130693

14.05 | Información General Olavarrienses se autoconvocaron para visibilizar la problemática y hoy volverán a reunirse

Créditos UVA: "Hoy pagamos una cuota y mañana no sabemos cuánto va a aumentar; es tremendo"

Hay quienes en diez meses vieron incrementada la cuota de su crédito hipotecario en un 80%. Por un préstamo de $1.400.000 en mayo pasado, el capital adeudado hoy suma $2.300.000. Ricardo es uno de los autoconvocados en Olavarría y contó a EL POPULAR que atraviesan una situación preocupante. "Hay gente que solamente tiene un ingreso y prácticamente tiene su sueldo metido ahí".

Si bien desde un comienzo se supo que el UVA (Unidad de Valor Adquisitivo) estaría atado a la inflación, nadie imaginó el panorama actual, menos aún quienes vieron la oportunidad de tener su casa propia a través de este tipo de créditos que el Gobierno nacional anunció con bombos y platillos. Tampoco avizoraban este panorama aquellos que decidieron que era una buena oportunidad para comprarse un auto o cambiar el que tenían y así avanzar unos cuantos modelos más.

Lo cierto es que los créditos medidos en UVA pasaron de ser una vía interesante para la clase media, pero terminaron siendo más que un dolor de cabeza.

Para hacer visible esta problemática, desde hace ya unos cuantos meses en el país y en la provincia de Buenos Aires fueron creándose agrupaciones de autoconvocados tomadores de préstamos UVA que vienen reclamando por una "Ley de emergencia" que permita afrontar las cuotas mensuales que se incrementan mes tras mes.

En Olavarría, la agrupación está integrada por más de 20 vecinos que afrontan un crédito medido en esta esta Unidad, pero se calcula que son muchos más los que atraviesan la misma situación. Ricardo Olguín es uno de ellos y habló con EL POPULAR sobre esta problemática como antesala de una nueva reunión que realizarán este martes en instalaciones de la Biblioteca Popular 1° de Mayo (Dorrego 2557).

Alarma e incertidumbre

"Hoy pagamos una cuota y mañana no sabemos cuánto va a aumentar; es tremendo", fueron las palabras con las que Ricardo definió esta realidad. No es para menos. Su caso es igual al de todos los que apostaron por un crédito UVA, y grafica a la perfección esa curva ascendente de capital y cuota que en muchos casos se hace imposible afrontar.

Ricardo obtuvo el crédito para su casa propia a fines de mayo del año pasado, con la ilusión que ello representa y con esa sensación de tener un sueño cumplido. El préstamo fue de 1.400.000 pesos (cuando esa Unidad de Valor Adquisitivo equivalía a 23,76 pesos). Hoy, el capital que adeuda escaló a los 2.300.000 pesos con un UVA que se ubica en los $36,02.

En tanto que la cuota inicial que Ricardo debió afrontar era de 9 mil pesos y actualmente debe desembolsar 16.500 pesos (mil pesos más que el mes pasado). "Ni siquiera vendiendo la casa que compré puedo pagar lo que debo", graficó el olavarriense que suma a su hogar el ingreso de la actividad de docente de su esposa. Es más, ejemplificó que "el sueldo de ella se va todo en el crédito".

Hace un año exactamente, Ricardo pensó que por fin le había llegado la oportunidad de tener su propio techo y dejar para siempre el pago de un alquiler. "En ese momento lo que nos decían era que la inflación iba a ser de un 10 ó un 15 por ciento, entonces jamás nos imaginamos este panorama", apuntó.

Habló también de una situación de preocupación extrema por hacer malabares para poder cumplir con un crédito que se incrementa de una manera abismal en poco tiempo. "No sabés qué es lo que va a pasar al otro día. No sabés cuánto vas a tener que pagar en la próxima cuota, ni cuánto te va aumentar, si vas a poder pagar o no. Esto es lo que estamos pasando todos los que tomamos estos créditos".

En su teoría para explicar cómo es que llegaron a estar en esta situación, Ricardo carga contra el Gobierno por no haber sabido manejar el rumbo de la economía con un nivel inflacionario que a nivel oficial se decía iba a ser mucho menor. Pero además, "eligieron bien a quiénes dirigir estos préstamos porque todas somos personas bancarizadas y no registramos deudas. Por lo que apuntaron a atraer a una clase media que soñaba con la casa propia y que va a ser lo que sea para poder pagar".

Ley de emergencia

Desde el colectivo de HIPOTECADOS EN UVAs se entendió que "en la unión está la fuerza. Nos une el #QueremosPoderPagarNuestrasCasas", así se presenta la agrupación que reúne a cientos de familias de la provincia de Buenos Aires que reclama una "ley de emergencia" para poder afrontar las elevadas cuotas de sus créditos medidos en esta unidad de valor que está atada a la inflación.

La agrupación a nivel provincial nació en noviembre del año pasado, y hoy la conforman familias de distintas ciudades, entre las que se cuentan La Plata, Capital Federal, Mar del Plata, Tandil, Tucumán y Bahía Blanca. En Olavarría hace unos 20 días se formó el grupo que buscar hacer visible el panorama local y unos 40 miembros se sumaro al facebook Hipotecados UVA Olavarría.

Mientras buscan poner un tope al capital, muestran crudamente datos alarmantes tales como que el capital aumenta entre 4.500 y 5.000 pesos por día.

Desde su creación en 2016 hasta abril de este año, el UVA acumuló una suba del 143%, ya que la cuota que en mayo de 2016 era de 6.153 pesos, costó en abril 14.556 pesos. Mientras que los salarios tuvieron un crecimiento anual de solo 29,7%.

Cientos de familias organizadas en La Plata, Capital Federal, Mar del Plata, Tandil, Tucumán y Bahía Blanca se autoconvocaron para defender sus casas ante el incesante aumento de precios y reclamaron políticas que pongan fin a la indexación de las UVAs en los créditos.

En 2018, los hipotecarios UVA sufrieron un incremento del 46,9%. En tanto que, quienes se endeudaron antes de que la última devaluación de agosto sufrieron la aceleración inflacionaria de los últimos meses. En seis meses, la suba fue del 27,8 por ciento.

Estos préstamos medidos en Unidad de Valor Adquisitivo se presentaron como una de las alternativas más accesibles, sobre todo para la clase media. Con requisitos de ingresos menores a los de un crédito convencional y un mayor capital para prestar, la propuesta que lanzó en su momento el Gobierno nacional atrajo a muchos que esperaban acceder finalmente a una casa propia.


Puertas abiertas

El mes pasado, la gorbernadora bonaerense, María Eugenia Vidal anunció un tope en las cuotas de esos créditos mediante un mecanismo de evaluación para que las cuotas hasta al 31 de diciembre no excedan el 30% del salario; la suspensión de ejecuciones hipotecarias por un año y la condonación de intereses punitorios. Sin embargo, "nada de esto sucede en la práctica", dijo Ricardo en base a su propia experiencia y la de sus compañeros de grupo.

Pero además, explicó que tampoco ésa es una salida a la situación "porque cuando tengamos que pagar las cuotas en enero nos vamos a encontrar con montos imposibles".

El anuncio de Vidal, si bien plantea soluciones para los ahorristas de su provincia, no resuelve el problema de fondo que es el capital que nunca dejará de crecer, y condena a los tomadores a vivir sin la certeza de cuánto dinero deben.

Por otra parte, Ricardo se refirió a la iniciativa que encabeza Sergio Massa de lograr un acuerdo parlamentario entre todos los bloques de la oposición "para ponerle un límite a esto y resolver el problema de estas familias que quisieron comprar una casa o un coche y se terminaron comprando un problema enorme", dijo el líder del frente Renovador y precandidato presidencial, quien en las últimas horas recibió a los Autonvocados de la Provincia.

A nivel local, el concejal por Foro Olavarría, Eduardo Rodríguez, se pronunció en la misma línea. "Todavía no hemos tenido ninguna reunión con concejales, pero las puertas están abiertas a todo el arco política que se quiera acercar y aportar posibles soluciones a lo que estamos viviendo", contó Ricardo.