130365

07.05 | Política Es oficial el uso de pistolas Taser para policía

Para "abordar situaciones operacionales sin armas de fuego"

Se trata de armas de electrochoque, que administran corriente suficiente como para inmovilizar temporalmente. Cada pistola tendrá una suerte de "caja negra".

A través de una resolución firmada por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el Gobierno reglamentó el uso de armas electrónicas no letales, las pistolas Taser, en las fuerzas de seguridad federales.

Se trata de armas de electrochoque, que disparan proyectiles con cables que administran corriente suficiente como para afectar los músculos, principalmente las extremidades, e inmovilizar temporalmente.

Según el texto firmado por Bullrich y publicado hoy en el Boletín Oficial, las fuerzas de seguridad podrán usar estas armas con los siguientes objetivos:

a) Para inmovilizar, proceder a la detención o para impedir la fuga de quien manifieste peligro inminente de lesionar a terceras personas o de auto lesionarse.

b) Cuando deba ejercerse la legítima defensa propia o de terceras personas.

c) Para impedir la comisión de un delito de acción pública.

Entre los argumentos de la resolución, se hace hincapié en que el uso de las Taser les da a las fuerzas policiales "una opción táctica adicional".

"Permitirá abordar situaciones operacionales en las que resulte necesaria la utilización de la fuerza sin el empleo de armas de fuego, siendo un medio intermedio para ejercer un uso racional y gradual de la fuerza ante situaciones de enfrentamientos con personas violentas o amenazantes", explica el texto.

En principio, las armas no letales que realizan una descarga eléctrica y tienen un costo aproximado de 3 mil dólares, serán utilizadas en aeropuertos y en los trenes, donde se concentra gran cantidad de gente en espacios reducidos.

La medida había generado críticas de organismos de derechos humanos por considerar que este tipo de pistolas pueden ser usadas para torturar.

Un punto de la reglamentación que el Gobierno contrapone a estas críticas es que, luego del uso de armas electrónicas no letales, se procederá a "preservar la memoria interna del material utilizado, a los efectos de efectuar el pertinente control administrativo". Es decir, que cada pistola tendrá una suerte de "caja negra". (DIB)