Información General Día del Trabajador de la Seguridad Privada

"A los trabajadores no se los puede manosear"

Miguel Arena, delegado gremial, explicó la difícil situación laboral. Desde el gremio plantearon que celebran este jueves su día en un marco donde la situación económica del país los afecta seriamente.

Verborrágico como siempre, a Miguel Arena no se le escapa ningún detalle para decir -claramente y con contundencia- la situación que hoy viven los trabajadores de la seguridad privada, quienes hoy celebran su día aunque la actualidad también les está pegando un poco.

"La situación hoy en día está peor que antes. Más complicada que cuando empezó Macri, ya que el poder adquisitivo se vino abajo. Estamos con sueldos por debajo de la línea de pobreza, que es de 27 mil pesos para la canasta básica y nuestros trabajadores cobran 24.700. Lo que queremos es que más allá de esta problemática, que el presidente cumpla su mandato y se vaya. Ha fracasado en todo. Le ha hecho perder la dignidad al trabajador. Lamentablemente, los que gobiernan odian al obrero, le quitan todo y se lo dan al empresario, aunque el empresario dice que también la pasa mal. Pero el empresario no pierde nunca y los trabajadores perdemos siempre" dijo Miguel.

"En Olavarría no se ocupa gente. Al contrario, ponen cámaras en todos lados. La policía sigue cubriendo lugares de trabajo privados por lo que de eso tendrán que tomar nota quienes están al frente, que esté en la calle y no en los sectores privados. Hay empresas que contratan un servicio de cámara y si hay un problema llaman a la policía. Al trabajador, no sólo en mi gremio, se lo está perjudicando. Macri fracasó; tal vez fue una alternativa en su momento y se quiso cambiar, pero no sirvió porque sinceramente no quieren al trabajador. No lo entiendo de otra manera", agregó el dirigente gremial de los trabajadores de la seguridad privada en nuestra ciudad.

"La paritaria, más allá de los improvisados que hay en las agencias locales, no alcanza a cubrir el costo de vida. Cuando un trabajador debe cobrar el aumento que fue del 41 por ciento, y cuando hay un premio se le debe aplicar a ese premio el mismo porcentaje. Pero salieron a decir que se aplicaba sólo un 17 por ciento. Menos mal que uno puede llegar a los gerentes de las empresas que saben lo que hace el trabajador, que es buena su labor, y entonces esos gerentes intervienen. Pero hay otros lugares donde no les dan el aumento correcto. En Cementos Avellaneda un trabajador gana 800 de premio y debe estar en 3 mil. Pero empiezan a sacar gente, a apretar, así que las circunstancias no están dadas para el trabajador. Lo culpan de todo. Y la seguridad de una fábrica sirve para que no haya robos, que haya control, y lo hacen bien, pero cuando el vigilador se equivoca una vez lo sacan. Como están haciendo en Loma Negra que sacan trabajadores porque se le antoja y nadie se hace cargo, así que llega un momento en que explica todo. Y cuando se le quiere tapar una puerta, te denuncian. A mí me pueden denunciar todos los días, pero acá hay que poner las cosas en su lugar y los gerentes de recursos humanos deberán ponerse los pantalones largos. A los trabajadores no se los puede manosear como hacen ellos y cuando uno actúa con firmeza, es un gremialista quilombero", afirmó Arena.

Respecto de la intervención en el gremio, Miguel Arena sostuvo que "el 27 de diciembre la Cámara 9 de Trabajo nos devolvió el gremio pero sin sentencia firme porque se seguía investigando el proceso de elecciones en los que tuvimos problemas. Pero el Ministerio de Trabajo, comandado por este gobierno, apela a la Cámara. Y hace 15 días la Cámara no les da lugar, por lo que apelaron a la Corte. Las intervenciones que estuvieron en el gremio no pueden justificar una enorme faltante de dinero y después se quejan de los sindicalistas, así que cuando se haga la auditoría saltará todo. Ahora no hay plata para la obra social, el sindicato está quebrado, no pagan nada, y así el afiliado nos tira con munición gruesa pero tiene que saber cómo son las cosas. El trabajador quiere cobrar su sueldo y llevarlo a la casa. Ahora estamos esperando a ver qué pasa, pero cuando dentro de poco se defina esa apelación le vamos a implementar una auditoría, que apoyo como dirigente nacional. Y que caiga quien caiga, sea Triaca, Alonso -que lo puso Barrionuevo-, o el que sea en estos amiguismos que tienen en el gobierno. Esta gente vino a destruir el país, a nivel nacional, y lo están destruyendo de a poco. No tener trabajo genuino, no tener un sueldo acorde, es destruir al trabajador. Este gobierno nos mató en ese sentido. Los gremialistas nos tenemos que reunir y hablar sobre estos problemas, de una vez por todas", terminó diciendo Miguel Arena.