130248

04.05 

Inventado por argentinos, llega el drone a combustión para el monitoreo de plagas

Una startup santafesina trabaja para lanzar al mercado este producto, para ahorrar costos y tiempos muertos. La clave de estos drones es su autonomía, varias veces mayor a los de baterías. 

Una startup santafesina trabaja contra reloj para lanzar al mercado lo que consideran un dispositivo altamente disruptivo en la actividad agropecuaria: un drone a combustión que brinde los servicios de monitoreo y control de plagas en forma integral. Según aseguran, permitirá mayor autonomía que los vehículos aéreos disponibles y tendrá un costo diez veces inferior a lo que se consigue actualmente.

Incubada en el Centro de Innovación Tecnológica Empresarial y Social (Cites) de Sunchales, BioDrone es una firma integrada por tres emprendedores oriundos de Santa Fe y Córdoba. Tras una inversión inicial de 380.000 dólares, lograron finalizar a principios de año el primer prototipo de un modelo que ahora buscan desarrollar en serie y que intentarán colocar en el mercado nacional e internacional.

"No hay otra empresa que provea un servicio de monitoreo y control integral de plagas de manera inteligente y eficiente como nosotros proponemos", comentó el CEO de BioDrone Franco Garione, quien comparte este proyecto con la bióloga Luciana Bollati y el ingeniero Daniel Sequeiros.

Sistema integrado El eje de la propuesta es un sistema integrado de detección, evaluación y aplicación inmediata que combina tecnologías de sensores electrónicos con drones aplicadores. A diferencia de lo que existe actualmente, al funcionar por combustión asegura mayor capacidad de carga y gran autonomía: soportan hasta 20 kilos y pueden volar 40 minutos de manera continua.