130649

13.05 | Información General 

La caída en el consumo de la carne se trasladó a las carnicerías olavarrienses

Las fuentes consultadas por este Diario confirmaron la tendencia que dio a conocer la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados. La pérdida de poder adquisitivo es la principal causa según carniceros locales.

Un informe que dio a conocer recientemente la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados se reflejó en el comercio local: la caída del consumo de carne en Olavarría fue un hecho, y así lo confirmaron los carniceros olavarrienses en relación a lo que sucedió durante el mes de abril.

El momento económico que vive el país, caracterizado por la inestabilidad y la incertidumbre, provoca consecuencias en diferentes rubros y mercados. Uno de ellos es el mercado de la carne, el cual no vivió su mejor período en lo que refiere a fines del 2018 y continúa en baja en este comienzo del 2019.

Recientemente, la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados elaboró un informe donde, una vez más, señaló la baja en el consumo de la carne. En esta ocasión, la Ciccra tomó estadísticas que conciernen al período de abril, afirmando la tendencia para los 30 días de dicho mes.


La mirada local no modificó la información que brindó el informe. Las carnicerías locales consultadas por este Diario confirmaron que la baja en el consumo de la carne es también una tendencia olavarriense, con una caída que permaneció durante todo el 2019 pero que se reflejó con mayor claridad durante el último mes.

"En abril se notó mucho la baja del consumo, esa realidad está desde el comienzo del año pero veníamos manteniendo como podíamos las ventas en los meses anteriores; en abril y en estos días de mayo, sin embargo, se fueron para abajo", señaló José Vigo, de carnicería Vigo, la cual cuenta con varias sucursales en la ciudad..

José Sollé, de carnicerías Sollé, confirmó la tendencia pero habló desde su experiencia personal. "La caída está en la carne vacuna pero no se notó demasiado en nuestras ventas generales porque tenemos alternativas como cerdo y pollo; lo contrarrestamos por ese lado. Pero que el panorama está difícil es cierto", comentó.

Al mismo tiempo, los dueños de carnicerías locales se refirieron a "una compleja situación" cuando se relaciona la baja en las ventas con los valores de los servicios del comercio. "Las boletas generan un fuerte dolor de cabeza en algunas ocasiones", comentaron.

Causas

Cuando las fuentes fueron consultadas en relación a las causas, todos los empresarios coincidieron en sus miradas: la baja en el poder adquisitivo de las personas provocaron que la compra de carne vacuna se reduzca sin alternativa.

Además, si bien los precios no se modificaron en este último tiempo -el último aumento fue en febrero-, el kilo de carne sigue siendo un producto 'caro' para el consumidor promedio. La combinación entre precio y bajo poder adquisitivo fue letal para la caída en el consumo de carne en Olavarría.


"Los precios no subieron en estos meses pero más allá de eso hubo una baja. No hay plata, a la gente no le alcanza para comprar la cantidad de carne que compraba antes, este es el motivo", explicó José Vigo. "El poder adquisitivo es bajo, no hay muchas alternativas", agregó. Y Sollé, en esta misma línea, explicó que "el factor dinero produce que los consumidores busquen otras alternativas u opciones a las carnes; falta poder adquisitivo y eso se nota".

En cuanto a lo que viene, los carniceros consultados no fueron optimistas. "Si no cambia el rumbo de la economía, nuestra realidad no se verá modificada", afirmó un carnicero local.

Precios

Más allá de la baja en el consumo, el precio de las carnes se mantuvo estable desde febrero, mes en donde se concedió el último aumento. Sin embargo, en el periodo que va desde diciembre hasta el mencionado mes, la carne subió más del 28 por ciento en el Mercado de Liniers.

Vale una aclaración: los carniceros locales se vieron imposibilitados de trasladar totalmente ese incremento a los clientes porque las ventas están "planchadas" como sucedió en los meses anteriores. En ese contexto, reconocieron que la suba llegó a un 10 por ciento en el mostrador, aproximadamente, para los meses diciembre, enero y febrero. Luego, los precios se mantuvieron estables hasta el presente.

Entonces, en datos concretos, los cortes más caros podrían alcanzar los 290 pesos, pero existen alternativas en donde el kilo de carne se consigue a 250 pesos.